biomasa

Madrid pondrá en marcha en otoño su primera planta industrial de pélets

0
La “moda otoño-inverno” en cuanto a energía de la biomasa comenzará en Madrid con más calor propio. La sociedad Biomasa Sostenible de Valdaracete (Biovald), compuesta por Factor Verde, Bioenergía y Cultivos Energéticos (Bioeca), Ingeniería y Gestión Medioambiental (IGM) y el Ayuntamiento de Valdaracete, tiene a punto la primera planta de pélets y astillas en este municipio madrileño. Con la línea de producción de astilla para uso térmico ya en marcha, está previsto que entre septiembre y octubre entre en funcionamiento la de peletizado.

Madrid pondrá en marcha en otoño su primera planta industrial de pélets

La planta de Biovald se une así en Madrid al Centro de Producción y Logístico de Biomasa de Lozoyuela, creado al amparo del proyecto piloto del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente La energía de nuestros antepasados. A la astilla que sale de estas instalaciones se une ya la que procede de la planta de Valdaracete, que sumará el pélet a partir de otoño. “Queremos estar preparados para suministrar astilla y pélet térmicos para este invierno en Madrid porque somos conscientes de la demanda real y potencial que tiene esta comunidad autónoma”, señala Roberto de Antonio, socio fundador de Factor Verde.

Factor Verde posee el 50% de la sociedad Biovald, en la que también participan BioECA con el 25%, Ingeniería y Gestión Medioambiental con el 20% y el ayuntamiento de Valdaracete con el 5%, además de los terrenos donde se ubica la planta. Según una información publicada en el diario El Mundo, Biovald firmó a finales del 2011 un contrato de financiación con Madrid Network, red impulsada por la Comunidad de Madrid para el apoyo a las empresas a través de la innovación, por el que esta Administración ha aportado dos de los casi tres millones de euros que cuesta el proyecto.

Cultivos energéticos, 10.000 toneladas de astillas y 15.000 de pélets
Según informaba Energías Renovables a comienzos de 2012, la firma del contrato se enmarca dentro de la estrategia estatal de desarrollo de la innovación en la Comunidad de Madrid financiada por el anterior Ministerio de Ciencia e Innovación. El acuerdo conlleva la implantación en el término municipal de Valdaracete de cincuenta hectáreas de cultivo energético. Roberto de Antonio afirma que "durante dos campañas se ha sembrado camelina para unas experiencias de obtención de bioqueroseno para aviación que están haciendo nuestros socios de Bioeca". Además, asegura que "la paja sobrante se usa como combustible térmico para la caldera que alimenta al secadero de las astillas que se utilizan para fabricar pélets".

La capacidad de producción anual de astilla rondará las 10.000 toneladas y la de pélets, cuya línea de peletizado estará operativa entre septiembre y octubre, estará en torno a las 15.000. "La planta está diseñada para duplicar con una mínima inversión adicional su capacidad", añade De Antonio. De esta manera se pretende cubrir la demanda de un biocombustible que ha crecido en Madrid con la incorporación de calderas de biomasa en comunidades de vecinos y que aumentará aún más con la puesta en marcha de proyectos concretos de redes de calor como la de Móstoles. Móstoles District Heating, un proyecto que prevé abastecer de calefacción y agua caliente sanitaria a 6.000 familias, es otra sociedad en la que participa Factor Verde.

De vuelta a Valdaracete, El Mundo recoge también las declaraciones de Luis García, alcalde del municipio, referidas a la creación de doce empleos fijos y unos treinta indirectos y al fomento del crecimiento que supone para el pueblo: “Para mí, como alcalde, el objetivo principal es velar por el bien de mis 700 habitantes”. García se ha comprometido de palabra con sus vecinos a que la mano de obra tanto cualificada como no cualificada la cubrirán habitantes de esta localidad.

 

Añadir un comentario