biocarburantes

La aportación al PIB de los biocarburantes baja un 18% en 2013

0
El Estudio del impacto macroeconómico de las energías renovables en España de 2013, elaborado por la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA), ofrece una radiografía precisa de los biocarburantes. A los datos ya conocidos del bajón del consumo y el incremento de la producción y la exportación se suma que su contribución al PIB disminuyó un 18,1% en 2013 y que se generaron 455 nuevos empleos, llegando a los 3.364. En el plano ambiental se destaca que los biocarburantes contribuyeron a reducir en 1,2 millones de toneladas de CO2 equivalente las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en el transporte.
La aportación al PIB de los biocarburantes baja un 18% en 2013

La contribución total al PIB de los sectores del biodiésel y del bioetanol en el año 2013 fue de 298,7 millones de euros, de los que 221,5 millones fueron aportación directa y 77,2 inducida. Esta fue la contribución en números absolutos revelada por el estudio anual de APPA. A partir de aquí, toca ponerla en contexto y recordar que dicha cantidad “ha disminuido en términos reales un 18,1% en relación con el año anterior, lo que supone su tercer descenso anual consecutivo en la serie analizada”. El biodiésel aportó 166,3 millones de euros (-27,2%) y el bioetanol 132,4 (-2,7%).

Para APPA, “el nuevo descenso de la contribución al PIB del subsector del biodiésel pone de manifiesto el agravamiento de la delicada situación que venía arrastrando esta industria en España”. Recuerdan que el ejercicio estuvo marcado por la significativa disminución del consumo de biodiésel como consecuencia directa de las rebajas de los objetivos de biocarburantes global y en gasóleo (del 6,5% al 4,1% y del 7,0% al 4,1%, respectivamente) decretada por el Gobierno a principios de 2013. El ligero descenso del bioetanol lo achacan también al recorte del objetivo en gasolinas (del 4,1% al 3,9%) y al continuado descenso de la demanda de estas.

Mas producción y más empleo
En un escenario de descenso global del consumo en un 57,3% respecto a 2014, como se describía en un reportaje de Energías Renovables de junio pasado, los biocarburantes puestos físicamente en el mercado español en 2013 alcanzaron una cuota global en términos energéticos del 3,6% del mercado de gasolinas y gasóleo, quedando por debajo del objetivo global obligatorio (4,1%). Es el mismo porcentaje (3,6%) que consiguieron por separado el biodiésel y el bioetanol, por lo que tampoco se alcanzaron los objetivos en gasóleo y gasolinas. Según APPA, es previsible que se acaben alcanzando con los certificados que los operadores petrolíferos traspasarán del ejercicio 2012.

La menor importación de biodiésel, que se situó entre el 60 y el 70%, cuando en 2012 fue del 76% y en 2011 del 74%, hizo que se frenara el deterioro de la industria, que presentó 15 plantas cerradas y 38 abiertas al 13% de su capacidad de producción. Son múmeros ligeramente mejores a los de años anteriores, aupados por la exportación, que se duplicó en 2013 y subió en un 22% la producción. Todo ello (el bioetanol también incrementó un 16% su producción) permitió que el número de empleos directos e indirectos generados por el sector fuera de 3.364, 455 más que en 2012.

Menos CO2 emitido
APPA concreta que “este aumento ha sido relativamente mayor en empleos indirectos (+18,5%) que en puestos de trabajo directos (+13,9%)”, y recuerda que “aunque estos datos revierten ligeramente la tendencia decreciente de los últimos años, el empleo en el sector sigue estando más de un 50% por debajo del nivel máximo alcanzado en 2008 (7.283)”. Por último, corroboran que “el repunte es consecuencia del incremento de la producción con respecto al año anterior tanto en el subsector del biodiésel como en el del bioetanol”.

Por último, el informe de APPA subraya que “el consumo de biocarburantes en España en 2013 contribuyó a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en el transporte, evitando en 2013 la emisión de más de 1,2 millones de toneladas de CO2 equivalente”. Además, se concluye que el uso de biocarburantes “permite la sustitución de consumo e importaciones de crudo, lo que contribuye a la diversificación del aprovisionamiento energético y a la reducción de la dependencia de países productores de petróleo caracterizados, en muchos casos, por su inestabilidad política, social y económica”.


Añadir un comentario