biomasa

Una red transfronteriza de biomasa entre España y Portugal para explotar 1,5 millones de tonelada de matorral

0
La pasada semana tuvo lugar en Santiago de Compostela (A Coruña) el primer encuentro de la Red Transfronteriza Biomasa-AP como parte de un proyecto del programa Interreg de la Unión Europea que une a ocho socios de Galicia y el norte de Portugal. Entre los avances del proyecto se expuso la “posibilidad anual de un aprovechamiento de masas de matorrales en la región Galicia-Norte de Portugal que podría llegar a alcanzar 1,5 millones de toneladas de biomasa en estado verde, que equivaldría energéticamente a más de 341.000 toneladas equivalentes de petróleo”.

Una red transfronteriza de biomasa entre España y Portugal para explotar 1,5 millones de tonelada de matorral
Tojo en floración, una de las especies de matorral con la que se trabaja en Biomasa-AP

Muchos de los avances y las conclusiones expuestas el pasado martes 23 de abril en la jornada celebrada en Santiago de Compostela, están presentes en el resumen de este año publicado en la página web del proyecto Biomasa-AP, y tienen que ver principalmente con la Actividad 1 del mismo, ya finalizada: “la selección y recogida de las biomasas objeto de estudio en la eurorregión: restos de poda de vid, kiwi y matorrales”.

Como dato general concluyen que “el análisis de los principales productores de los sectores de la biomasa y la evaluación del potencial de las biomasas seleccionadas han concluido que en la eurorregión existen aproximadamente un millón de hectáreas de superficie con masas de matorrales sin arbolado, de las que Galicia tiene el 53 por ciento y el norte de Portugal el 47 por ciento restante”.

Tras analizar qué cantidad está realmente disponible y accesible para su aprovechamiento (se descarta, por ejemplo, la biomasa situada en pendientes de más del 35 por ciento) estiman que “la posibilidad anual de aprovechamiento de masas de matorrales en la región podría llegar a alcanzar los 1,5 millones de toneladas de biomasa en estado verde, que equivaldría energéticamente a más de 341.000 tep”.

75.000 toneladas al año de biomasa de viñedo y 9.000 de kiwi
En cuanto al viñedo, el potencial es de unas 75.000 toneladas/año de biomasa verde, que equivaldría energéticamente a unos 17.000 tep. Por último, en el caso del kiwi, el potencial de aprovechamiento de biomasa de su poda es de unas 9.000 toneladas en estado verde, lo que equivale a 1.300 tep.

También se avanzan conclusiones sobre la Actividad 2, orientada al diseño, preparación y optimización de biocombustibles sólidos. En este caso el material recogido “fue pretratado con el objetivo de alcanzar unas condiciones idóneas para su posterior densificado”, con un primer paso que consiste en el proceso de secado. Aquí detectaron que “la humedad existente en tipologías como las podas de kiwi provocaba que estas comenzaran a compostar a los pocos días de ser recogidas”.

Ahora toca hacer ensayos de valorización energética
“Tras el proceso de secado, el material fue sometido a trituración con el fin de reducir el tamaño hasta unas dimensiones adecuadas para ser tratado en los equipos de densificación (briquetado y peletizado)”, explican desde Biomasa-AP.

Por último, y como parte de la Actividad 3, en la actualidad afirman estar realizando “ensayos de valorización energética (combustión, gasificación y microcogeneración) con los primeros biocombustibles sólidos en forma de pélets y briquetas”.

La jornada del 23 de abril sirvió para consolidar una red transfronteriza de biomasa que echó a andar en enero de este año y que "permite poner en contacto a todos los agentes implicados en la cadena productiva y compartir todos aquellos avances que se logren en el campo de la biomasa”. La jornada obedece también a una fase de formación que contempla la celebración de cursos presenciales y online, tanto en Galicia como en Portugal, con módulos ambientales, técnicos y económicos.

Resultados prometedores para la vid; el kiwi da “muchos problemas”
En declaraciones a Europa Press, la investigadora de la Universidade de Vigo Araceli Regueiro, afirma que “de momento la vid ha dado resultados prometedores, y el tojo estamos con él, pero puede tener posibilidades". En cuanto al kiwi, señala que "está dando muchos problemas" (incluidos los de compostación rápida señalados), pero se seguirá testando con distintas composiciones.

La Univesidade de Vigo es uno de los socios de Biomasa-AP. Otro es Energy Lab, que también lo coordina y el año pasado inauguró un laboratorio básico para seguir testando la viabilidad de los biocombustiles a partir de los restos de podas, matorrales, vides y kiwis.

En Galicia, un objetivo similar al que persigue Biomasa-AP, lo llevó a cabo el proyecto LIFE+ Enerbioscrub, cuyo principal objetivo fue la extracción del matorral, su procesamiento y su posterior uso como biocombustible, todo bajo garantías de sostenibilidad y con la intención de reducir el riesgo de incendios.

Añadir un comentario