cop25

1
La ambición en el uso de energías renovables debería duplicarse de aquí a 2030 en todo el mundo si queremos luchar de forma efectiva contra el cambio climático. Lo dice un informe de la Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena), que se presentará en la COP25 en Madrid. Para ese año deberíamos contar con 7.700 GW de potencia instalada y con los compromisos actuales no pasaríamos de los 3.200 GW.
Renovables: doble o nada

Un nuevo informe de Irena, que se presentará en la COP25 en Madrid exhorta a los países a elevar de manera significativa su nivel de ambición en el terreno de las energías renovables y a adoptar metas para transformar el sistema energético mundial en la próxima ronda de contribuciones determinadas a nivel nacional (CDN). El informe pone de manifiesto la necesidad de duplicar con creces la ambición en el uso de energías renovables en las CDN de aquí a 2030, para que el mundo alcance los objetivos fijados en el Acuerdo de París. Para ese año se debería contar ya con 7,7 teravatios (TW) de capacidad instalada de este tipo de energía a escala mundial. Los compromisos actuales bajo las CDN en materia de energías renovables están muy lejos de esta cifra, ya que solamente permitirían llegar a 3,2 TW.
 
El informe NDCs in 2020: Advancing Renewables in the Power Sector and Beyond (Las CDN en 2020: Promoviendo las energías renovables en el sector eléctrico y más allá) se presentará en el evento oficial y adjunto de Irena relacionado con mejoras en las CDN y el aumento en sus niveles de ambición, el 11 de diciembre. En el informe se dice que con la capacidad renovable instalada actualmente, superior a 2,3 TW, ya se ha instalado casi la mitad de la capacidad adicional de este tipo de energía prevista en las CDN. El análisis también hace hincapié en que el nivel de ambición en lo que respecta a las energías renovables se puede elevar de una manera eficiente con considerables beneficios socioeconómicos en todo el mundo.
 
“Es absolutamente necesario elevar las metas relativas a las energías renovables”, explica Francesco La Camera, director general de Irena. “Se puede hacer mucho más de lo que se está haciendo. Los reguladores tienen ante sí una oportunidad decisiva para intensificar su acción climática, aumentando su nivel de ambición en el campo de las energías renovables, que representan la única solución inmediata para dar respuesta a la creciente demanda energética y, al mismo tiempo, para descarbonizar la economía y construir resiliencia”.
 
“El análisis de Irena muestra que la transición hacia una economía sin emisiones de carbono es tecnológicamente posible, y trae consigo beneficios económicos y sociales”, apunta La Camera. “Las energías renovables son positivas para el crecimiento, para la creación de empleo y  además ofrecen mejoras significativas para el bienestar. Con ellas podemos también expandir el acceso a la energía y contribuir a erradicar la pobreza energética, en consonancia con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Irena promoverá el intercambio de conocimientos, fortalecerá sus alianzas y trabajos con todas las partes interesadas para catalizar su actividad en el campo. Estamos trabajando con países y regiones en todo el mundo con el fin de facilitar la ejecución de proyectos relacionados con las energías renovables y elevar su ambición.”
 
Las CDN deben convertirse en un motor para acelerar la transformación energética global. Los compromisos actuales no reflejan ni el rápido crecimiento de la década pasada, ni las tendencias actuales del mercado en cuanto a renovables. Con más ambición en renovables, las CDN podrían servir para avanzar en los objetivos climáticos y de desarrollo.
 
El informe puede descargarse en https://irena.org/

Añadir un comentario
Clara Castillo Morillo
Debe redoblarse esfuerzos para que se mejoren las energías renovables. Empresas como IEnova están activamente desarrollando y mejorando este sector y creo que pronto veremos resultados.