biogás

¿Y si resulta más barato el biogás que la electricidad para mover trenes?

0
Lógicamente, no todos los trayectos son iguales, ni en distancia, ni en desnivel ni en tipo de transporte (mercancías o personas), pero un estudio de la consultora danesa Ramboll ve factible y competente frente a la electricidad el uso del biogás en algunos trenes de Noruega. “Es potencialmente mucho más barato que cambiar a electricidad”, afirman en la consultora sobre la posibilidad de incorporar biogás a algunos de los trenes que aún se mueven con diésel en este país escandinavo. No sería el primero en usarlo. En Suecia ya existe uno.
¿Y si resulta más barato el biogás que la electricidad para mover trenes?

Las especiales condiciones orográficas de Noruega, en concreto en las regiones más frías y septentrionales del país, hace que aún queden trenes que se mueven con diésel. Por este motivo, la compañía gasista noruega Norsk Gassforum encargó a la consultora danesa Ramboll un estudio de viabilidad sobre el potencial de conversión de los trenes diésel a biogás.

La principal conclusión del estudio es que sustituir el diésel por biogás en dichos trenes es “potencialmente mucho más barato que cambiar a la electricidad”. El director del proyecto, Arne Fredrik Lånke, expone el caso concreto del ferrocarril de mayor recorrido de Noruega, el Nordlandsbanen, que cubre más de 700 kilómetros: “si se convirtiera en electricidad requeriría grandes inversiones y llevaría mucho tiempo; el biogás, por el contrario, se puede introducir gradualmente en un tiempo relativamente corto”.

Hay suficiente biogás
Pero, ¿habrá suficiente biogás en Noruega para abastecer a estos trenes? Lånke piensa que sí, al estar involucrados en “tres proyectos que duplicarán la capacidad de generación de biogás durante 2018”. Y apostilla que “en el informe también se observa cómo las cadenas de valor a desarrollar son respetuosas con el medio ambiente”, gracias al trabajo con plantas industriales de biogás.

La experiencia de Ramboll con el biogás y la biomasa le vinculan también a uno de los proyectos europeos más importantes de conversión de centrales de carbón en biomasa, la de Avedore, en Dinamarca. Además, señalan, tienen experiencia previa con un estudio similar sobre biogás en trenes en Finlandia.

Sin salir de Escandinavia, donde sí cuentan con experiencia sobrada en este campo es en Suecia, y más concretamente en la ciudad de Linköping. Nada menos que en 2005 echó a andar el tren conocido como Amanda, que une las localidades de Linjöping y Västervik y que también conllevó la sustitución del combustible diésel por biometano. Fue el primero en el mundo que comenzó a funcionar con biogás.

Añadir un comentario