biogás

Entrevista exclusiva con Arthur Wellinger, presidente de la European Biogas Association

“El biogás podría cubrir el 2% de la demanda de electricidad de Europa en 2020”

1
A continuación reproducimos la traducción de la entrevista exclusiva a Arthur Wellinger, presidente de la European Biogas Association, que ha realizado el coordinador de Renewable Energy Magazine, Toby Price. En ella se aborda el estado actual del sector y cómo puede contribuir al cumplimiento de los objetivos de la UE en 2020 y más allá. Wellinger entiende que el biogás podría cubrir fácilmente en torno al 2% de la demanda total de electricidad de Europa en 2020.
“El biogás podría cubrir el 2% de la demanda de electricidad de Europa en 2020”

Fundada en Bruselas (Bélgica), en febrero de 2009, la European Biogas Association (EBA) es la más joven de todas las asociaciones europeas en el ámbito de las energías renovables. Sin embargo, crece continuamente. Comenzaron con once miembros, todas asociaciones nacionales de biogás, y en la actualidad cuenta con 52, que componen dichas asociaciones, institutos y empresas de 22 países de Europa. Su constante crecimiento en el número de miembros ofrece una red bien establecida y una plataforma de comunicación para el intercambio de información y conocimientos, permitiendo a los países que recientemente han comenzado a desplegar su capacidad de biogás beneficiarse de la experiencia de los más avanzados. La EBA une a un gran número de expertos en biogás y cuenta con un personal altamente experimentado y cualificado en el asesoramiento sobre políticas, conocimientos e información para promover una legislación beneficiosa y el marco para su desarrollo. EBA es también miembro de la European Renewable Energy Federation (EREF), Aebiom (Asociación Europea de la Biomasa) y la European Biowaste Alliance.

Según los datos de EBA, hay aproximadamente 7.000 plantas de biogás en funcionamiento en toda Europa, con una capacidad instalada de más de 4.000 MWe. El sector cuenta con apoyo normativo en varios países, con la más alta primas en las tarifas por kWh en Suiza, Alemania e Italia.

Arthur Wellinger es director general de Triple E&M, una empresa de consultoría internacional con sede en Aadorf (Suiza). Es conocido por sus contribuciones en el desarrollo de procesos de digestión anaeróbica. También es miembro de varias asociaciones nacionales e internacionales y de grupos de expertos, como el Bioenergy Agreement of the International Energy Agency, donde ha sido designado Coordinador Técnico.

P. El sector del biogás no genera el mismo nivel de interés en los gobiernos o en el mundo de los negocios que otros vinculados a las energías renovables. ¿A qué se debe?
R. En algunos de los PANER (planes de acción de energías renovables) de los países europeos del Este, el biogás está entre los más altos del ranking de las energías renovables, pero en general está clasificado detrás de la energía solar y eólica. Hay una multitud de razones, entre las que destaca la característica del recurso (residuos) y el temor a la complejidad en su tratamiento. Un molino de viento o una célula fotovoltaica probablemente parezcan más simples y sexy a un político que una planta de biogás. Es más, la digestión anaeróbica se divide en, al menos, dos ministerios diferentes (energía y agricultura), por lo tanto necesita la coordinación entre los departamentos correspondientes, lo cual es siempre difícil.
En los últimos años ha surgido otro problema, que es la discusión entre alimento vs combustible. Con un entendimiento completamente equivocado de la vida real, algunas ONG no dejan de afirmar que la biomasa (incluido el biogás) podría ser el malo de la película... que en algunos países la gente se muere de hambre. Por no hablar acerca de los daños medioambientales que los biocombustibles están creando. Supuestamente, ellos son la única razón de que las selvas tropicales hayan desaparecido en los últimos cincuenta años. Sin embargo, cada vez más científicos y administradores bien capacitados empiezan a comprender que el mundo es más complejo. Un resultado de esta nueva forma de pensar es el hecho de que la Comisión Europea ha aplazado por tercera vez la definición del cambio de uso del suelo y el cambio indirecto del uso del suelo.

P. La bioeconomía de la UE ya cuenta con una facturación de alrededor de 2 billones de euros y emplea a más de 22 millones de personas, el 9% del total en la UE. Hoy en día, ¿qué contribución hace el biogás a la economía de la UE en términos de riqueza y creación de empleo?
R. Por desgracia, sólo Alemania produce estas cifras hoy en día. Por lo tanto, resulta un juicio difícil de hacer.

P. Hay un viejo refrán: "donde hay lodo, hay dinero" ¿Cómo son de rentables las plantas de biogás en realidad?
R. Si se quieren hacer ricos (y pobres) de forma rápida, es mejor jugar en la bolsa. Si usted quiere contar con la venta de la energía como su único ingreso, por lo general, es un negocio apretado. Sin embargo, si vende el calor o el digestato, la ganancia neta llega fácilmente al 10%. Si opera en una planta de residuos y obtiene una tasa de entrada a partir del material entregado, también es un negocio como otro cualquiera.

P. No se trata sólo de la generación de ingresos por ventas de electricidad de biogás. La compañía australiana CST Wastewater, por ejemplo, dice que, en la industria cervecera, su planta de biogás puede reducir el consumo de agua a 2,2 litros por litro de cerveza producido (muy por encima del promedio global de 4-5 litros) y el consumo total de energía en un 15 %. ¿Por qué no hacen cola más empresas de energía e industrias de uso intensivo del agua para obtener tales ahorros a través de las plantas de biogás?
R. En Europa hay instalados 2.000 digestores anaeróbicos en diversas industrias (lácteos, cervecerías, destilerías, refrescos, etc) para la limpieza de las aguas residuales. La mayor parte del biogás se utiliza para la producción de vapor. Es indiscutible que existe un potencial importante. Como resultado de ello, la Comisión Europea puso en marcha un proceso de licitación, que se cerró el 8 de marzo.

P. La inyección de biometano en la red de gas natural está en auge en algunos países europeos como Alemania y Suecia. La EBA está involucrada en el proyecto Green Gas Grids, destinado a impulsar la inyección de biometano a la red en todo el continente. ¿Cómo se anima a los demás a seguir los pasos de estos países?
R. Estamos siguiendo diferentes vías, tales como información de los servicios públicos de gas, gestores de redes y, por supuesto, los gobiernos. El foco principal se da en la superación del comercio transfronterizo, que es realmente muy difícil. Sólo tres contratos se han establecido con nuestro conocimiento sobre una base bilateral. Todavía estamos lejos de un comercio libre como el del gas natural.
Al mismo tiempo, colaboramos con el CEN TC 408, donde se definen las normas para la inyección de biometano como combustible para vehículos. Esto no es fácil, porque ni siquiera el gas natural todavía tiene una norma europea.

P. Las especificaciones y las tarifas de alimentación para la inyección de biogás en la red fueron finalmente publicadas el año pasado en Francia. ¿Han conducido a un aumento de proyectos de biogás en este país durante el primer semestre de 2012?
R. Sí, efectivamente. Por lo que sé, se han presentado 80 proyectos y ocho o nueve de ellos ya han conseguido licencia.

P. En contraste, varios países europeos están actualmente cortando (Alemania y Estonia) o incluso eliminando (España) las primas de apoyo a las energías renovables. Esto impacta en la capacidad del sector privado para obtener financiación para proyectos de energía limpia. ¿Frena esta tendencia el desarrollo del mercado en el sector del biogás? En caso afirmativo, ¿cuál es el llamamiento de la EBA para invertir esa tendencia?
R. Ejercer presión junto a las asociaciones nacionales.

P. La CE ha adoptado una estrategia para cambiar la economía europea hacia un mayor uso y más sostenible de los recursos renovables. Los planes incluyen la conversión de los flujos de residuos en bioenergía, que según estimaciones de la CE podrían aportar el 2% de los objetivos de energía renovable para 2020. Sin embargo, ya estamos en 2012. ¿Puede lograrse este objetivo, especialmente en vista de las reducciones de tarifas antes mencionadas?
R. No es muy relevante si se alcanzan los objetivos para el año 2020, siempre y cuando haya un aumento significativo y se definan nuevos objetivos más allá de 2020. Esperamos que en una próxima directiva del Parlamento Europeo se incluyan las medidas de castigo. Con la actual Directiva de Energías Renovables la Comisión sólo puede levantar el dedo, pero en realidad no puede hacer nada.

P. En una entrevista con la revista Energías Renovables del año pasado, Michael J. Turwitt (director general de 2G-Cenergy) dijo que era una realidad que Alemania podría cubrir el 25% de su demanda total de electricidad usando las instalaciones de cogeneración de biogás (CHP) para el año 2020. ¿Está de acuerdo con esta hipótesis? ¿Hay otro país de Europa en camino de alcanzar cifras similares para 2020?
R. Alemania está al 3% y todavía tiene un potencial fácilmente alcanzable para duplicar e incluso triplicar esta cantidad.

P. El Energy Research Centre of the Netherlands de los Países Bajos también prevé que el biogás aportará 64 TWh de electricidad en Europa en 2020, que se traduce en alrededor el 2% del consumo total de electricidad del continente. ¿Es ésta una suposición razonable o se puede lograr un objetivo mayor?
R. Sí, y es muy conservador.

P. En su Biogas Road Map para Europa publicado en 2009, Aebiom pidió que el biogás fuera "plenamente tenido en cuenta en la Plataforma Tecnológica Europea de Biocombustibles" y se deberían introducir incentivos para fomentar el uso de biogás en el sector del transporte en la UE. ¿Cómo está extendido su uso en este sector? ¿Es satisfactorio el nivel de penetración?
R. Está creciendo, sin embargo no tan rápido como quisiéramos. Estamos hablando de un aumento del 25% al año en el mundo y el 13% en Europa. Pero esto no es un problema del biogás, es, en general, una barrera contra los coches de gas que tiene que ser superada. Por eso colaboramos de manera constante con la Natural & Bio Gas Vehicle Association.

P. Volviendo a los avances tecnológicos en el sector, investigadores de la Universidad de Aarhus en Dinamarca descubrieron a principios de año que los subproductos de la producción de ácidos grasos omega-3 del aceite de pescado en combinación con el estiércol del ganado pueden ayudar a aumentar la producción de biogás. Las tecnologías del biogás están en general bastante maduras, ¿sigue siendo necesario mejorar las soluciones tecnológicas para que se haga más presente y, en caso afirmativo, en qué áreas?
R. Esto no fue realmente un nuevo hallazgo, sino que se debió a una cobertura de prensa por "inocentes" periodistas. El hecho es que la tecnología de hoy en día está muy bien desarrollada. Es hora de que los científicos vuelvan al laboratorio y lleven a cabo investigaciones básicas que nos permitan entender mejor el comportamiento de los metanógenos (microorganismos que producen metano).

P. Por último, ¿considera usted que en su actual forma, la legislación europea, como las directivas de vertederos y residuos, dará al sector del biogás las oportunidades de desarrollo que se merece?
R. La de vertederos, sin duda, resulta de gran ayuda para el biogás. La reforma actual de la directiva de residuos y la definición de estos nos da algunos dolores de cabeza. Estamos colaborando muy intensamente con los grupos de expertos correspondientes y hemos proporcionado cientos de datos de análisis de digestato de toda Europa para demostrar que ha logrado desprenderse de su condición de residuo. El Joint Research Centre ha analizado un gran número de muestras.

Entrevista en inglés:
www.renewableenergymagazine.com



Añadir un comentario
carlos carbonell saldivar
muy bueno, como podria hacer para recebir mayor informacion referente al biogas. Un cordial saludo