biomasa

De 2.800 a 4.250 plantas de biomasa eléctrica en diez años

0
La consultora alemana Ecoprog acaba de publicar el informe Biomass to power.The world market for biomass power plants 2014/2015. En él se aportan una batería de datos, cifras y pronósticos que básicamente se resumen en que de 2.800 plantas de biomasa eléctrica (suman 47 GW) que había repartidas por el mundo (la mitad en Europa) en 2013 se pasará a 4.250 en diez años. Aunque los incentivos públicos a la producción de este tipo de energía se han frenado en la UE, países como Brasil, China, Colombia, India, México y Vietnam las mantienen, y será dónde se construyan más plantas.
De 2.800 a 4.250 plantas de biomasa eléctrica en diez años

No todo es biomasa en el informe. Las cifras de Ecoprog no solo incluyen las plantas que utilizan exclusivamente biocombustibles sólidos, sino también las que los emplean parcialmente, como el caso de las incineradoras y las centrales de co-combustión con carbón. Según informan en el extracto del informe de Ecoprog, de estas últimas hay 350 del total de 2.800 que se contabilizaron a finales de 2013. La potencia total de todas ellas sumaba 47 GW y según los cálculos reflejados en el extenso trabajo presentado por la consultora alemana se llegará a 2023 con 4.250 plantas y 67 GW.

Entre las informaciones que jalonan la publicación del documento está también la actualización de los datos a mediados de 2014. Según estos, desde los recogidos en 2013, el número de plantas se ha incrementado en 250, llegando en la actualidad a las 3.050 en activo, y sin contar las de co-combustión con otros combustibles no orgánicos. La potencia reunida en este caso sería de 49,5 GW. “El apoyo creciente a nivel mundial a las energías renovables y el desarrollo de fuentes de energía nacionales a partir de sus residuos, como la biomasa forestal y el bagazo de la caña de azúcar, son las razones más importantes de este crecimiento”, destacan en Ecoprog.

España como ejemplo de freno a la biomasa eléctrica
Sin embargo, este crecimiento es desigual, ya que reconocen que la retirada o recorte de ayudas e incentivos a la producción de energías renovables en países de la Unión Europea ha supuesto que se estanque el ritmo de construcción de plantas en el viejo continente. El informe cita expresamente los casos de España, Letonia y la República Checa como lugares en los que más se ha frenado la evolución de la biomasa eléctrica, mientras que en Gran Bretaña y Francia, subrayan, “se están construyendo más plantas que nunca”.

Pero donde más se enfoca el crecimiento es fuera de Europa. En Ecoprog consideran que los incentivos a la producción de electricidad con fuentes renovables seguirá siendo el factor más importante de desarrollo de la biomasa, y añaden que a principios de 2014 alrededor de 140 países habían introducido políticas en esta línea. Citan casos como los de Vietnam, que al igual que en 40 países, cuenta con sistemas de primas; el de Colombia, que dispone de un impuesto reducido de producción de electricidad con biomasa; y el de México, que da facilidades al acceso a la red para las plantas.

Sinergias con las industrias azucarera, arrocera y maderera
El informe considera a China, India, Brasil y Estados Unidos como los mercados más importantes en la actualidad, y en general se muestra a Asia y América del Sur como las regiones con un mayor dinamismo para el desarrollo de nuevas plantas debido a las sinergias que se establecen con las industrias del azúcar, el arroz y la madera.

A pesar de todo, Europa se mantendrá como el mayor mercado para la generación de electricidad con biocombustibles sólidos en los diez próximos años. En el comunicado de Ecoprog que apoya la publicación del informe se afirma que de las 1.200 plantas que existían en el continente en 2013 se pasará a 1.750 a finales de 2023. Eso sí, advierten de que la primacía que tienen las empresas europeas en todo el mundo en cuanto a desarrollo tecnológico y construcción de plantas se verá alterado por la irrupción de la industria china.

Añadir un comentario