biogás

Biogás: impuestos por producir electricidad y por hidrocarburo

1
Francisco Repullo, presidente de la Asociación Española de Biogás (Aebig), denuncia en el último número de la revista Energías Renovables la injustificada discriminación tributaria que sufre el sector al que representa, al pagar el impuesto del 7% por producción de electricidad y el impuesto de hidrocarburos como, por ejemplo, paga el carbón.

Biogás: impuestos por producir electricidad y por hidrocarburo

“Esta situación es exclusiva del biogás, que es la única renovable que soporta dos veces un impuesto a su producción: primero, como biogás; y, posteriormente, como energía eléctrica, teniendo en cuenta que no son las plantas quienes producen el biogás sujeto al impuesto”. Francisco Repullo repasa en las páginas del último número de la revista Energías Renovables la dramática situación que sufre un sector que también padece el resto de normativas que afectan negativamente a las renovables y que ha ido aprobando el Gobierno del Partido Popular.

Dicho número contiene un especial sobre bioenergía en el que se analizan muchos de los aspectos de la evolución y actual estado de tecnologías e industrias asociadas a los biocarburantes, la biomasa y el biogás. Manuel García, presidente de la sección de Biomasa de la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA), analiza cómo repercutirá en el sector el último real decreto 9/2013 que establece la retribución a las instalaciones renovables en función de una “rentabilidad razonable” que ha fijado en el 7,5%.

Con datos objetivos en la mano, la biomasa, y más el biogás, saldría a cobrar más porque no llegan a ese 7,5%, pero García sospecha que “intentarán rebajar un poco por aquí y otro poco por allá (…) para que a ellos (el Gobierno) les salga un resultado que les sirva para no poner dinero”. Repullo también mantiene la mosca detrás de la oreja sobre el eficaz cumplimiento de esta norma y recuerda que establece que “sólo se tendrán en cuenta aquellos costes e inversiones que respondan exclusivamente a la actividad de producción eléctrica”. “Esto deja la puerta abierta a excluir gastos administrativos autonómicos y municipales, así como equipamiento y trabajos necesarios para pre o post tratamientos, depuraciones, requisitos medioambientales, etc”, apunta Repullo en una interesante entrevista.

Añadir un comentario
Luis
Lo que está pasando con el biogás es alucinante. Es la renovable estrella de Alemania, Italia, Holanda, los países Escandinavos, y ahora Inglaterra y Francia. Básicamente, países serios que buscan desarrollos renovables no especulativos y apoyar su medio rural. Mientras, en Hispanistán, una potencia agrícola y agroalimentaria, esto es impensable, porque no hay burbuja posible con el biogás de residuos. No hay dinero para repartir, no hay plantas de 50 o 100 MW por hacer.... por eso jamás tuvo una política de apoyo serio. En Hispanistán solo molan las burbujas. Mientras en toda Europa se revisan los incentivos a solar y eólica, se mantienen o incrementan los de biogás, pues cada euro invertido en ella va a parar directamente al sector primario. Aquí doble impuesto. Los del Ministerio de Industria son unos mamporreros de UNESA, y no se puede esperar nada de ellos, pero la dejación de funciones del pusilánime, estulto y reactivo Ministerio de Agricultura es para hacérselo mirar. Luego hablan de potenciar la industria agroalimentaria o el desarrollo rural. Entre Industria por malicia y Agricultura por burricia, vamos servidos