fotovoltaica

Golpe a la seguridad jurídica con recortes retroactivos y sin una reforma real del sector eléctrico, dice UNEF

1
La Unión Española Fotovoltaica (UNEF) lamenta no disponer de información suficiente para evaluar el impacto que las medidas aprobadas hoy por el Consejo de Ministros tendrán sobre la retribución a la producción fotovoltaica, pero está convencida de que puede llevar directamente a la quiebra a buena parte del sector, porque éste ya acumula recortes anteriores que llegan hasta el 40% de los ingresos que se esperaban recibir al acometer las inversiones.
Golpe a la seguridad jurídica con recortes retroactivos y sin una reforma real del sector eléctrico, dice UNEF

El sector fotovoltaico español considera que las medidas anunciadas tienen carácter retroactivo y, una vez más, vulneran la seguridad jurídica del país. Además, no son una auténtica reforma del sector, sino una nueva acumulación de recortes.
 
Por oro lado, UNEF rechaza tajantemente las formas utilizadas por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo durante el proceso de elaboración de las medidas, en el que la ausencia de diálogo ha sido total, y en el que se ha ninguneado a las asociaciones sectoriales, legítimas interlocutoras ante la Administración, en favor de unas pocas empresas.
 
UNEF considera inaudito que medidas de tantísimo calado se hayan abordado desde el más absoluto de los secretos, sin consenso alguno, y manteniendo durante meses un nivel de incertidumbre que ha profundizado aún más la severa crisis del sector fotovoltaico español.
 
En relación al nuevo sistema retributivo someramente anunciado, que debería arrojar un nivel de rentabilidad de los activos del 7,5%, UNEF desconoce qué costes de inversión “según estándares por tecnología” ha considerado el Ministerio para efectuar los cálculos de esa rentabilidad. Por lo tanto, no puede estimar el impacto que el cambio supondrá para la liquidez de las instalaciones solares, muchas de ellas en situación de insolvencia.
 
No obstante, atendiendo a la crítica situación de sector, será muy difícil que este nuevo recorte no tenga un fuerte impacto sobre las entidades financiadoras de los 4.600 MW fotovoltaicos conectados, cuya inmensa mayoría está pendiente de amortizar.

Añadir un comentario
Miguel A Gonzalez Hernandez
El gran problema para el sistema de primas está en las instalaciones de 2006 y 2007. Tomando una instalación tipo de 100 kWp, estas instalaciones deben tener de media una deuda remanente de 300.000 €, con un plazo de amortización pendiente de unos cinco años, por lo que la cuota anual que estarán pagando será de unos 65.000 €. Si en todo este meollo, al igual que a nosotros, se incluye a los bancos financiadores, obligándoles a alargar los plazos en cinco años, manteniendo los intereses, la cuota de estas instalaciones bajaría a unos 35.000 € al año. Si tenemos en cuenta una media anual de producción, para toda España, de 160.000 kWh, el impacto sería de 220€/MWhora, que es lo que cuesta la térmica. Con esta base, una prima en el entorno de los 300€/MWhora, ya que hay que descontar los gastos de mantenimiento, permitiría salvar la situación a todo el mundo. Pero claro, ¿quien le pone el cascabel a los bancos? Sería la forma más sencilla de resolver la situación, y hay que tener en cuenta que esto no afectaría a la cuenta de resultados de los bancos, o en todo caso positivamente, ya que se asegurarían el cobro de los créditos. Miguel A Gonzalez Hernandez Profesor de la UPM