biomasa

Rokwood: una oportunidad para los cultivos energéticos de rotación corta

0
El proyecto europeo Rokwood está intentando aumentar la penetración en el mercado de los cultivos energéticos leñosos que crecen en plantaciones de rotación corta (PRC o SRP en inglés) mediante la identificación de necesidades de I+D, proponiendo opciones de políticas de desarrollo viables y sugiriendo actividades conjuntas con socios europeos e internacionales. El proyecto se encuentra en su último año y este artículo de la Agencia Provincial de la Energía de Granada proporciona detalles de los resultados alcanzados hasta el momento.
Rokwood: una oportunidad para los cultivos energéticos de rotación corta

El proyecto involucra un gran consorcio: 20 socios de seis países (Alemania, Irlanda, Polonia, España, Suecia y Reino Unido), así como la Asociación Europea de la Industria de la Biomasa (EUBIA).  Algunas regiones (Suecia y Alemania) tienen bien desarrollado el sector de las PRC, mientras que otros (Reino Unido e Irlanda) necesitan avanzar.

Cada país está representado por una triple asociación, una pyme, un organismo de investigación y una administración pública. Los socios del sur de España son la Agencia Provincial de la Energía de Granada (Apegr), la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores de Granada (Asaja Granada), el Instituto de Formación e Investigación Agraria y Pesquera de Andalucía (IFAPA), y la consultora especializada Bioazul. El proyecto finaliza en noviembre de 2015.

Las plantaciones de rotación corta o PRC son plantaciones de árboles con tallos simples que se cultivan prácticamente igual que en agricultura convencional, con ciclos cortos de crecimiento y corta de dos a 20 años. El proyecto se centra principalmente en el sauce y el chopo, pero también hay interés en el eucalipto, o en variedades exóticas como la pawlonia o la robinia.

Los cultivos energéticos leñosos de cosecha propia, de rotación corta, han sido ampliamente reconocidos por su potencial de desempeñar un papel importante en el mix energético europeo sostenible y, a diferencia de biomasa importada, este tipo de recurso puede aumentar la seguridad del suministro y la generación de ingresos en las comunidades rurales.

También pueden ayudar a resolver otros problemas ambientales, incluyendo la mejora de la calidad del agua, la creación de espacios donde se desarrollen poblaciones de polinizadores y aves, la retención de carbono, o la reducción de la erosión del suelo. Se espera que el consumo de biomasa tenga un ascenso continuo en los años venideros, por lo que en algún momento las PRC serán totalmente necesarias para tener un suministro estable y local de combustible y disminuir nuestra dependencia energética.

Actualmente este tipo de cultivo energético tiene una salida clara y competitiva en los proyectos de demanda de calor de mediana y gran potencia, como calefacción de comunidades de vecinos, calefacción de distrito pública (agrupando varios edificios públicos) o privada (para barrios de vecinos), o procesos industriales y/o agrícolas con necesidades de calor.

Esto es así porque los cultivos energéticos leñosos de rotación corta se pueden planificar para producir el combustible necesario para un determinado consumo en las cercanías del punto donde se va a consumir la biomasa. De esta manera, añadiendo pocos costes de transporte y sin apenas costes de procesamiento (se está trabajando con maquinaria que astilla en campo y con secado natural o sin secado, según el tipo de instalación realizada), conseguimos generar actividad económica en la región donde se plantea el proyecto, a la vez que obtenemos un combustible con un precio muy competitivo con respecto a todo el espectro de combustibles competidores.

Este tipo de proyectos además conllevan una ventaja ambiental y de sostenibilidad al generar el combustible cerca de donde se necesita, sin mucho gasto energético de transporte. Además estos proyectos pueden conseguir dar la certeza necesaria a los agricultores mediante contratos de suministro de combustible a varios años con pagos parciales.
 
Obstáculos y barreras
A principios de 2013 comenzamos un importante análisis de la industria de las PRC en Europa. Parte del trabajo implicaba hacer un análisis de las fortalezas y debilidades del sector, así como la participación en diferentes ferias de biomasa. Se han realizado jornadas e intercambiamos opiniones con expertos a través de cuestionarios diseñados para tal efecto. De esta manera se identificaron 78 factores políticos, económicos, sociales, tecnológicos, legales y ambientales.

Algunos de estos fueron positivos, pero hay un número abrumador de obstáculos que paralizan la industria. Entre ellos:
• Falta de incentivos
• Falta de infraestructura
• Competición con otro tipo de recursos muy abundantes en nuestra región
• Falta de agua
• Desconocimiento generalizado de las oportunidades y ventajas del sector
• Impedimentos legales
• Falta de herramientas de apoyo a la producción, transformación y utilización de PRC para producción de biomasa. En particular, la falta de apoyos hasta la primera rotación (2-5 años)
• Los agricultores se resisten al cambio hacia este tipo de cultivos, dado el alto nivel de incertidumbre en el sector
• Falta de un marco estable competitivo para la generación de electricidad similar al de otros países
 
Para condensar esta información y hacerla más manejable se utilizó un análisis DAFO. Estableciendo las fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas, pudiendo ver algunos de los más importantes y comunes en casi todos los países analizados de Europa.

Medidas innovadoras para superar obstáculos y barreras
En la segunda parte del proyecto se trata de conocer las medidas más innovadoras existentes en los diferentes países Europeos para poder aplicarlas en el resto de las regiones.

Necesidades de I+D
Se han evaluado las necesidades de I+D de la industria de las PRC. No es de extrañar, al estar involucradas en el proyecto varias empresas del sector, interesadas en mejorar sus negocios, que una buena parte de las necesidades se han centrado en cuestiones técnicas, como la mejora de maquinaria, calidad de combustibles de madera y aplicaciones de mejora ambientales.
 
Plan de acción conjunta
Este plan, que se ha elaborado durante meses, es uno de los principales resultados del proyecto y pone en marcha una hoja de ruta sobre cómo desarrollar y promover el sector de las PRC. El plan implica seis áreas prioritarias y hace 34 recomendaciones para realizar actividades conjuntas. Algunas de ellas se han iniciado durante los últimos meses del proyecto, mientras que otras tendrán un plazo de tiempo mucho más largo.

Las áreas prioritarias del plan de acción conjunta Rokwood son:
• Desarrollo de proyectos piloto/demostración de PRC
• Participación de lobby a nivel de la UE
• Producción de especies regionales y pautas de agricultura transnacionales
• Transferencia del conocimiento del cultivo, la logística y el uso final
• Fomentar la multifuncionalidad y la investigación sobre el valor añadido
• Desarrollar programas de educación y capacitación para los actores del sector

El Plan de Acción Conjunta se puede consultar en la página web del proyecto. Además, con la entrega del dicho plan a la Comisión Europea, se le indicarán el tipo de proyectos de investigación e innovación que se requieren y por tanto se espera influir en la dirección futura del gasto en I+D para promover el sector de las PRC como cultivos energéticos.

Líneas de Promoción
Desafortunadamente, al tratarse todavía de una pequeña industria, el sector de las PRC tiende a ser el receptor de mecanismos de apoyo débiles o poco desarrollados, con políticas que se adaptan poco a las necesidades reales. Esto se ha puesto de evidencia con el debilitamiento de las denominadas ‘greening measures’ de la Política Agrícola Común (PAC) de la UE. En la fase de diseño de la PAC, las PRC parecían tener un papel importante para conseguir el llamado ‘Pago Verde’, sin embargo la presión ejercida por otros grupos (en representación de los cultivos alimentarios y los organismos de conservación) ha hecho que los reglamentos finales en varios países de la UE hagan impracticable la aplicación de las PRC.

Hay que destacar que en España sí son elegibles para el Pago Verde de la PAC los cultivos de chopo, sauce, eucalipto, pawlonia, y robinia, según lo establecido en el Anexo I del Real Decreto 1075/2014, de 19 de diciembre, sobre la aplicación a partir de 2015 de los pagos directos a la agricultura y a la ganadería y otros regímenes de ayuda, así como sobre la gestión y control de los pagos directos y de los pagos al desarrollo rural.

En el futuro la industria de las PRC necesita estar más organizada y trabajar conjuntamente con el fin de poder abrirse un hueco en todos aquellos terrenos que están baldíos, donde no se planta nada, y en aquellos terrenos donde estos cultivos traen mejoras significativas con respecto a los cultivos tradicionales. Como punto de partida, cada grupo de trabajo en los países participantes ha desarrollado sus recomendaciones de políticas de promoción de este tipo de cultivos. Un documento básico que recoge las conclusiones generales para hacer frente a problemas críticos que enfrenta la industria de las PRC en cada uno de los países.

El informe desarrollado en España se centra en la necesidad de:
1. Promover recursos para compartir información sobre las PRC entre todas las partes interesadas (políticos, mercado PRC, agricultores, ciudadanos). Promover cursos, redes, campañas de sensibilización, visitas técnicas, visitas de investigación y desarrollo.

2. Mantener las políticas actuales para promover el sector de la biomasa, y potenciar que los mercados se centren más en la “biomasa local”. Entre las medidas más eficaces para garantizar la sostenibilidad está la calidad del combustible certificada. Se recomienda señalar la importancia de los sistemas de ‘Down Scaling’ (calefacción por distrito con PRC para el suministro, autoconsumo, etc).

3. Promover una legislación específica adaptada a las características de las PRC, con una estrategia a medio-largo plazo, con criterios más claros sobre el paso de las tierras agrícolas a tierras forestales, y con programas de subvenciones a aquellas experiencias que implementen ventajas importantes.

4. Promover políticas y recursos para desarrollar una mejor I+D en este mercado. Y que incluya convenios con universidades y empresas, experiencias piloto para mejorar los rendimientos energéticos y la adaptación a las tierras marginales, y la conversión a biocarburantes de 2ª generación.

Sí queremos resaltar que la situación del mercado en Alemania era hace cinco años similar a la situación actual en España, en lo que respecta a la ambigüedad en la clasificación de los terrenos dedicados a plantaciones PRC. De esta manera promovieron en 2010 un cambio en la ley incluyendo el siguiente texto en su legislación forestal:
No se considerará terreno forestal en esta ley:
1) Las áreas con árboles con el objetivo de cosechar en periodo de rotación corta de una duración máxima de 20 años
2) Las áreas con árboles en combinación con otros cultivos agrícolas (agroforestal)

Así, actualmente en Alemania queda absolutamente claro que las PRC no son terrenos forestales, sino agrícolas. Los informes de políticas de promoción han sido compartidos con actores del mercado a nivel andaluz y nacional.

Además del Plan de Acción Conjunta hemos elaborado una estrategia de Cooperación Internacional (ICS). Hemos evaluado la oferta y la demanda de las PRC de otros países europeos y los principales mercados de todo el mundo, incluyendo América del Norte, América del Sur e India. Hemos identificado y establecido contacto con organizaciones e investigadores con intereses comunes y con quién podemos llevar a cabo nuevas iniciativas y proyectos futuros.

El proyecto Rokwood cuenta con un espacio de contactos o “Marketplace” donde es posible inscribirse.

Añadir un comentario