biomasa

La Fundación Ideas propone un plan de acción para combatir el retraso en biomasa

1
Simplificar los procedimientos administrativos, promover planes de ordenación y aprovechamiento forestal, asegurar un marco retributivo para las instalaciones de producción de electricidad y promover la instalación de calderas. Estas son algunas de las propuestas que, junto a la adopción de un plan de acción, ha dado a conocer la Fundación Ideas en un documento de trabajo. Por otro lado, José Luís García, responsable de Energía en Greenpeace, afirma en un reportaje publicado en La Vanguardia que las plantas de producción eléctrica con biomasa (astillas, leña y restos vegetales) merecen todo el apoyo de su organización.
La Fundación Ideas propone un plan de acción para combatir el retraso en biomasa

Casi al unísono, y en un momento en que la biomasa precisa de alientos que la saquen del shock en el que se encuentra tras la aprobación del real decreto de la moratoria renovable, la Fundación Ideas y Greenpeace han mostrado su apoyo a esta fuente de energía. En el primer caso, Emilio Cerdá, director de la Cátedra de Energías Renovables y Cambio Climático de la fundación, firma el documento de trabajo La biomasa en España: una fuente de energía renovable con gran futuro, en el que destaca que “España puede multiplicar por once la producción energética a partir de biomasa sólida si mejora la gestión de residuos forestales y agrícolas”. Para ello, propone, entre otras medidas, elaborar un plan de acción.
.
En la Fundación Ideas consideran preocupante, y anómalo, que nuestro país ocupe el decimoctavo lugar de la Unión Europea en producción de biomasa por habitante (0,103 tep), “muy por debajo de la media europea (0,158)”. “Este retraso contrasta fuertemente con la abundancia de recursos primarios del país, el segundo de la UE en potencial de recursos forestales, agrícolas y en cultivos energéticos”, añaden. Según Emilio Cerdá, “el coste de producción de energía a partir de biomasa puede reducirse hasta un 40% para el año 2020, lo que prueba que es una tecnología con importante margen de mejora de su competitividad; además, tiene otras grandes ventajas como que ofrece seguridad en el suministro, disminuye las emisiones de efecto invernadero, favorece el desarrollo económico de zonas rurales y reduce el riesgo de incendios forestales”.

La biomasa necesita las ayudas que ahora le ha retirado el Gobierno
Visto el potencial de crecimiento, y para combatir las barreras que frenan su expansión (financiación, escaso apoyo de la Administración, burocracia, marco legislativo ambiguo), la Fundación Ideas propone, además de la elaboración de un plan de acción sobre la biomasa para España, “simplificar los procedimientos administrativos, promover planes de ordenación y aprovechamiento forestal, asegurar un marco retributivo para las instalaciones de producción de energía eléctrica, promover la instalación de calderas y aplicar a la biomasa un IVA reducido del ocho por ciento”.

La Fundación Ideas anima a las administraciones públicas a “impulsar el desarrollo de la biomasa, energía renovable incipiente, e incide en que precisa de ayudas en su fase inicial, al igual de las que han gozado otras energías renovables en fase de despegue, y que ahora han sido retiradas por el nuevo Gobierno”. Este acercamiento de la fundación a las renovables en general y a la bionergía en particular tiene sus antecedentes en otros estudios: Un nuevo modelo energético para España, Biocombustibles, una oportunidad para el transporte del futuro e Ideas para una nueva economía. Hacia una España más sostenible en 2025.

"Apoyamos estas plantas, son indudables sus ventajas”
Este apoyo a la biomasa coincide en el tiempo con un amplio reportaje del periodista ambiental Antonio Cerrillo publicado ayer en La Vanguardia en el que se expone la oposición de algunos colectivos a la instalación de plantas de biomasa en Cataluña y, a la vez, los argumentos a favor de científicos, administraciones y grupos ecologistas. Entre estos últimos está José Luís García, responsable de Energía en Greenpeace, quien considera que las plantas de producción eléctrica con biomasa (astillas, leña y restos vegetales) merecen todo el apoyo de esta organización. "Apoyamos estas plantas, son indudables sus ventajas, pero se trata de que la extracción forestal sea cuidadosa, y se garantice la capacidad de reposición en el bosque", dice José Luis García.

Más información:
www.fundacionideas.es
www.lavanguardia.com

Añadir un comentario
CarlosAFL
Para estas cosas siempre es recomendable darle una vuelta al Plan de Energías Renovables 2011-2020: http://www.idae.es/index.php/id.670/relmenu.303/mod.pags/mem.detalle