biomasa

Bioplat refuerza la posibilidad de aprovechar derechos de patentes sobre bioenergía entre sus miembros

0
Bioplat, la plataforma tecnológica y de innovación Biomasa para la Bioeconomía, y la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) han actualizado el convenio de colaboración para “facilitar, impulsar y estimular el conocimiento y la utilización de los derechos de la propiedad industrial” entre los miembros de la plataforma. Cada trimestre, el World Patent Index registra más de doscientas familias de patentes sobre tecnologías de conversión de la biomasa  para la producción de energía.
Bioplat refuerza la posibilidad de aprovechar derechos de patentes sobre bioenergía entre sus miembros
Firma del nuevo acuerdo entre el director de la OEPM y la presidenta de Bioplat

Bioplat afirma que las actuaciones llevadas a cabo con el OEPM desde que firmaran el convenio de colaboración que les unía desde 2013 se han centrado en el ámbito de la bioenergía: biocombustibles sólidos, generación eléctrica y térmica, syngas, biogás, bioalcoholes, biodiésel, bio-jet fuel y otros biocombustibles como el biohidrógeno, bio-oils y biopropano, entre otras.

A partir de ahora, con la renovación y actualización del convenio, también se  contempla la realización de actividades conjuntas relacionadas con la propiedad industrial en el ámbito de los bioproductos: biomateriales como biocomposites, biofibras y bioplásticos; bioproductos químicos como los biofertilizantes, biocosméticos y biofarmaceúticos; bioaditivos alimentarios y bioproductos alimenticios para animales, entre otros.

Margarita de Gregorio, coordinadora de Bioplat, explica a Energías Renovables que “lo que se ha hecho fundamentalmente han sido análisis de patentes, de tecnologías, de proyectos de investigación y de otras actuaciones y avances innovadores en el ámbito de la bioenergía”. Y añade que “ahora hacemos lo mismo en el ámbito de los bioproductos, para analizar la generación de propiedad industrial y la I+D+i en la cadena de valor completa de la bioeconomía”.

Constante aparición de patentes sobre bioenergía
Una de las cuestiones que abarca el convenio es la cooperación entre ambas entidades en la elaboración y difusión de monografías, estudios, boletines de Vigilancia Tecnológica e informes sobre aspectos específicos relacionados con la bioenergía y los bioproductos considerados de interés para los miembros del sector español de la bioeconomía que conforman Bioplat.

En la publicación trimestral de los boletines de Vigilancia Tecnológica centrados en la biomasa se informa sobre la identificación de las familias de patentes sobre tecnologías de conversión de la biomasa para la producción de energía. Aunque en los tres últimos no cuantifican el total de estas familias contenidas en la base de datos del World Patent Index, la media hasta el primer boletín de 2019 era de 230 por trimestre.

Lo que sí se mantiene en los boletines es una selección de los documentos de patente identificados en cada trimestre. En el referido al cuarto trimestre de 2019 hay una selección de cincuenta y uno, entre los que se encuentra uno del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) sobre un método para la purificación de biogás a biometano.

Catalizador con rutenio, alúmina y cesio para convertir biogás en biometano
El documento del CSIC hace mención a un método “para obtener un catalizador estable, selectivo y altamente activo y usarlo en la metanización directa de biogás en reactores intensificados que operan en una sola etapa con un alto nivel de conversión. El catalizador desarrollado comprende una formulación basada en rutenio soportada en alúmina modificada con cerio”.

Tras la firma del acuerdo que permitirá mantener la publicación de estos boletines, tanto la presidenta de Bioplat, Isabel Cañellas, como el director de la OEPM, José Antonio Gil, afirmaron que “esta colaboración estratégica entre ambas entidades permitirá impulsar la competitividad de la industria española en el ámbito de la innovación y la protección de la misma en el sector de la biomasa, ambos aspectos clave para una sólida implementación de la bioeconomía en España en la década 2020-2030”.

Añadir un comentario