biomasa

La covid-19 y un invierno poco frío acumularán más pélets en origen y se abaratará su precio

1
El paso de la borrasca Filomena ha sido engañoso. El intenso frío que provocó fue efímero y la Agencia Estatal de Meteorología confirma que en enero de 2021 hubo récords tanto de bajas como de altas temperaturas. Esto, unido a las repercusiones de la covid-19 sobre el uso de biocombustibles en el turismo y segundas residencias, provoca que se mantengan e incluso bajen los precios de pélets, huesos de aceituna y astillas para calefacción. Las fábricas siguen comercializando cantidades almacenadas y se prevé que sigan así incluso para la campaña próxima.
La covid-19 y un invierno poco frío acumularán más pélets en origen y se abaratará su precio

“En el Levante y el sur de España las temperaturas han sido anormalmente altas, lo que unido al retraimiento del turismo en estas zonas, donde hay muchas segundas residencias con estufas instaladas, ha incidido también en un menor consumo de pélet del habitual. De continuar la situación actual, los precios pueden bajar aún algo más y se acumulará stock para la campaña que viene”.

Así lo aventura la Asociación Española de Biomasa (Avebiom), que acaba de dar a conocer el índice de precios de biomasa al consumidor del último trimestre de 2020 referido al pélet, hueso de aceituna y astilla. Aseguran también que “a pesar de las dos semanas de frío intenso provocado por Filomena, no está siendo un invierno de bajas temperaturas y las fábricas siguen comercializando stock de la campaña anterior. Este es uno de los motivos por el que los precios se mantienen contenidos en lugar de ver las habituales subidas de esta época del año”.

En relación a los pélets para usos domésticos, en el cuarto trimestre de 2020 los precios descendieron ligeramente para mantenerse en niveles similares a los del resto del año. Solo la tonelada de pélet servida a granel con camión cisterna experimentó una pequeña subida. El saco de quince kilos acabó el año a 4,39 euros (6,14 céntimos por kilovatio hora producido, c€/kWh); la tonelada de sacos en palet, a 284,29 euros (5,97 c€/kWh), la tonelada a granel en volquete, a 240,27 euros (5,04 c€/kWh); y la tonelada a granel en cisterna, a 256,90 euros (5,39 c€/kWh).

El pélet, entre más barato, igual o más caro que el gas y el gasóleo
Si se toman como referencia los precios actuales del gas recogidos por el Instituto para Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), el pélet está más caro, al situarse el combustible fósil en un coste de 4,80 c€/kWh. Sin embargo, dependiendo de la comercializadora, y según el portal Preciogas, esos costes fluctúan entre los 4,45 c€/kWh de Iberdrola y los 5,69 de EDP, lo que mantiene a algunos suministros de pélets más baratos que el gas de esta compañía, además de otras como Repsol y Lucera.

El gasóleo C, según los mismos índices del IDAE estaba en enero a 5,65 c€/kWh. Tanto este coste como cualquiera de los combustibles fósiles están muy por debajo de los otros biocombustibles a los que Avebiom hace un seguimiento: hueso aceituna y astilla. En cuanto al primero, aseguran que “los precios durante el cuarto trimestre de 2020 volvieron a mostrarse estables. Dada la cosecha de aceituna de la última temporada, mayor que la de 2019, la tendencia a medio plazo será a la estabilidad en los precios o, incluso, de ligera bajada si la climatología sigue igual”.

El pasado año el coste de calentarse con huesos de aceitunas alcanzó de media los 4,11 c€/kWh si se compró en sacos individuales, de 4,05 si es una tonelada de sacos en palet, de 3,15 con una tonelada a granel con volquete y de 3,41 con cisterna. Todos los precios son prácticamente iguales con los que se cerró 2019. Por último, la astilla de madera muestra una idéntica estabilidad de precios y costes entre 2019 y 2020. En concreto, se cerró el año con la tonelada a 110,97 euros (en 2019 fue de 112,93) y el coste se quedó en 2,51 c€/kWh, frente a los 2,56 de 2019.

Añadir un comentario
Miguel
Este invierno se ha quemado mucho gasóleo comprado durante el confinamiento a precios muy bajos. El gran potencial de los pelets está en conseguir mantener estable precios por debajo del gasóleo y del gas que anime al cambio. Con precios similares el crecimiento se verá mermado.