fotovoltaica

Eiffage Energía se sube a los drones

0
La utilización de drones forma ya parte de las labores de desarrollo y mantenimiento de instalaciones de generación y transporte de energía de Eiffage Energía. Y lo hace principalmente en tres frentes de actuación: mantenimiento de instalaciones fotovoltaicas, inspección de líneas de alta tensión y tareas de ejecución de instalaciones renovables.
Eiffage Energía se sube a los drones

En los últimos años la sospecha se ha convertido en realidad. Los drones se han convertido en una herramienta capaz de aportar infinidad de soluciones. Da lo mismo el sector de actividad del que hablemos. Siempre hay algo que un dron puede hacer mejor, más fácil y más barato que como se venía haciendo hasta ahora. Así que las renovables no iban a ser una excepción, máxime cuando pocos sectores han asumido de forma tan evidente la importancia de la innovación.

Eiffage Energía ha incorporado drones para realizar distintas tareas, y lo ha hecho principalmente en tres frentes. El primero de ellos es el mantenimiento de instalaciones solares fotovoltaicas, sobre todo en la realización de termografías periódicas de los módulos. Esta aplicación se realiza mediante el montaje de este tipo de cámaras en el propio dron y la realización de vuelos sobre la superficie de la planta fotovoltaica. Las imágenes son tratadas en oficina para analizar los posibles defectos en los módulos y dotar de una herramienta de decisión al propietario sobre la idoneidad de un cambio de módulos para mantener las ratios de producción previstos por la instalación.

El segundo frente es la inspección de líneas eléctricas de alta tensión. Mediante esta aplicación se puede monitorizar los diferentes elementos de las líneas eléctricas de alta tensión, en una doble vertiente. Por un lado, se utilizan cámaras de termografía instaladas en el dron para monitorizar los diferentes elementos de la línea eléctrica de alta tensión, para un posterior estudio con el fin de detectar puntos con gradientes de temperatura que puedan indicar un elemento dañado. Por otro lado, la utilización de cámaras de video de alta resolución que permitan detectar elementos de la línea que estén dañados o a los que les pueda faltar algún elemento. En ambos casos la introducción del uso de drones para la realización de estas inspecciones supone elevar la fiabilidad y seguridad a los operarios en este tipo de mantenimiento por realizarse de una manera más cercana a la instalación y dotar de una herramienta de decisión al propietario de la instalación para acometer y autorizar un correctivo de los elementos dañados o que puedan faltar.

El tercer frente está en las tareas de ejecución de instalaciones renovables. Eiffage Energía ha introducido los vuelos periódicos de drones en las obras de ejecución de instalaciones de generación como un elemento más de seguimiento de los trabajos. De esta forma, se consigue tener una visión global de los avances de los trabajos por el personal que no se encuentra en la instalación. La introducción del dron en este tipo de tareas permite realizar un seguimiento de los ritmos de ejecución del global de las instalaciones e, incluso, permite detectar problemas de ejecución que pueden ser analizados desde un punto de vista diferente al del observador a pie de tierra.

Grandes extensiones, largas distancias
De todo lo anterior, hay que tener en cuenta que las plantas fotovoltaicas son instalaciones de gran extensión de terreno y las líneas eléctricas de alta tensión tienen mucha longitud y se implantan por todo tipo de terreno, incluso con un acceso limitado o inexistente. De esta forma, la realización de tareas de mantenimiento que implicaban la realización de termografías de los módulos fotovoltaicos suponía destinar medios humanos durante un largo periodo de tiempo, junto con el posterior análisis de los resultados.

Eiffage Energía fotovoltaica drones

Según explican desde Eiffage Energía, la innovación de la introducción de drones en los procesos de ejecución y mantenimiento de instalaciones de generación tiene estas ventajas:
– Aumento de la productividad sobre los métodos de inspección tradicional.
– Mayor fiabilidad en la realización de los diagnósticos de estado de las instalaciones.
– Ahorro de tiempo para la toma de decisiones en lo referente a la instalación por lo que se pueden detectar disminuciones de rendimiento.
– Posibilidad de introducir nuevas mejoras en las aplicaciones de predicción y mantenimiento con drones debido al rápido desarrollo de estas tecnologías.
– Monitorización en tiempo real del global de la evolución de los trabajos de ejecución de instalaciones solares fotovoltaicas.
– Introducción de nuevas perspectivas de análisis de problemas o errores de ejecución.

Y en el caso de las líneas eléctricas de alta tensión, las ventajas pasan por:
– Disminución de los riesgos asociados a las tareas de mantenimiento tradicionales, ya sea mediante recorrido a pie, con vehículo o helicóptero de la línea.
– Mejora de la fiabilidad de la detección de averías o fallos en los elementos de la línea, por la disminución de la distancia a los diferentes elementos.
– Medición de las distancias contra la vegetación, para realizar el mantenimiento adecuado de las zonas arboladas y evitar incendios.
– Posibilidad de análisis en apoyos o tramos de línea de difícil o inexistente acceso de forma segura.
– Aumento de la productividad sobre los métodos de inspección tradicional.
– Ahorro económico con la introducción de los drones, sobre las técnicas tradicionales de mantenimiento (a pie, vehículo o helicóptero).  

Por último, cabe destacar que con la ayuda del dron en estos trabajos se consiguen mejoras tanto a nivel de trabajador como de cliente. Desde el punto de vista del trabajador, la utilización del dron reduce la fatiga física de cada operario al minimizar el esfuerzo y la exposición a factores orográficos, tanto en tendidos como en inspecciones, lo que origina un menor agotamiento y menor posibilidad de lesiones.

Desde el punto de vista del cliente, se reducen los tiempos de ejecución de los trabajos disminuyendo el tiempo de afección a las instalaciones. Además, en la inspección de las instalaciones, las cámaras de video y cámaras termográficas permiten detectar anomalías y puntos calientes sin interrumpir el funcionamiento de la instalación, lo que mejora el mantenimiento preventivo, reduce el número de averías y aumenta la vida útil de la instalación. Esta reducción en tiempo de ejecución y en disminución de averías, disminuye drásticamente los costes de mantenimiento y aumenta las horas de funcionamiento de la instalación.

Añadir un comentario