biocarburantes

El biodiésel con aceites usados sirve para realizar una gran labor social

0
A finales de la pasada semana, la Mancomunidad de Municipios Ribera del Duero-Comarca de Roa (Burgos) se sumó a un sistema de recogida y reciclaje del aceite vegetal usado destinado a producir biodiésel y gestionado por Aspania, organización promovida por padres y familiares de personas con discapacidad que permite que estas últimas trabajen en dicho proceso. No es la única provincia, ni la única asociación que promueven este tipo de iniciativas. En Palencia, Zaragoza, Barcelona y Madrid, entre otras, existen proyectos muy similares.
El biodiésel con aceites usados sirve para realizar una gran labor social

El número 104 de Energías Renovables (octubre de 2011) contenía un reportaje sobre la labor del Grupo Empleo Fundación San Cebrián, que gestiona un centro especial de empleo (CEE) en Palencia desde el que dirigen un proyecto de recogida, transporte y valorización de aceite vegetal usado, en colaboración con otros CEE de la Federación de Organizaciones en favor de Personas con Discapacidad Intelectual (FEAPS) de Castilla y León. El aceite se lleva a una planta situada en Carrión de los Condes (Palencia), donde ocho trabajadores con discapacidades físicas e intelectuales lo tratan para destinarlo a las fábricas de biodiésel.

Evitar que un producto tóxico se vierta al entorno, recuperarlo y tratarlo para convertirlo en un biocarburante renovable y favorecer la integración laboral de personas con discapacidad. ¿Qué más se puede pedir? Aparte del Grupo Empleo Fundación San Cebrián son muchos los colectivos que realizan una labor similar en varios puntos de la geografía española. En el reciente acuerdo con la Mancomunidad de Municipios Ribera del Duero-Comarca de Roa, que engloba a 32 localidades, es el CEE de Aspanias el encargado de gestionar toda la logística de recogida, transporte y adecuación del aceite, en este caso en una planta existente en Villariezo (Burgos).

Ecodis en Castilla y León y Recikla en Aragón
A Aspanias y a la Fundación San Cebrián se podrían unir, entre otros, Aspodemi y Asproma, que trabajan con los mismos objetivos en otros municipios de Burgos y León, respectivamente. Todos están integrados, a su vez, en el proyecto Ecodis, acrónimo que aúna los dos conceptos que impulsan la iniciativa: ecología y discapacidad. La idea funciona también fuera de Castilla y León, ya que se cumple ahora un año desde que, Aspadir, miembro de la red FEAPS Madrid, presentó el trabajo de recogida de aceites usados que realizan personas con discapacidad intelectual desde el centro ocupacional de Rivas Vaciamadrid.

Cataluña y Aragón también presentan buenos ejemplos en esta materia. En julio de este año, un proyecto de la cooperativa de iniciativa social Nou Verd de Vilafranca del Penedés (Barcelona) fue uno de los dos seleccionados por la Obra Social de La Caixa, de entre los más de 600 presentados en todo el Estado, como beneficiario de una subvención dentro de la convocatoria de inclusión sociolaboral de personas con discapacidad. El nombre del proyecto no deja lugar a dudas: Del aceite al biodiésel. La iniciativa ya estaba en marcha, con lo que la ayuda de 15.900 euros servirá para ampliarla. En Aragón, son Adislaf y el CEE Recikla los que dan servicio de recogida y tratamiento de aceites vegetales usados a cinco ayuntamientos y siete comarcas de Zaragoza, Teruel y Huesca, entre los que se encuentran la capital maña y otros importantes municipios, como Monzón y Calatayud. 

Más información:
www.recikla.org/recikla.php
www.fundacionsancebrian.com
www.aspaniasburgos.org/
www.entrem-hi.com/index.php?id=113
www.aspadir.org/
www.aspodemi.es/
www.asprona-leon.es/asprona/

Añadir un comentario