biomasa

Un problema que crece: la producción de carne, leche y huevos se ha incrementado en la Unión Europea en un 9,5% entre 2007 y 2018

España, primera de Europa en emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la mala gestión de los estiércoles

2
El proyecto de Estrategia de Descarbonización a Largo Plazo 2050 que está preparando el Gobierno, proyecto que se encuentra abierto a la participación pública hasta el próximo 30 de septiembre, compara por primera vez la situación de España con sus vecinos europeos en cuanto a la responsabilidad de la ganadería en el cambio climático. Pues bien, según los datos del Gobierno, España es el cuarto país de Europa con más emisiones provenientes de la ganadería, sólo precedido por Francia, Alemania y el Reino Unido, países cuya población y PIB son muy superiores, en los tres casos, a los españoles. Y, peor aún: España es la primera en cuanto a emisiones provenientes de la gestión de estiércoles. [Foto: Tania Garnica/Greenpeace].
España, primera de Europa en emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la mala gestión de los estiércoles

El borrador de Estrategia de Descarbonización a Largo Plazo 2050 muestra también que, mientras las emisiones de este sector se estabilizan en Europa, en España no paran de crecer. Según los datos aportados, el sector agrícola es ya el responsable de un 12% de las emisiones de España, siendo la ganadería la responsable del 67% de estas. El liderazgo español en las emisiones derivadas de la gestión de estiércoles deriva, según Greenpeace, de un modelo de ganadería industrial y, en particular, del crecimiento exponencial de las macroexplotaciones industriales de porcino, "ya que éstas producen ingentes cantidades de estiércoles que están también provocando graves problemas de contaminación de aguas por nitratos". Por esto último, la Comisión Europea dio en junio tres meses a España para que presentara medidas que reviertan este problema (el plazo termina la próxima semana).

Luis Ferreirim, responsable de agricultura de Greenpeace España: “es inadmisible que, en una situación de emergencia climática y de grave contaminación de las reservas de agua del futuro por nitratos, siga sobre la mesa el proyecto para construir una macroexplotación de vacuno de leche en Noviercas o que, casi cada día, se presente un nuevo proyecto, o ampliaciones de macrogranjas de cerdos en España. Sin duda, vamos directos al desastre, pero el sector agrícola, y en particular el ganadero, sigue siendo el gran olvidado en la políticas climáticas”

En este marco geneal, Greenpeace EU presentó ayer Farming for failure, un análisis denunciando que, en la Unión Europea, la producción de carne, leche y huevos se ha incrementado un 9,5% entre 2007 y 2018 y que esto se ha traducido en un incremento del 6% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la ganadería, que son ya el 17% del total de las emisiones de la UE.

Según este análisis, los sectores que más contribuyen al conjunto de las emisiones son el lácteo, el porcino y el vacuno de carne con, respectivamente, el 33%, el 26% y el 25% de las emisiones del sector ganadero. La producción de carne de aves contribuye con un 10%; la de huevosm con un 3%; y la de carne de pequeños rumiantes (caprino y ovino), con otro 3%.

El estudio muestra también que reducir a la mitad la ganadería en la Unión Europea sería como eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero de 11 países europeos (Malta, Chipre, Luxemburgo, Letonia, Eslovenia, Estonia, Lituania, Croacia, Dinamarca, Suecia).

Luis Ferrerim: "la solución para el sector ganadero la da el propio borrador: reducir el número de animales. Para Greenpeace, acabar con la ganadería industrial y apostar por la ganadería ecológica y extensiva, que a la vez es vital para mantener un mundo rural vivo, y una dieta de salud planetaria son los otros ejes de la solución, pero lamentablemente falta valentía política para poner esto en marcha. La Política Agrícola Común no puede ser otra oportunidad perdida, porque no nos queda tiempo”

El pasado martes, Greenpeace, junto con Ecologistas en Acción y Oxfam Intermón, comenzó el primer litigio climático contra el Gobierno de España, en el que las organizaciones demandan al gobierno para exigirle mayor ambición climática: una reducción de las emisiones de al menos el 55% en 2030 respecto a 1990 y alcanzar el cero neto en 2040. Para alcanzar esta reducción es importante actuar en todos los sectores, tal como urge la comunidad científica.

Añadir un comentario
METGE Julien
Podemos ayudar a secar el purin de cerdo si es necesario con calor solar térmico (www.newheat.com)
José Antonio Fuertes Collar
Mientras exista demanda existirá producción, Si no se produce en España se producirá en Polonia, en Ucrania, en China o en Brasil, etc. La consecuencia será que, por culpa de la menor exigencia medioambiental de estos países, acabará produciéndose aún más contaminación. ¿O el objetivo es alejar la contaminación por aquello de “ojos que no ven…”? Todos sabemos que, por razones obvias, lo más barato es lo que más demanda tiene. En la ganadería a pequeña escala - además de producir lo justo para sobrevivir (para “ir tirando” ) - no existen sábados, ni domingos, ni vacaciones. ¿Algún predicador está dispuesto a llevar una vida así? Ahora tenemos la oportunidad de evitar que esto suceda. Aún mejor; tenemos la oportunidad de convertir los residuos en energía renovable y en fertilizantes orgánicos (mermando el uso de los fertilizantes químicos) Ahora es tenemos la ocasión de reorientar y reconducir la producción agroganadera pero en ningún caso de eliminarla o, ni tan siquiera, de reducirla; sobremanera si lo más importante es el precio. Si jugamos a todo o nada; será nada. Existen innumerables estudios sobre la contaminación que producen las granjas cada día pero apenas existen propuestas concretas para evitarla y mucho menos legislación que obligue a ello. Dado que no hay dinero público suficiente para construir las instalaciones de gestión necesarias la solución es lograr que los “residuos” de las granjas produzcan beneficios por sí mismos. Todos conocemos la solución. Esta no es otra que la gestión eficiente de los subproductos mediante lo siguiente: • Producción de gases renovables (biogás, biometano, syngas) con los que obtendremos electricidad, agua caliente y carburantes • Producción de fertilizantes orgánicos sólidos y líquidos • Producción de microalgas, biomasa, etc. (en el digestato líquido) • Recuperación del agua (tras el filtrado del digestato) Yo pregunto: Sabiendo que esta es la mejor solución ¿por qué nadie exige su aplicación? ¿Por qué todos los esfuerzos están dirigidos a pedir lo imposible?. Esto se parece mucho a la actitud de los políticos que solamente hablan para complacer a sus propios votantes obviando el interés general de los ciudadanos. Al igual que se ha legislado y se han modificado numerosas prácticas en el ámbito ganadero solamente es necesario legislar exigiendo lo siguiente como “Mejor Práctica de Gestión de Purines”: 1. Gestión anaeróbica obligatoria para todos los “residuos” agroganaderos con un grado de humedad superior al 75%. 2. Tratamiento inmediato de los purines (La acumulación de los purines, estiércoles, etc. bajo las granjas y/o en las balsas está produciendo una gigantesca contaminación- amoniaco principalmente- que nadie valora) 3. Las compañías de electricidad deben facilitar obligatoriamente la inyección de la electricidad excedentaria 4. La electricidad debe ser remunerada de modo que permita la amortización de la instalación en un máximo de 10 años (entre 15cs€/kWh y 20 cs€/kWh) 5. Para la generación de electricidad procedente de la digestión de purines y de estiércoles no será necesario aportar aval para obtener el punto de conexión. 6. En los casos en que sea viable debe facilitarse la realización de redes de calor siendo la energía remunerada de modo que la inversión en la red se amortice en un plazo máximo de 10 años. 7. Las granjas deben disponer superficie agrícola aneja que permita el desarrollo de actividades agrícolas en las que se aplicará al menos un 100 % del digestato generado o deben aportar un contrato con una empresa de fertilizantes que lo retire de la granja (cabria también una solución mixta). Otro tema. Un aspecto siempre olvidado es el bienestar psicológico de los animales de granja del que nadie habla. En el fondo seguimos siendo igual de egoístas; solamente nos importa “nuestra agua”, “nuestro aire”. Como si los humanos fuésemos los únicos seres sobre el planeta Tierra.