movilidad

Barcelona suma y sigue en su apuesta por la bicicleta eléctrica

0
Clear Channel, multinacional especializada en "publicidad exterior" (cartelería en todo tipo de soportes: marquesinas, quioscos, columnas, etcétera) y empresa asimismo "pionera en el desarrollo de sistemas de bicicleta pública", acaba de presentar en Barcelona, en el marco del evento iMobility Challenge, su último modelo de bicicleta eléctrica. Con ella, la compañía, de origen tejano, implantará un proyecto piloto en Barcelona a partir de diciembre.
Barcelona suma y sigue en su apuesta por la bicicleta eléctrica

iMobility Challenge -informa Clear Channel- es un proyecto financiado por la Unión Europea cuyo objetivo es concienciar sobre los beneficios de una movilidad limpia, eficiente, segura e inteligente. Pues bien, Clear Channel, que presume de contar "con una amplia experiencia en el sector de la movilidad sostenible", ha anunciado -en el marco del iMobility Challenge Barcelona- que pondrá en marcha su último modelo de bici eléctrica a partir de diciembre en esa ciudad, donde gestiona el servicio de bicicleta pública, denominado Vodafone Bicing, desde 2007 (según la empresa, el servicio cuenta ya con unos 100.0000 abonados).

Cuarenta kilómetros de autonomía
Según Clear Channel, el sistema de bicicleta pública Vodafone Bicing, "además de facilitar el transporte de los ciudadanos y ayudar a la descongestión del tráfico", ha evitado desde su puesta en marcha en Barcelona la emisión de unas 42.000 toneladas de CO2, "lo que consigue el mismo efecto -concreta la empresa- que si se plantasen unos 140.000 árboles". Pues bien, el proyecto piloto de bicicleta eléctrica que plantea ahora Clear Channel para Barcelona se apoya en "baterías de ión litio de última generación que se recargan mientras la bicicleta permanece anclada en la estación". Las bicicletas eléctricas cuentan con una autonomía de más de 40 kilómetros y tres niveles de asistencia eléctrica. [Para saber cómo funciona una bicicleta eléctrica].

Trescientas bicis
Clear Channel ha elegido para la puesta en marcha de este proyecto piloto a la ciudad de Barcelona, que considera está "a la vanguardia de la movilidad sostenible e inteligente". La empresa estadounidense prevé poner en servicio un total de trescientas bicicletas eléctricas repartidas en 46 estaciones. Clear Channel calcula que la implantación de este nuevo sistema evitará "la emisión de 280 toneladas de CO2 anuales". La multinacional, de origen estadounidense, presume de ser -en materia de movilidad sostenible- "empresa referente a nivel mundial, con dieciséis sistemas Smartbike, presencia en ocho países y más de 21.000 bicicletas; en Barcelona cuenta con 6.000 bicicletas, repartidas en 420 estaciones con un promedio de 50.000 desplazamientos diarios".

Del automóvil y la bicicleta
Según el director general de Clear Channel, Alberto Cáceres, "estamos encantados de poder colaborar tanto con el Ajuntament de Barcelona como con B:SM, de cara a obtener una ciudad más sostenible y acompañarles en su proyecto de Smartcity". B:SM es una sociedad anónima participada al 100% por el Ayuntamiento de Barcelona que declara como prioridad el "proporcionar servicios de calidad a los ciudadanos y clientes en ámbitos como la movilidad o en diferentes espacios" (Park Güell, Parc del Fòrum, Cementiris...). El iMobility Challenge es un proyecto financiado por la Unión Europea y coordinado, curiosamente, por la Federación Internacional del Automóvil. Colaboran en él, además, la Asociación Europea de Fabricantes de Vehículos (ACEA), la Asociación Europea de Proveedores para Automoción (Clepa), la Red de Sistemas y Servicios de Transporte Inteligentes en Europa (Ertico) y el VTT (Centro de Investigación Técnica de Finlandia).

Los objetivos del iMobility Challenge son
Fomentar el despliegue y el uso de sistemas inteligentes para vehículos para una movilidad energéticamente eficiente y sostenible, con especial hincapié en sistemas cooperativos.
Apoyar el proceso de implementación de sistemas Inteligentes de Movilidad (iMobility) prioritarios, especialmente como sea establecido por la legislación de la Unión Europea.
Organizar eventos de concienciación sobre iMobility para los legisladores, incluyendo demostraciones de vehículos, y eventos de concienciación nacionales para usuarios, con demostraciones, experiencias de conducción y formación, abiertos al público en general.
Realizar estudios de apoyo para documentar el impacto socio-económico de los sistemas iMobility a lo largo del proyecto, a través de un mapeado de los sistemas, así como de los productos y servicios basados en sistemas cooperativos, y mediante la evaluación del conocimiento y la demanda de los consumidores, así como sus opiniones antes y después de probar los sistemas.

Añadir un comentario