biogás

El biogás queda fuera de las 7.500 horas de funcionamiento de la biomasa y con menos retribución

0
Las primeras informaciones tras la aprobación de la orden con los nuevos parámetros retributivos a instalaciones de producción de energía eléctrica con renovables, cogeneración y residuos, parecían incluir al biogás dentro de los grupos que aumentan las horas con derecho a retribución. Tras analizar la orden, el sector del biogás demuestra todo lo contrario. Las horas no aumentan, se quedan muy por debajo de lo que estaba la biomasa (en 4.235), y durante este año las plantas recibirán incluso menos retribución por kilovatio hora producido.
El biogás queda fuera de las 7.500 horas de funcionamiento de la biomasa y con menos retribución
Planta de biogás de Sant Esteve de Guiabes, en Vilademuls, Girona. FOTO: Biovec

“Mira, en nuestro caso, la retribución a la inversión (Ri) nos baja de 485 euros el kilovatio hora a 470; y la retribución a la operación (Ro) será de 13, 16 y 20 euros por megavatio hora en el periodo 2020-2022, cuando ahora estábamos en 32 €/MWh, por lo tanto baja a más de la mitad”. Los responsables de una planta de biogás con producción de electricidad muestran con estas cifras su enfado ante los efectos de la nueva orden de parámetros retributivos.

Hace unos días, cuando dábamos a conocer la reacción de la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA Biomasa) a la orden con los nuevos parámetros retributivos, se decía que recibían con satisfacción la subida de 6.500 a 7.500 horas del límite de producción para recibir la retribución a la operación de plantas de generación de electricidad con  biomasa sólida, biogás y la fracción orgánica de residuos sólidos urbanos (FORSU). Pero no es el caso de las del biogás.

Lo advirtió enseguida Óscar Bartomeu, gerente de Biovec y afectado por algunas de sus plantas de biogás en España: “no solo no nos han incrementado las horas, sino que en muchos casos han bajado la retribución para 2020, y aunque luego aumente progresivamente, de nuevo han actuado sin ningún argumento técnico que avale el primer recorte”.

Retribución específica para plantas muy específicas
Cada planta de biogás es un caso muy diferente, ya que las hay que dependen de vertederos y depuradoras municipales y otras que son agro-industriales y que su producción varía entre el autoconsumo térmico y/o eléctrico y la inyección de electricidad a la red. No obstante, algo en común a todas es que no pueden pasar de las 4.235 horas de funcionamientob con derecho a retribución especial.

Y para cada planta se establece una retribución específica acorde con la vida útil regulatoria de la misma, con cálculos de coeficientes de ajuste, retribución a la inversión, retribución a la operación, ingresos por la venta de electricidad al sistema y otros ingresos de explotación.
 
Retribuciones y limitaciones con efectos negativos
Francisco Repullo, presidente de la Asociación Española de Biogás (Aebig), incide en que "hay dos puntos que inciden negativamente en la viabilidad de las instalaciones acogidas al nuevo marco retributivo de la Ley del Sector Eléctrico: la limitación de las horas, que se mantiene, y la estimación de los costes por operación y mantenimiento que dan lugar a las retribuciones establecidas en la orden".

Con respecto a estos últimos costes, Repullo explica que "se establecen unos costes de operación a futuro y unos ingresos también a futuro por la venta de la energía eléctrica, ambos estimados, y lo que se pagará será la diferencia entre los dos, con el objetivo de compensar los costes y que por tanto no afecten a la 'rentabilidad razonable', que pasa del 7,39 al 7,09 por ciento".

Seis años denunciando la limitación a 4.235 horas
Hace seis años que Aebig denuncia la limitación de las 4.235 horas, al considerar que hace imposible alcanzar dicha rentabilidad razonable, ya que el exceso de horas de generación no se compensa con sus costes. Una planta eficiente y bien gestionada, condición que se establece en la normativa, opera de media entre 7.500 y 8.000 horas anuales.

El presidente de Aebig recuerda que “además se mantiene este marco retributivo exclusivamente para las plantas que estuvieron en su día inscritas en el régimen especial del real decreto 661/2007, las posteriores siguen sin recibir ningún tipo de apoyo, con ingresos dependientes únicamente del precio de mercado, con toda su incertidumbre e insuficiencia”.

Si se piensa más en el biometano hay poco comercializable
Hay centros de investigación, ingenierías y promotoras de plantas de biogás que entienden que hay que olvidarse de una electricidad incentivada mediante una tarifa especial y centrarse más en el concepto de biorrefinería, con producción térmica, fertilizantes orgánicos, entre otros productos, a partir del digestato y conversión del biogás en biometano.

Desde el sector del biogás se intuye que la poca ambición e incluso la rebaja en torno a la retribución de la electricidad generada con sus plantas se debe a que el Gobierno piensa más en la valorización como biometano. Así se desprende también del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC). El problema es que en la actualidad solo hay una planta inyectando biometano en la red de gas y casi 150 registradas en la orden de parámetros retributivos produciendo electricidad.

Añadir un comentario