biocarburantes

Primer vuelo comercial en México con biocarburantes

0
El pasado jueves, la firma aeronáutica Interjet realizó el vuelo comercial 2605, impulsado con biocombustible proveniente del aceite vegetal de jatropha, cosechada en el estado de Chiapas, lo que significa el primer viaje aeronáutico impulsado con biocombustible de la región.

Primer vuelo comercial en México con biocarburantes

El itinerario, que consistió en salida de la Ciudad de México a la terminal Albino García de Tuxtla Gutiérrez, en Chiapas, y su posterior regreso al aeropuerto internacional Benito Juárez de la capital del país, tuvo todos los asientos vendidos en ambos vuelos, “lo cual significa que 300 mexicanos (150 en cada tramo) pasan a formar parte de la historia de la aviación comercial mundial. Para los pasajeros será una agradable sorpresa, ya que Interjet no publicó este evento con antelación ni aplicó cargo especial alguno por este combustible”, señalaron voceros de la firma aeronáutica.

El Airbus A320-200 con registro mexicano XA-MXM salió de la Ciudad de México a las 13.15 y aterrizó en Tuxtla Gutiérrez a las 14.40. La aerolínea subrayó el hecho de que este Airbus es uno de “los más eficientes hoy en día en la tecnología aeronáutica”. El regresó, en el vuelo 2604 en el mismo Airbus, salió de Tuxtla Gutiérrez a las 15.00.

La mezcla utilizada fue de 27% de la llamada bioturbosina.La nave voló con una carga de combustible total de 12.716 litros, casi un tercio de él, 4.039 litros, correspondiente al biocombustible.

Interjet ya había volado el 1 de abril pasado en una modalidad demostrativa con el biocombustible que proviene del aceite vegetal extraído del árbol de la jatropha, que se da en grandes cantidades en el estado de Chiapas, sobre todo en los suelos más pobres, es decir, cuya condición de la tierra no permite otros cultivos exitosos.

La jatropha representa además un beneficio directo para comunidades de Chiapas por las fuentes de empleo que genera su explotación, además de la conservación del ecosistema del estado.

Ese es uno de los motivos por los que el gobierno de Chiapas, junto a los productores directos de jatropha y Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), unieron esfuerzos para establecer una cadena de producción que incluye desde la cosecha de la jatropha, la obtención del aceite y su transporte a la planta de UPO Honeywell, en la ciudad californiana de Anaheim, donde se procesa el aceite en biokeroseno parafínico sintético o bioturbosina, y su regreso a México para su almacenamiento y posterior consumo.

“Por tratarse de un proceso productivo que apenas comienza, el costo actual de producción de bioturbosina es aún varias veces más alto que el costo de la turbosina convencional; sin embargo, los precios del petróleo tienden inevitablemente a subir”, aclaró la aerolínea.

Esto suele sucede después de que el 1 de julio de este año, la Norma Internacional ASTM D7566 entró en vigor en México, en dónde se regula y autoriza el uso de biocombustibles mezclados con turbosina convencional en aerolíneas convencionales, antes de esto, los vuelos con biocombustible tenían que hacerse sólo como demostración y estaban sometidos a protocolos que se caracterizaban por su rigidez.

Interjet informó que “es importante señalar que la aviación civil a nivel global está comprometida a usar sólo biocombustibles denominados de segunda y tercera generación, que son aquellos que no compiten con la cadena de producción de alimento humano o animal”.

Y agregó que si bien se tienen más vuelos comerciales programados que funcionarían con esta bioturbosina, estos de momento serán limitados “tomando en cuenta que el inventario disponible de biocombustible certificado de que dispone ASA es sumamente limitado”.

Por último, la aerolínea dejó ver que  “México tiene condiciones naturales ideales para convertirse en uno de los más importantes productores de bioturbosina, que puede reducir hasta en 80 por ciento las emisiones de CO2”.

Más información:
www.irpat.chiapas.gob.mx
www.interjet.com.mx
www.uop.com

Añadir un comentario