biocarburantes

Los posos de café mueven a los famosos autobuses rojos de Londres

1
Los posos de café son auténticos todoterrenos de la bioenergía. Con ellos, y otros residuos cafeteros, se genera bioetanol, biocombustibles sólidos y biogás. Y biodiésel como el B20 (20 por ciento de biodiésel y 80 por ciento de diésel) que ha comenzado a mover a los famosos autobuses rojos de Londres. Detrás está Bio-Bean, una empresa creada en 2013 por Arthur Kay, que vio la posibilidad de aprovechar como biocombustibles los residuos orgánicos derivados de los 20 millones de tazas de café que beben al día los londinenses.
Los posos de café mueven a los famosos autobuses rojos de Londres

Shell, en el apoyo financiero y tecnológico, y Argent Energy, en la elaboración del biocarburante, forman junto a Bio-Bean la alianza de empresas que han permitido que seis mil litros de aceite derivado de posos de café se conviertan en biodiésel. Se trata de una fase piloto cuyo objetivo final es acabar en los motores de los autobuses de Londres.

Según la información aportada por Shell esos seis mil litros “serían suficientes para alimentar un autobús durante un año”. Pronostican que con los desechos de los veinte millones de tazas de café que consumen al día los londinenses se abastecería en torno a un tercio de la red de autobuses de Londres.

La fábrica en la que trabaja Bio-Bean está capacitada para reciclar 50.000 toneladas de posos de café cada año, gracias a las alianzas que ya ha establecido con cafeterías y empresas del Reino Unido. El aceite obtenido lo mezclan con otras grasas y aceites vegetales y se envía a Argent Energy para que proceda a su transesterificación y produzcan el biodiésel B20 combinado con diésel fósil.  

Biosiédel, briquetas y pélets
Pero Bio-Bean no solo produce aceites a partir de los posos de café. Estos subproductos sirven también para elaborar, además de compuestos químicos, briquetas y pélets para producir energía calorífica. En la compañía destacan el gran poder calorífico de los posos, que llega a ser hasta un veinte por ciento superior al de la madera.

En Energías Renovables hemos reflejado en más de una ocasión la versatilidad energética de los posos de café, capaz de servir para producir pélets, biodiésel y también bioetanol. En cuanto al biodiésel, una investigación llevada a cabo por un equipo de la Universidad de Nevada (Estados Unidos) en 2008 adelantó ya que  existe “una capacidad potencial de producción de biodiésel de alrededor de 200 millones de litros anuales a partir del aprovechamiento de los desechos del café producidos en el mundo”.

Desde la Universidad Nacional de Colombia también se han aportado investigaciones para la producción de biodiésel en lo que es la cuna mundial del café. Por último, este portal publicó igualmente los trabajos de certificación en Centroamérica para desarrollar un proyecto de obtención de biogás a partir de las aguas residuales del proceso de fabricación del café.

Añadir un comentario
Claudio
Sigue siendo diésel con sus emisiones de NOx y PM, no sé dónde está la sostenibilidad de este \"invento\"