sergio de otto

La guerra ….. no ha terminado

11

No se ha acabado. La ofensiva del sector convencional contra las energías renovables que tanto eco ha encontrado en la actuación del Gobierno no se ha dado por terminada. Mirando el panorama desolador que nos rodea cabría pensar que nada queda por destruir y que en cualquier momento UNESA podría emitir el último parte: “Cautivo y desarmado el sector renovable, las tropas convencionales han alcanzado sus últimos objetivos. La guerra ha terminado”. Pues no, al parecer no es suficiente con las miles de víctimas que se han cobrado: desde los pequeños inversores, que simplemente se creyeron -¡ingenuos ellos!- lo que decía en un tiempo el Boletín Oficial del Estado para ser abocados a la ruina por los decretos que han ido desfilando posteriormente por ese mismo BOE, hasta los grandes fondos de inversión de los países más importantes, que pensaban que este era un país serio, y que ahora buscan en los tribunales internacionales la reparación del daño que esta guerra de la sinrazón egoísta contra la lógica sostenible ha provocado, perdón, está provocando.

Víctimas principales, sin embargo, han sido esos ciudadanos, esas pymes e incluso algunas grandes empresas que querían ser partícipes de un cambio de modelo energético en el que creían sinceramente por la aplastante lógica de los argumentos que apoyan la urgente sustitución de los combustibles fósiles por los recursos naturales a la hora de dotarnos de energía.

Durante años escucharon, más allá de una regulación que abría ese camino, un discurso entusiasta de los distintos gobiernos que se han sucedido en el poder; ejecutivos que les animaban a emprender ese camino no solo con palabras sino con documentados planes de fomento de las energías renovables que eran aprobados en consejo de ministros. Lo hizo el PP en 1999 y el PSOE en 2005.   Víctima es el conjunto de la sociedad que padece un sistema obsoleto, vulnerable estratégicamente, dañino para el medio ambiente y que lucra solo a unos pocos.

También han sufrido el “fuego amigo” las empresas convencionales que no supieron calibrar adecuadamente su campaña de descalificación de las renovables. Unas energías renovables en las que habían invertido bien a regañadientes, bien como guinda de su tarta-mix energética o bien por tomar posiciones “no vaya ser que eso de las renovables acabe yendo en serio”. El caso es que también han recibido su correspondiente cuota de metralla pero que asumen encantados –no hay más que ver las manifestaciones de satisfacción desde el último RDL por parte de los dirigentes de las empresas de UNESA- porque pese a los “daños colaterales” los principales afectados son esos intrusos que han tenido la osadía de ponerse a generar kilovatios en lo que hasta ayer era coto de su uso exclusivo.

Al parecer ni los recortes que llevó a cabo el Gobierno Zapatero, ni la moratoria del RDL 1/2012 con la que se estrenó el PP, ni los sucesivos decretos, ni siquiera la puntilla que supone el RDL 2/2013 son suficientes. El presidente de UNESA en público y los suyos en la trastienda siguen exigiendo más: hay que acabar con las energías subvencionadas.

Lamentablemente no se refieren ni a los  pagos por capacidad del gas, ni a las ayudas al carbón ni a los windfall profits de la nuclear o la gran hidraúlica. No, lo que quieren, lo que pretenden ahora es apretar más la soga. ¿Quizás una hibernación de un determinado número de instalaciones renovables para poder volver a quemar gas 3.500 o 4.000 horas al año en sus ciclos combinados? El problema es que, al parecer cuentan con el apoyo del “bocadillo Nadal de Soria” (dos hermanos con un ministro de ingrediente) que en materia energética andan en el paleolítico, ignorantes de lo que sucede hoy en Europa y en el mundo entero.

La guerra… no ha terminado. La buena noticia es que podemos seguir luchando, la mala es que –como tantas veces he puesto de manifiesto en esta columna- no se ponen los medios desde el otro lado, se va detrás de pancartas equivocadas, se mira uno al ombligo y la generosidad entre los del mismo bando brilla por su ausencia. Empresas del sector renovable, trabajadores del sector renovable, entidades, organizaciones sociales y ciudadanos que compartimos una visión sostenible de esta sociedad: o nos movemos o nos aniquilan.

Añadir un comentario
Ya hay suficiente pobreza energética, casi tanta como económica, pero tenemos más que de sobra energía renovable, profesionales del más alto nivel y sólo hay que poner a funcionar la solidaridad desde abajo, creando una ola alternativa al sistema oligopólico, las empresas y agentes del sector renovable a la cabeza.
Sonrojo
Hay que ponerse de acuerdo y hacer caer una, cualquiera, con bajas masivas.
internete
No se da en el clavo, porque se sigue pensando en terminos de legalidad, buen rollo, orden social, etc. NO. Así no se puede cambiar nada. La unica manera es la D-E-S-O-B-E-D-I-E-N-C-I-A: Dejar de pagar el recibo de la luz hasta que se legisle un balance neto sensato y justo.
Arturo
Enhorabuena de nuevo, Sergio, por trasladar con tu maestría periodística los conceptos tan clara y comprometidamente. Aun así, creo que no estamos acertando en la diana. Se arremete contra el Ministro Soria, contra el gobierno español... Pensamos que son ellos quienes nos gobiernan, pero lo cierto es que deberíamos dirigirnos directamente al Tribunal de Justicia de la UE, como ha sucedido con la ley hipotecaria española ante los desahucios... Es injusto pensar que estos papanatas en el poder nacional mueven algún hilo. Realmente nos gobierna la UE y si logramos convencerles a ellos, ya se habrá andado el camino porque los de Rajoy y compañía acatarán con la cabeza gacha lo que desde Bruselas se designe...
I.Maule
Desde luego que ya hay motivos más que suficientes y desde hace tiempo para movernos y agruparnos. Y ya hay unas cuántas iniciativas. Si nos vamos sumando a esas, y luego esas se suman, se puede conseguir que nos oigan más. Aparte de eso ¿van en serio esos rumores?, ¿ de verdad en el mto. creen que nos puedes apretar más, si no hay nada que apretar, a no ser que vayan a por nuestro bienes personales?. Si son sólo rumores sinceramente creo que no hay que asustar al personal. Y repito, motivos para agruparnos ya los había antes. todosobreenergia.com
Mariano Sanz Moreno
Yo ya he firmado, en avaaz por el balance neto pero no basta sólo con esto, creo que hay que ser más agresivo, llamar a las radios, mandar comentarios a los períodicos, explicar en el trabajo, contactar con la gente que conozcamos de la política, etc, vamos ser unos pesados de cuidado, no hay otra
hek
por qué somos como somos? nos queda un largo (y penoso) camino por recorrer hasta http://energytransition.de/ el balance neto sin duda puede ayudar
Luis
Yo también apoyo la idea de Pablo. Hay que agotar todos los medios a nuestro alcance para movilizar a la sociedad y conseguir que reciba información veraz
@Roberto_R_R
Desde la Asociación de Ciencias Ambientales propusimos que el día 20 de cada mes se utilice en Twitter el Hashtag #BalanceNeto, hasta que el Gobierno lo regule. Os animo a uniros el próximo día 20.
@CarlosAFL
La idea de Pablo me parece muy acertada.
1 2