movilidad

Terrassa medirá con bicicletas y patinetes eléctricos la contaminación atmosférica de la ciudad

0
La compañía de movilidad personal eléctrica y compartida Reby ha puesto en marcha, de la mano de la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC) y del Ayuntamiento de Terrassa, una flota de bicicletas y patinetes eléctricos cuya misión es conocer la calidad del aire a la ciudad egarense.

Terrassa medirá con bicicletas y patinetes eléctricos la contaminación atmosférica de la ciudad

Se trata de un proyecto pionero en el que los tres actores empezaron a trabajar hace meses y al que el COVID-19 le ha dado mucho más sentido. Ahora mismo conocer las ciudades, cómo se comportan sus habitantes y los vehículos que las habitan es crucial para hacer modificaciones en su ordenación que contribuyan a una mejora medioambiental, y en este sentido el estudio de la calidad del aire es un factor clave.
 
Desde el 17 de julio, y como prueba piloto, Terrassa es la primera ciudad que cuenta con este modelo de movilidad sostenible gracias al cual se obtendrán datos, a tiempo real, de los agentes contaminantes que se hallan en el aire y que se recogerán en una plataforma tecnológica centralizada desarrollado por Reby y la UPC. Para ello, las bicicletas y los patinetes eléctricos se han dotado de unos sensores capaces de medir los niveles indicadores de la calidad del aire. Los datos obtenidos serán de acceso público y consultables.



Con un total de 200 patinetes eléctricos y 50 bicicletas a la calle, los trayectos que realicen los usuarios de este modelo configurarán un mapa de calidad del aire cuyo resultado podrá ser evaluado y, en consecuencia, se obtendrá un mayor conocimiento para poder planificar acciones y mejoras ambientales por parte de las autoridades.
 
Según Cristina Castillo, cofundadora de Reby, “se trata de una propuesta muy interesante porque son los propios ciudadanos de la ciudad los que también contribuyen en este proyecto a la hora de obtener esta información, a la vez que se disminuye la contaminación atmosférica y acústica con este sistema de movilidad sostenible”.

Castillo añade que la movilidad del patinete o la bicicleta eléctrica, que permiten realizar el trayecto en el punto de origen y destino que se quiera sin limitaciones de ningún tipo, es una ventaja sobre otros modelos de movilidad a la hora de elaborar estos mapas de contaminación atmosférica ya que se puede llegar a todas las zonas de la ciudad.
 
La prueba piloto en Terrassa durará 12 meses y puede ser replicada en otros ayuntamientos conciénciados con la protección del medioambiente.


Añadir un comentario