biocarburantes

La bioenergía aterriza en Río+20

0
La presentación de un informe de la FAO sobre bosques donde defiende una mejor y más sostenible utilización de los recursos forestales vía, entre otros, su aprovechamiento energético; y un vuelo con biocarburantes a partir de aceites usados de Air Canada han protagonizado la agenda bioenergética de la cumbre de Río+20. Pero, tanto en los foros alternativos como en el oficial se han escuchado voces contrarias al desarrollo de los biocombustibles en general, y los biocarburantes en particular. Vía Campesina, por ejemplo, los incluye junto al comercio de carbono y los transgénicos como una forma de lavarle la cara al capitalismo.
La bioenergía aterriza en Río+20

En la Cumbre de los Pueblos por la Justicia Social y Ambiental de Río+20, evento paralelo a la cita oficial, se leen y oyen las mayores críticas hacia el desarrollo de los biocombustibles en todo el mundo, especialmente los biocarburantes destinados al transporte. El acaparamiento de tierras y el control de las explotaciones y producciones en manos de grandes multinacionales que se achaca a los biocombustibles se encuadra dentro de un rechazo al modelo capitalista. La Alianza ¿Economía verde? ¡Futuro imposible!, que agrupa a más de treinta organizaciones del Estado español, denuncia en Río “la ofensiva capitalista de mercantilización y privatización de recursos naturales que la conferencia pretende legitimar y profundizar bajo el paraguas de la llamada economía verde”.

Los biocarburantes son los que “mueven” principalmente esta cumbre, ya que el etanol está presente en los depósitos de la práctica totalidad de los vehículos que transportan a los participantes. Además, la Organización de las Naciones Unidos para la Alimentación y la Agricultura (FAO) fue de las primeras en mover ficha el pasado lunes a favor de la bioenergía en su conjunto, durante la presentación del informe La situación de los bosques del mundo 2012. La FAO defiende en este texto que “una mejor y más sostenible utilización de los recursos forestales puede contribuir significativamente a superar muchos de los grandes retos que se debaten en Río de Janeiro, incluyendo reducir la pobreza y el hambre, minimizar los impactos del cambio climático y crear fuentes alternativas y más sostenibles de productos biológicos y bioenergía para uso humano”.

Reforestación, programas de ordenación forestal sostenibles y tecnologías apropiadas
El informe se presentó durante un acto de la Conferencia Río +20 organizado por la FAO y sus socios la Asociación Brasileña de Pasta y Papel (Bracelpa) y el Consejo Internacional de Asociaciones Forestales y Papeleras (ICFPA, por sus siglas en inglés). El documento detalla que “la obtención de energía a partir de madera puede ofrecer una solución climáticamente neutra y socialmente equitativa, siempre y cuando se combine con la reforestación y con programas de ordenación forestal sostenibles, y la madera proceda de bosques gestionados de manera sostenible y se queme utilizando tecnologías apropiadas”.

Se insiste en el documento en la gestión sostenible y eficiente de la dendroenergía (energía a partir de la madera), también a la hora de adoptar tecnologías para convertir biomasa en calor y para la cogeneración. Según el informe “aumentar la utilización de energía renovable, incluyendo los dendrocombustibles, con respecto a los combustibles fósiles, puede ser uno de elementos más importantes de una transición mundial hacia economías de bajo carbono. La dendroenergía sostenible puede crear empleo local y utilizarse para redistribuir los gastos derivados de la importación de combustibles fósiles en fuentes nacionales de energía, con beneficios para el empleo y los ingresos".

Casi al mismo tiempo que la FAO presentaba el informe de los bosques, Air Canada concluía con éxito su primer vuelo con biocarburantes entre Toronto y Ciudad de México, incluido en una iniciativa de la International Civil Aviation Organization (ICAO) que terminará con una escala final de otro vuelo de similares características que aterrizará en Río de Janeiro, coincidiendo con la cumbre. El avión empleado fue un Airbus A319 en el que se usó una mezcla al 50% entre carburante convencional y biocarburante a partir de aceites de cocina reciclado. Desde Air Canada afirman que “la mezcla, producida por SkyNRG, ha sido certificada dentro de los estándares normales de combustible de aviación y puede usarse de manera segura sin necesidad de modificar los sistemas de la aeronave”.

Más información:
www.fao.org
http://aircanada.mediaroom.com

Añadir un comentario