biomasa

Nuevo paso de Circe para aprovechar restos de poda de vides como biomasa

0
El Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (Circe) de la Universidad de Zaragoza es uno de los más activos en la investigación y desarrollo de técnicas y tecnologías que mejoren la logística de la poda de vides con destino a la producción de energía. Ahora está embarcado como coordinador en un grupo operativo asociado al Programa de Desarrollo Rural del Gobierno de Aragón en esta misma dirección, junto a bodegas, otras empresas vitivinícolas y otro centro de I+D de la región.
Nuevo paso de Circe para aprovechar restos de poda de vides como biomasa

Hace unos días informábamos de la puesta en marcha de un grupo operativo supra-autonómico, Esencial, cuyo objetivo es el desarrollo de “biocombustibles y bioproductos innovadores procedentes de biomasa forestal con escasa o nula utilización”. Vinculados a la Asociación Europea de Innovación para la Productividad y Sostenibilidad Agrícolas (AEI-Agri) y a los programas de desarrollo rural nacional y autonómicos, poco a poco se van conociendo los contenidos de otros proyectos.

Es el caso de uno que recibe la denominación genérica de Grupo operativo de innovación en pre-poda de vid para uso como biomasa, y que tiene como socio coordinador a Circe. Este centro tecnológico tiene amplia experiencia en el desarrollo de nuevas cadenas logísticas (desde el campo hasta el usuario final de la biomasa) a partir de residuos leñosos agrícolas, gracias a dos proyectos (Euro-Pruning y UpRuning) financiados por la Comisión Europea a través del Séptimo Programa Marco.

Bioenergía desde la denominación de origen Cariñena
Ahora el objetivo es “aprovechar residuos del sector vitivinícola para generar energía, impulsando así la economía circular en Aragón”. Para conseguirlo contará, entre otros socios, con Construcciones Mecánicas Alcay y su marca de trituradoras Serrat y con Los Lites, empresa de servicios agrícolas dedicada a la realización de trabajos de agronomía y Destilerías San Valero, todas dentro del ámbito de la denominación de origen protegida Cariñena (Zaragoza).

“De este modo, Serrat, con la colaboración de Los Lites y CIRCE, desarrollará un prototipo de maquinaria para recoger la pre-poda de vid, de manera que esta pueda ser aprovechada con fines energéticos”, explican desde el centro tecnológico. Luego, consumidores de biomasa, como Destilerías San Valero, aprovecharía este biocombustible agrícola.  

Poda de vides, una biomasa muy mediterránea
El grupo operativo que desarrolla el proyecto también está formado por la DOP Cariñena, Bodegas Aylés, las Cooperativas Agroalimentarias de Aragón y el Centro Tecnológico Agropecuario Cinco Villas. La financiación corre a cargo del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader) de la Comisión Europea a través del Programa de Desarrollo Rural de Aragón.

En España, desde que hace diez años la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa estudiara el potencial de aprovechamiento energético de las podas de viñedos, han sido muchas las iniciativas que han incidido en este campo.

Uno de los proyectos recientes con mayor repercusión ha sido el LIFE+ VinyesXCalor (Viñas por calor), que ha conseguido una proyección posterior al mismo en la comarca del Penedés (Barcelona). A ello hay que sumar el nuevo laboratorio de EnergyLab para investigar el desarrollo de nuevos biocombustibles procedentes de restos de podas, matorrales, vides y kiwis.


Añadir un comentario