biomasa

Hay biomasa suficiente para cubrir los objetivos de cinco PER 2011-2020

0
Una de las aportaciones del PER 2011-2020 recientemente aprobado es la cuantificación de la biomasa no industrial necesaria para cubrir los objetivos de generación de electricidad. Según dicho plan, el objetivo de 1.350 MW instalados para 2020 se podría lograr con 18 millones de toneladas anuales de diferentes biomasas, desde residuos forestales y agrícolas a cultivos energéticos. Los cálculos realizados por el IDAE estiman que la biomasa potencial anual llega casi a 89 millones de toneladas anuales, es decir, cinco veces más.
Hay biomasa suficiente para cubrir los objetivos de cinco PER 2011-2020

Entre la larga e interesante ristra de información que aporta el Plan de Energías Renovables 2011-2020 está un resumen del potencial total disponible de biomasa en España y la cuantificación necesaria para cubrir los objetivos de producción de energía eléctrica. Hasta ahora habían trascendido principalmente las cifras de esos objetivos: 817 MW a instalar hasta 2020, para llegar a los 1.350 MW totales. De la primera cifra, 518 MW corresponden a generación pura y 299 MW a cogeneración. Pero la cuestión es si hay biomasa suficiente para cubrir esos 1.350 MW de 2020. Sí la hay, hasta cinco veces más de la necesaria. Hay que matizar, no obstante, que esa biomasa no industrial disponible puede tener otros muchos usos, desde térmicos a la elaboración de compost.

El objetivo del PER prevé la implantación de cultivos energéticos, pero aún sin estos, solo con los residuos agrícolas, tanto herbáceos como leñosos, y los procedentes de aprovechamientos madereros, suman un potencial disponible de 33,5 millones de toneladas anuales, casi el doble de lo necesario para el cumplimiento del objetivo de los 1.350 MW, que se establece en 18 millones de toneladas anuales. Si al potencial disponible de los residuos mencionados se suman los aprovechamientos del árbol completo y las masas herbáceas y leñosas susceptibles de implantar en terrenos agrícolas y forestales la cifra sube hasta los 88,7 millones de toneladas anuales.

45 por ciento de humedad y 60 kilómetros de distancia media
Según se expone en el PER 2011-2020, para presentar unos datos comparables que puedan agregarse, en el cálculo del potencial de biomasa no industrial disponible se han tomado unos valores medios correspondientes al 45 por ciento de humedad (cuando el tipo de biomasa no alcanza o excede este valor en su producción real se ha calculado el dato equivalente), coste medio de transporte idéntico en todos los casos (distancia media 60 km) y costes asociados a la obtención de biomasa. En este sentido, el coste medio más bajo de las operaciones de obtención de biomasa en verde lo dan los restos agrícolas (herbáceos y leñosos), con 20 euros por tonelada, y el más alto, las “masas herbáceas susceptibles de implantación en terreno agrícola”, que asciende a los 45,62 euros por tonelada. 

Conclusión: “considerando el consumo final de biomasa de procedencia no industrial necesario para cumplir los objetivos a 2020 y comparándolo con el potencial de biomasa disponible calculado puede afirmarse que existe suficiente recurso para alcanzar los objetivos fijados”. Así se afirma en el PER 2011-2020, que establece el siguiente reparto para confirmar ese seguro abastecimiento: 9,6 millones de toneladas anuales de restos y aprovechamientos de masas forestales existentes; 5,9 millones de toneladas procedentes de residuos agrícolas herbáceos y leñosos; y 2,5 de cultivos energéticos, tanto herbáceos y leñosos en terrenos agrícolas como de estos últimos en terrenos forestales.


Añadir un comentario