entrevistas

Alexandra Romero, Product Manager de Soluciones para el Vehículo Eléctrico en Schneider Electric

“Si quieres tener resultados, lo primero es empezar por uno mismo”

0
En casa del herrero no puede haber cuchillos de palo. Y Schneider Electric se ha propuesto ser una parte clave en la transición hacia la movilidad eléctrica. Así que se han dicho: empecemos por nosotros mismos. ¿Resultado? El pasado mes de febrero la compañía anunció que va a reemplazar sus 14.000 coches de empresa por vehículos eléctricos de aquí a 2030. Porque están convencidos de que el vehículo eléctrico está para quedarse.
“Si quieres tener resultados, lo primero es empezar por uno mismo”
Alexandra Romero

– La crisis del coronavirus ha traído algunas buenas noticias, como la paralización casi total del transporte en las ciudades, lo que ha provocado una reducción de la contaminación hasta límites históricos. ¿Llegará el día en que podamos desplazarnos sin contaminar?  
Con el compromiso de todos los implicados ese día llegará. Las diferentes administraciones públicas han fijado como meta la descarbonización del transporte de pasajeros en 2050 y, para conseguirlo, el vehículo eléctrico será clave. Eso sí, siempre que fabricantes, distribuidores, instaladores, gestores y administraciones públicas estén alineados para crear una infraestructura eficiente que estimule el uso de estos vehículos. Si queremos acelerar la acogida de la movilidad eléctrica, es vital establecer una red de recarga para vehículos eléctricos en toda España. Un informe de Deloitte indica que necesitaremos aproximadamente 90.000 puntos de recarga de acceso público en 2025 y 145.000 en 2030.

– ¿Qué argumentos avalan la transición hacia la movilidad eléctrica?
Para reducir en un 40% las emisiones de gases de efecto invernadero tal como quiere la Unión Europea, la transición hacia la movilidad eléctrica es esencial. Es por eso por lo que la UE desea que los fabricantes de coches dispongan de un 25% de cuota mínima de modelos eléctricos e híbridos en su flota para 2025. En el caso de nuestro país, el Gobierno ha fijado el objetivo de que en 2030 exista un parque de aproximadamente 5 millones de coches eléctricos.
Los argumentos para la necesidad de esta transición son obvios. El sector del transporte es, actualmente, el que más energía consume y, si lográsemos pasar a la movilidad eléctrica y utilizar energía de fuentes renovables para cargar dichos vehículos, alcanzaríamos grandes ahorros. Un estudio elaborado por el MIT habla de un 60% en el consumo de gasolina y un 30% en las emisiones directas de CO2.

– Una pregunta que, probablemente, no es fácil de responder: ¿cuándo se venderán más coches eléctricos que de combustión en España?
En el Articulo 39 de la Proposición de Ley sobre Cambio Climático y Transición Energética, se establecen unos objetivos mínimos de venta de vehículos eléctricos. En 2020, el 3% del total de vehículos vendidos deberían ser vehículos eléctricos; en 2025, el 25%; en 2030, ya deberán ser el 70%, y por lo tanto antes de este año ya deberían venderse más coches eléctricos que de combustión. Finalmente, en 2040, el total de vehículos vendidos deberán ser eléctricos.

– ¿Y qué necesitamos para que esa transición se produzca realmente? ¿Coches eléctricos con más autonomía? ¿Vehículos más baratos? ¿Más puntos de recarga?
Es una realidad que los precios elevados de las baterías, la poca autonomía, la infraestructura y la limitada red de recarga existente en nuestro país son frenos para la transición hacia la movilidad eléctrica. El conductor de vehículo eléctrico necesita poder ahorrar costes y contar con baterías que se carguen más deprisa y duren más, pero, además, debe tener a su alcance una red de estaciones de carga eléctrica suficiente. Es necesario mejorar la red de baja tensión para poder gestionar los flujos generados y dotarla de tecnologías inteligentes. Todos los agentes implicados están trabajando en este sentido, pero necesitan del apoyo institucional.

Los instaladores merecen una mención aparte. Es fundamental mejorar la mala comunicación existente en el mercado. Los fabricantes de coches y de puntos de recarga deben comprometerse en formar a los instaladores, ya que solo así, queda garantizado un funcionamiento óptimo. En este sentido, desde Schneider Electric trabajamos codo con codo con los instaladores, no solo para formarlos en lo que respecta a la instalación, sino, también, para darles toda la información que les permitirá conocer hacia dónde se dirige el mercado.

– ¿Por qué España va más atrasada que otros países europeos en el despliegue del vehículo eléctrico? ¿Las administraciones públicas podrían hacer más?
Según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), las ventas de vehículos eléctricos en España crecieron un 50% durante 2019. Sin embargo, esta cifra solo representa el 0,98% de las matriculaciones totales registradas dicho año. Esto hace evidente que, en nuestro país, la cuota de coches eléctricos sigue avanzando muy lentamente y que es necesaria la puesta en marcha de planes de ayuda efectivos.

Tal como revela un informe elaborado por BigBank, la escasez de puntos de carga es el principal freno a la hora de comprar vehículos eléctricos en nuestro país. Esta escasez no solo está relacionada estrechamente con el problema de la autonomía de las baterías, sino que no cubre la demanda generada por el incremento en las ventas de estos vehículos. Como ejemplo, en 2018, se registraron casi 15.500 matriculaciones de vehículos eléctricos y más de 5.600 de híbridos enchufables, mientras que el número de puntos de recarga era de 5.209. Claramente insuficiente.

Así, si queremos fomentar la movilidad eléctrica y cumplir con los objetivos medioambientales y regulatorios marcados, necesitamos un mayor despliegue de la infraestructura de carga pública. Sobre todo, de puntos de carga rápida de 50 kW.

– Schneider Electric es una compañía global. ¿Qué han visto en otros países que España también debería hacer para avanzar en ese despliegue?
En 2018, España se posicionó como el sexto país europeo por número de puntos de recarga para vehículos eléctricos. Sin embargo, los 5.209 puntos que integraban la infraestructura de recarga de nuestro país solo representaban un 3,6% del total instalado en la Unión Europea (según datos de ACEA). Además, con una penetración de apenas el 0,9%, nos quedamos fuera de la lista de los diez estados europeos con mayor cuota de mercado de vehículos eléctricos y muy lejos del 49,1% de Noruega, el 8% de Suecia o el 6,7% de Holanda. En este sentido, como decíamos antes, para acortar distancias, es necesario trabajar en un sistema fiable de carga pública. Además, se debe incrementar el acceso a una infraestructura segura que reduzca costes y fomente la inversión en movilidad eléctrica.

Hemos aprendido de otros países que las ayudas económicas son muy importantes. Sabemos que la inversión de un vehículo eléctrico es alta y cuantas más ayudas se tengan, mejor… Siempre teniendo en cuenta que el proceso debe ser sencillo y rápido para el usuario final o contar con personas capacitadas para ello.

También vemos que en otros países hay una mejor comunicación y educación del usuario final, para concienciarles en que los vehículos eléctricos son necesarios, así como para que tengan presente todo lo necesario a la hora de comprarlo, cargarlo y contar con una solución escalable. Y es que una instalación que hagas ahora te debe funcionar varios años mas. Si no preparas la instalación para ser escalable, tendrás que invertir muchísimo más en breve. Por eso en Schneider Electric hemos creado soluciones pensados en el futuro y en cómo ahorrarles dinero a los usuarios.

– ¿Qué productos y servicios ofrece Schneider Electric para la movilidad eléctrica?
En Schneider Electric contamos con una amplia variedad de soluciones de extremo a extremo que cubren toda la cadena de valor de la infraestructura de carga de los vehículos eléctricos. Ofrecemos servicio tanto a operadores de flotas, fabricantes de automóviles y actores del sector Retail, como a espacios de oficinas y particulares que quieren fomentar la adopción de la movilidad eléctrica, asegurando a sus clientes el acceso a instalaciones y sistemas de carga.

Concretamente, nuestra propuesta incluye servicios de consultoría para ayudar a nuestros clientes a elaborar estrategias, planificar, diseñar, instalar y mantener sistemas inteligentes de carga para el vehículo eléctrico; así como administración de energía y microrredes para optimizar el consumo de energía de las unidades de carga; almacenamiento de batería incorporado que optimiza el uso de la red; mantenimiento predictivo, IoT y análisis de datos, entre otros.

– ¿Qué son las soluciones “de extremo a extremo”?
Las soluciones de extremo a extremo pueden cubrir toda la cadena de valor de la infraestructura de carga de los vehículos eléctricos. Se trata de un servicio dirigido a los operadores de flotas y a los fabricantes de automóviles que buscan fomentar la adopción de este tipo de vehículos, garantizando el acceso a instalaciones y sistemas de carga a sus clientes. Que hayamos optado por cubrir toda la cadena de valor demuestra el potencial que tiene el conjunto del mercado y la importancia de ofrecer soluciones integradas en un todo, all-in-one.

– ¿Por qué Schneider Electric habla de carga inteligente? ¿La recarga del vehículo eléctrico que se hace ahora no lo es?
Cuando hablamos de carga inteligente nos referimos a la capacidad de utilizar los mejores momentos del suministro eléctrico y evitar aquellos en los que se concentra una mayor demanda. Según datos de la consultora Element Energy, seguir esta estrategia permitiría ahorrar más de mil millones de euros a algunos países. En este sentido, soluciones como nuestra estación de carga inteligente para establecimientos públicos y privados EVlink Smart Wallbox podrían ser claves.

– La compañía anunció en febrero que van a reemplazar sus 14.000 vehículos de empresa por vehículos eléctricos de aquí a 2030. ¿Confían entonces en que la movilidad eléctrica no tiene vuelta atrás?  
Está claro que, si quieres tener resultados, lo primero es empezar por uno mismo, por eso a nivel global estamos cambiando la flota de coches. Sin duda, el vehículo eléctrico está para quedarse. Las inversiones que todos han realizado (fabricantes, empresas, gobierno) han sido muy importantes, las leyes están cambiando y todos se están adaptando a un futuro “eléctrico”. Schneider Electric no sólo quiere ser parte de este proceso, sino que incluso quiere estar a la vanguardia de ellos, y de allí nuestras actuales soluciones para el sector.

Añadir un comentario