biomasa

AgroBioHeat abre una ventanilla para potenciar la biomasa en el medio rural

0
Desconfianza sobre el funcionamiento de calderas con agrobiomasas, ausencia de instaladores solventes y de garantías, dificultades para acordar el suministro del biocombustible… Desde el proyecto AgroBioHeat han detectado algunas de las reticencias a instalar calderas que quemen agrobiomasas locales, como paja, podas, hueso de aceituna o cultivos energéticos. El objetivo es facilitar a ayuntamientos, granjas o agroindustrias interesadas las mejores opciones para que les salga rentable, ventajoso y seguro instalar equipos de menos de 500 kW.
AgroBioHeat abre una ventanilla para potenciar la biomasa en el medio rural
La paja se considera una agrobiomasa que cuenta en los proyectos que acompañará AgroBioHeat

Hasta el mes de enero de 2020 AgroBioHeat abre una ventanilla para que ayuntamientos, agroindustrias, granjas y empresas del medio rural tengan todas las garantías para dar el paso a la biomasa. Los dos socios españoles de este proyecto del programa Horizonte 2020 de la Unión Europea, el Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (Circe) de la Universidad de Zaragoza y la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom), se encargan del trabajo.

Avebiom y Circe lo llaman “iniciativas bandera de consumo de agrobiomasa para generación de calor en pequeñas instalaciones (menos de 500 kWt)”. El acompañamiento que harán ambas entidades “pretende servir para ayudar a las nuevas iniciativas a encaminarse hacia una implementación exitosa”.

¿Y a qué llaman Avebiom y Circe iniciativas bandera? A aquellas que usen agrobiomasa generada localmente, como paja, podas, hueso de oliva y cultivos energéticos para la generación de calor (calefacción, agua, calor o vapor de proceso). La instalación ha de ser “moderna, automatizada, con tecnologías de probada solvencia en usar agrobiomasa de manera eficiente y con bajas emisiones”

Una instalación que cuente con una amplia aceptación social    
Otros requisitos es que sea una instalación singular, no habitual, y replicable. Por último, ha de contar con una amplia aceptación social, basada en una comunidad local que juegue un papel en el proceso (por ejemplo en el suministro de biomasa) o en su viabilidad social.

Una vez presentada la instalación, Avebiom y Circe aportan “la visión sobre cómo enfocarla y garantizar el suministro, apoyarán a alinear a los actores, a conocer formas de financiación ventajosas, a contactar con proveedores o tecnólogos de garantías y a trabajar con la comunidad local para que el proyecto llegue a término”.

Ejemplo: una granja, cooperativa o agroindustria que desea autoconsumir sus subproductos
Desde AgroBioHeat ponen algunos ejemplos para orientar: un ayuntamiento rural que desee instalar una red de calor, o una caldera en dependencias municipales; una empresa de servicios energéticos con potenciales clientes que no acaban de decidirse por la biomasa agrícola; o un propietario de una granja, una cooperativa o agroindustria que desea autoconsumir sus subproductos.

El proyecto está financiado al cien por cien (tres millones de euros) por el programa de investigación e innovación Horizonte 2020 y tiene un importante componente de impulso al desarrollo rural. En su presentación se habló de “empoderar a las partes interesadas en el ámbito local para desbloquear el mercado e influir en el desarrollo del marco nacional y europeo para que sean mejor aceptadas las soluciones de calefacción de la agrobiomasa”.

Añadir un comentario