biomasa

Roberto de Antonio, socio fundador de Factor Verde

Hacia la biomasa térmica: innovación para avanzar

1
Roberto de Antonio afirma que cuando se serenen los ánimos del mercado energético, del déficit de tarifa y de los mercados financieros (“todas ellas cosas de las que no tiene culpa ninguna la biomasa”) crecerá la biomasa eléctrica y se pondrán en marcha proyectos ahora “durmientes”. Mientras tanto, la biomasa térmica no debe frenar su avance porque “no necesita primas ni planes”. De Antonio anima a que administraciones y promotores hagan bien su trabajo, apuesten por la ingeniería y la innovación y aparten a especuladores y “paracaidistas”.
Hacia la biomasa térmica: innovación para avanzar

En las fechas en las que nos encontramos podemos decir que 2013 ya ha cogido carrerilla. Sin embargo, el presente para las renovables en general sigue paralizado. A pesar de las continuas reclamaciones del sector, no parece que el mensaje cale a nivel institucional y siguen sin vislumbrarse a corto plazo apoyos a una industria que, hasta hace poco, era líder a nivel internacional y también en innovación y creación de puestos de trabajo.

Respecto a la biomasa para producción de energía eléctrica, mucho (y muy rápido) tienen que cambiar las cosas para llegar a los 1.350 MW de potencia, objetivo recogidos en el PER 2011-2020. Todo indica que se repetirá lo que ocurrió con el anterior PER (objetivo de 2.000 MW en biomasa para 2010, de los que no se llegó ni a 600 MW, menos del 30 por ciento del objetivo), es decir, fracaso total en lo que concierne a biomasa.

Al incluir la biomasa eléctrica en el saco de otras renovables (que al menos tuvieron oportunidad de desarrollarse) se ha matado la gallina antes de que pusiera el huevo. Miopía total de nuestros políticos al frenar la energía renovable que más dinero ahorra al Estado, que más empleo genera y que más ayuda a frenar los incendios forestales. Esta situación es tan increíble que los que nos dedicamos en cuerpo y alma a este sector creemos que cuando se serenen un poco los ánimos del mercado energético, del déficit de tarifa y de los mercados financieros, todas ellas cosas de las que no tiene culpa ninguna la biomasa, se abrirán de nuevo el mercado para la producción de energía eléctrica con biomasa y se pondrán de nuevo en marcha los proyectos que mantenemos durmientes.

“La gente empieza a pasar frío por no poder pagar las facturas de gasóleo o de gas”
Mientras tanto, tenemos otra alternativa que no necesita primas ni planes. La biomasa térmica está tomando fuerza paulatinamente en España. Es una realidad que en nuestro país la gente empieza a pasar frío por no poder pagar las facturas de gasóleo o de gas, y que estas facturas pesan demasiado en aquellas industrias y sectores que requieren consumos térmicos elevados, lastrando la competitividad de nuestra economía. Países como Austria, Alemania o Italia tienen ampliamente consolidado el uso de este tipo de energía para la generación de calor: no genera CO2, es notablemente más económica y reduce la dependencia energética a la vez que genera empleo y previene incendios.

Probablemente, y por mera lógica de mercado, la biomasa debería acabar sustituyendo a los combustibles fósiles en muchas aplicaciones. Sería una evolución natural siempre y cuando hagamos bien los deberes y se venza la desconfianza y desconocimiento que todavía existe en el mercado hacia esta forma de energía. Para ello, los promotores de biomasa térmica tenemos que hacer bien las cosas, apostar por la ingeniería y la innovación y apartar a especuladores y “paracaidistas” que provocan daños irreparables en un sector todavía incipiente como el nuestro.

“Si no quieres obtener los mismos resultados de siempre, no hagas lo de siempre”
Hace poco salía publicado en Economics for Energy un estudio titulado Innovación en energía en España. Análisis y recomendaciones. En él se hace hincapié en la situación del mercado energético español, su fuerte dependencia exterior y la necesidad de crear tecnologías innovadoras para poder satisfacer la demanda de energía de manera eficiente. Pues bien, en biomasa térmica tenemos una oportunidad, podemos satisfacer eficientemente una amplia demanda energética. Y la eficiencia es un concepto ligado a la innovación: “si no quieres obtener los mismos resultados de siempre, no hagas lo de siempre”.

Venzamos la inercia del mercado del “no hacer” y del “seguir quemando gasóleo o gas” innovando en recursos, en la forma de explotarlos, de transformarlos, de distribuirlos y de aprovecharlos energéticamente. En biomasa térmica todo está por hacer, y como lo que hacemos es bueno para la sociedad, acabaremos venciendo. Suerte a todos los “probiomasa”.

Añadir un comentario
I.Maule
Si la biomasa térmica no necesita primas, ¿dónde está el problema?. Y de acuerdo con que la biomasa eléctrica es fundamental, pues es gestionable, a diferencia de la eólica y la solar. Respecto a especuladores y paracaidistas, aunque es verdad que hay 'caza primas', las renovables sólo triunfarán si dan beneficios. todosobreenergia.com