fotovoltaica

Techos fotovoltaicos, nuevo equipamiento para coches

1
Los más antiguos eran de chapa y los más modernos de cristal panorámico. Son los dos extremos de una gama de opciones para techar un coche a la que en breve se sumarán las cubiertas de silicio amorfo, con capacidad para generar la electricidad que consume el equipo de música, por ejemplo.
Techos fotovoltaicos, nuevo equipamiento para coches

Están a punto de concluir tres años de investigación del proyecto TAFF, cuyo objetivo es fabricar un Techo Móvil Fotovoltaico Flexible capaz de producir la electricidad necesaria para alimentar pequeños dispositivos eléctricos como las luces de alimentación o el equipo de música. No se pretende cargar la batería o mover vehículos que pesan más de una tonelada.

En el desarrollo del proyecto TAFF participan cuatro centros AIN, CENER, CETEMMSA y CTAG. En conversación con Energías Renovables, Francisco Martín, investigador del Centro de Ingeniería Avanzada de Superficies de la Asociación de la Industria Navarra (AIN) ha explicado que  “la idea final es crear un techo fotovoltaico y flexible para lo que es necesario explorar las tecnologías que sobre todo puedan permitir esa flexibilidad. Básicamente hay dos. Una línea de investigación se basa en el silicio amorfo. Y la otra en materiales poliméricos”.

Próximos a la comercialización
Lo bueno de utilizar la tecnología basada en materiales poliméricos es que las células obtenidas son baratas, muy flexibles y se podrían producir a bajo coste, aunque no son tan eficientes como las células de silicio amorfo. Otro de los factores que hay que tener en cuenta son las posibilidades de producción en serie. “En el caso del silicio amorfo”, explica Francisco Martín, “estamos muy cerca de la comercialización. En cuanto a los polímeros el reto era desarrollar módulos de grandes dimensiones con buenas eficiencias usando tecnologías de impresión, y eso está un poco más alejado de la comercialización”.

Los módulos flexibles desarrollados a partir del silicio amorfo miden 1,3 x 0,8 metros y su aspecto es el de un techo panorámico de cristal. Serían similares a los paneles fotovoltaicos que se están utilizando en integración arquitectónica. Eso en cuanto a su apariencia física. Respecto a sus prestaciones, teniendo en cuenta esas medidas y una eficiencia del 7%, se podrían obtener unos 62 vatios.

El precio vendría determinado por dos factores principales. Los costes del silicio amorfo y de la integración del módulo en el automóvil. Por el momento no hay cifras definitivas, pero se estima que no repercutiría gravosamente en el precio final del vehículo. El silicio amorfo necesario para hacer una sola unidad de 1,3 x 0,8 metros costaría unos 400 euros, es decir el 2% del precio de un coche de 18.000 euros. Esos 400 euros se reducirían sensiblemente en el momento que aumentaran el número de unidades fabricadas.

Más información
www.ain.es

Añadir un comentario
¡¡Parecen una buena idea!! Esperemos y deseamos que se informe bien a la gente sobre qué son exactamente y para qué sirven. Para la gente del sector creo que es habitual encontrarnos con clientes potenciales que tienen un "cierto miedo" a instalar todo aquello que les parece demasiado novedoso (por suerte no son todos, pero sí algunos). Nosotros lo vemos a menudo con nuestro seguidor solar patentado (Optim-Top), a la gente a menudo le falta información y tiene miedo a arriesgarse ¡¡Buena iniciativa, insistimos!! Un saludo