movilidad

Año 2020, el año en el que estalló la guerra motor-pulmón

0
El año 2020 fue el año en el que un coronavirus atacó hasta la pandemia a nuestro aparato respiratorio. El año en el que las ciudades de todo el mundo tuvieron que movilizarse (movilizar todos sus recursos)... dejando el coche en casa. El año en el que la ciencia fue capaz de elevar lo suficiente la voz -sobre el silencio del tráfico, sobre el ruido mediático- como para que todo el mundo escuchara que “una nueva enfermedad infecciosa emerge en los humanos cada 4 meses" y que, de estas enfermedades, el 75% provienen de animales, cada vez más perseguidos y castigados (como la biodiversidad toda) por una "humanidad" insaciable que aún no se ha dado cuenta de que es la biodiversidad la mejor vacuna contra la zoonosis, la mejor manera de evitar que las enfermedades salten del animal al ser humano. Apenas hay coches en las ciudades, el aire está más limpio aquí, se respira mejor. [Foto: ConBici].
Año 2020, el año en el que estalló la guerra motor-pulmón

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) anunció ayer, un año más, la convocatoria de la Semana Europea de la Movilidad (SEM), que celebrará su vigésima edición entre los días 16 y 22 del próximo mes de septiembre. La inscripción para participar ya está abierta y disponible en mobilityweek.eu, y finalizará a mediados de septiembre. Este año, el lema elegido es “Por una movilidad sin emisiones”. La Semana Europea de la Movilidad es una campaña dirigida a sensibilizar, tanto a los responsables políticos como a los ciudadanos europeos, "sobre las consecuencias negativas que tiene el uso excesivo del coche en la ciudad para la salud pública y el medio ambiente". Al mismo tiempo, recuerda los beneficios que conlleva el uso de transportes sostenibles como la bicicleta o los viajes a pie. La propuesta pretende encontrar nuevas soluciones que permitan reducir los problemas derivados del transporte, a través del intercambio de experiencias, que luego son transmitidas a los ayuntamientos de los países que participan en la iniciativa.

La Comisión Europea ha elegido como tema para esta edición la movilidad sin emisiones. La Unión Europea anima al uso de medios de transporte de bajas emisiones, en los desplazamientos urbanos de personas y mercancías, para conseguir una mayor eficiencia, rapidez, ahorro y sostenibilidad.

España, a la cabeza
Desde sus inicios en el año 2000, España ha liderado la participación en la Semana Europea de la Movilidad. El año pasado, de las 3.136 ciudades europeas que se adhirieron a la iniciativa, 561 ciudades fueron españolas. Al mismo tiempo, de las 8.070 medidas permanentes que se presentaron, 2.202 vinieron de municipios españoles.

En pasadas ediciones la SEM ha tenido una gran acogida entre la sociedad civil, organizaciones sociales, instituciones y empresas, que se han sumado a las actividades relacionadas con la movilidad sostenible para concienciar a los ciudadanos sobre el beneficio que genera elegir modos de transporte no contaminantes. Durante el año 2019 se realizaron 238 buenas prácticas en España, con 135 participantes.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, como coordinador nacional del proyecto europeo, es el encargado de la labor de difusión y de apoyo a esta iniciativa que se enmarca en las políticas que está llevando a cabo, tanto en materia de calidad del aire, cambio climático, economía circular, entre otros. La iniciativa, surgida en 2000, era conocida originalmente como “La ciudad sin mi coche”. A partir de 2002 esta propuesta se integró en lo que hoy conocemos como “La Semana Europea de la Movilidad”. La SEM se celebra entre los días 16 y 22 de septiembre de cada año para promocionar la movilidad sostenible y fomentar el desarrollo de buenas prácticas y medidas permanentes en materia de movilidad. El día clave de esta semana es el 22 de septiembre, conocido como el “Día sin coches”.

La Alternativa Bicicleta
Entre las alternativas a la movilidad motorizada, la bicicleta ha adquirido un perfil cada vez más relevante en esta crisis. Según la Coordinadora de Asociaciones y Colectivos de Ciclistas de España, Conbici, en Europa, algunas administraciones (Berlín), autoridades de transporte (OECD) y algunas de las principales agencias ambientales europeas (como la francesa) están compartiendo manuales técnicos de emergencia para introducir actuaciones urgentes en el espacio urbano con el fin de facilitar el distanciamiento interpersonal de seguridad mediante la recuperación de espacios peatonales y la transferencia de viajes a la bicicleta, algo que va a ser objetivamente necesario para aliviar el imprescindible transporte público a 1/3 de su capacidad.

Conbici reseña así que la movilidad ciclista está experimentando un "acelerón en Europa", mientras que en España lo que detecta es un "avance tímido". La coordinadora apuesta por "reorganizar el espacio urbano" en aras de devolver espacio peatonal y/o ciclista durante el período de desconfinamiento, así como medidas para la creación de corredores ciclistas provisionales, con vocación de permanencia. La coordinadora de colectivos ciclistas, que reconoce que ya se han dado las primeras intervenciones para ensanchar aceras, estrechar carriles de tráfico y reducir velocidades, repasa la geografía nacional
• Barcelona anuncia 40 nuevos kilómetros de vías ciclistas emergentes e intervenciones mediante urbanismo táctico en 25 Km de calles en un plan para itinerarios seguros

• Pamplona se compromete a crear corredores ciclistas y cierre de 5 calles

• Valencia prevé actuaciones con urbanismo táctico en grandes áreas (como la Plaza del Ayuntamiento, Pérez Galdós… )

• Logroño anuncia actuaciones para la movilidad ciclista, que ensanchará con urbanismo táctico sus aceras menores de tres metros y comienza interviniendo en 4 calles, pacificando nuevas “calles residenciales” y corredores ciclistas de emergencia.

• La Generalitat Valenciana dará ayudas de 75 euros para comprar bicicletas y patinetes, 250 para bicis eléctricas y creará una Oficina de la Bicicleta.

• Gijón anuncia nuevas vías ciclistas, ciclocarriles y peatonalizaciones.

• Valladolid pretende mejorar la infraestructura ciclista acelerando la ejecución de infraestructuras ya previstas; con la instalación de aparcabicis y actuaciones tácticas de bajo coste en tramos que permitan la interconexión entre las vías ciclistas existentes.

Otras ciudades -concluye Conbici en su repaso- han optado por cerrar calles al tráfico motorizado únicamente para paseos los fines de semana (Burgos, Albacete o Vigo). "En Madrid, se peatonalizan 29 tramos de calles (19 kilómetros) de las 12.606 calles de la capital (8.973 kilómetros) y solo durante los fines de semana, con un concepto de ocio y disfrute muy alejado del de una movilidad segura". En otras ciudades, las medidas temporales se extienden a los días laborables como en Barcelona.

Añadir un comentario