biomasa

Un curso para formarse en subproductos al alza, los del olivar; biocombustibles incluidos

1
Restos de podas, huesos de aceituna, alperujo, orujo, orujillo, aguas residuales… Todos estos subproductos derivados del cultivo del olivar y de la industria procesadora de aceitunas y aceites son susceptibles de ser convertidos en nuevas materias primas, biocombustibles incluidos. Desde la política, la industria y la ciencia se potencia este aprovechamiento y un curso próximo de la Universidad Internacional de Andalucía hará hincapié en ello y pondrá al día el estado de la investigación y el del desarrollo comercial.
Un curso para formarse en subproductos al alza, los del olivar; biocombustibles incluidos

El curso de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) tuvo un precedente con otro, en este caso de verano, celebrado en agosto de 2018 en la misma sede, la de Antonio Machado de Baeza (Jaén). Llevó por título Valorización de los subproductos del olivar. Una estrategia de mejora competitiva y en él se aportaron datos como que Andalucía produce un millón de toneladas de orujillo al año, casi 350.000 de huesos de aceituna y más de dos millones y medio de de restos de poda.   

Ahora, del 15 de febrero al 6 de julio de 2019, se quiere profundizar en lo que se esbozó en el curso de verano con otro que lleva por título Experto en gestión de subproductos del olivar e industrias afines. Desde la UNIA lo consideran “una importante apuesta por un sector que hasta ahora a nivel académico ha estado relegado a un lugar secundario, cuando resulta trascendental su adecuada gestión no solo desde una perspectiva económica, sino también a nivel administrativo o legal, entre otros”.

“El 75 por ciento del total de la producción de aceituna son subproductos”, afirman desde la UNIA. “Los principales aprovechamientos son la generación de energía eléctrica y térmica, en un 79 por ciento de los casos, y como materia orgánica para el suelo y compostaje en un 15 por ciento”, expuso la Junta de Andalucía en el curso de verano de agosto del año pasado.  

“Formar nuevos perfiles profesionales”
Con estas cifras, la UNIA ve “la necesidad de formar nuevos perfiles profesionales capacitados para generar valor añadido a través de diferentes estrategias de aprovechamiento, tanto a nivel de campo como industrial, de modo que puedan poseer una visión global y transversal desde todos los puntos de vista (técnico, económico, social, gerencial o financiero), con la finalidad de incrementar la competitividad del sector a través de lo que se conoce como diversificación concéntrica”.

Durante el curso se abordará el origen y destino de esos subproductos, como restos de poda, huesos de aceituna, orujos, orujillos y aguas residuales, entre otros. Además, aparte de analizar los destinos más generalizados (energía y compostaje) se hablará de otros (cosmética, bioplásticos, lubricantes, alimentos funcionales, biomateriales…) y de su producción dentro de biorrefinerías.  

Las visitas a las plantas de biomasa de Sacyr Industrial, de producción de astillas de Biomasa de la Subbética, de compost de Olipe, de gasificación de orujillo de Bioland Energy y a la biorrefinería Oleícola El Tejar servirán para conocer de cerca los desarrollos industriales a partir de los subproductos del olivar.

En cuanto al contenido normativo que abordará también el curso, cabe mencionar que en octubre del pasado año representantes de los sectores del olivar, del procesamiento de la aceituna y del energético solicitaron al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que normalice el uso de hueso de aceituna “como biocombustible y que sea catalogado como subproducto energéticamente valorizable, con el fin de dar cobertura legal a los protocolos que se llevan a cabo actualmente en todo el proceso de la cadena comercial”.

Añadir un comentario
Jennifer
Cursos fraudulentos que prometen prácticas remuneradas en empresas cuando en realidad los únicos que reciben subvenciones y ganan dinero a costa del trabajo de los alumnos soys ustedes. Sinvergüenzas.