biocarburantes

British Airways promueve la construcción de una planta de biocarburantes destinados a la aviación

0
Convertir 500.000 toneladas de residuos en 60,5 millones de litros de biocarburante para aviones comerciales. Este es el objetivo que pretende alcanzar Bristish Airways, junto a Solena Group, con una planta situada cerca de Londres: producir bioqueroseno a partir de residuos orgánicos generados en la capital del Reino Unido. Diferentes estudios e informes constatan que el mejor método para producir biocarburantes para la aviación, en especial para elevar los contenidos energéticos del combustible, es con la gasificación de la biomasa (syngas) y posterior licuefacción mediante el método Fischer-Tropsch. La apuesta de British Airways viene de la mano de la compañía estadounidense Solena Group, experta precisamente en esta tecnología, bajo la que tiene patentado el sistema Solena Plasma Gasification Vitrification (SPGV), capaz de producir lo que ellos llaman BioSynGas.

Una vez elegido el biocarburante, a British Airways le faltaba por dar a conocer la ubicación de la planta y la materia prima a utilizar. El este de Londres es el lugar elegido para levantar la primera planta de Europa de producción de biocarburantes exclusivos para la aviación, según informa la aerolínea británica. Si se cumplen los plazos previstos, a partir de 2014 las aeronaves de British Airways comenzarán a volar con el combustible renovable.

Reducción del 95% de las emisiones de GEI
Pero las instalaciones que se proyectan permitirán algo más que la producción de 60,5 millones de litros anuales de bioqueroseno. El proyecto consiste en construir una auténtica planta de tratamiento y transformación de 500.000 toneladas anuales de residuos orgánicos procedentes de la ciudad de Londres en biocarburante para aviones. Según datos de la compañía aérea, “gracias al uso del nuevo biocombustible será posible evitar el 95% de los gases de efecto invernadero producidos con combustibles fósiles”. Por el lado social, se estima que durante todo el proceso se crearán 1.200 puestos de trabajo.

Casi se puede hablar del concepto de biorrefinería en el proyecto ideado entre British Airways y Solena Group, ya que también se producirá bionafta, sustancia que se usa como componente mezclador en el petróleo y como materia prima en la industria petroquímica. Además, el gas sobrante del proceso Fischer-Tropsch “permitirá generar 20 MW de electricidad que se podrán exportar a la red de suministro nacional o convertido en vapor, para ser usado en una central térmica de la zona”, aclara la nota de prensa de la aerolínea.

Acorde con los planes del alcalde de Londres
Según cálculos de las empresas implicadas, la cantidad total de CO2 que se reducirá es aproximadamente de 550.000 toneladas al año, 250.000 corresponden al aprovechamiento de los residuos de vertedero, 145.000 al ahorro por el uso del biocombustible frente a los combustibles fósiles, 86.000 de los 20 MW de electricidad renovable y 72.000 relacionados con la nafta.

El consejero delegado de British Airways, Willie Walsh, comentó que “este acuerdo con Solena allanará el camino para alcanzar nuestro objetivo de reducción de emisiones de carbono, fijado en un 50% para 2050. Creemos que lograremos producir un combustible alternativo para aviación realmente sostenible. Estamos absolutamente determinados a reducir nuestro impacto en el cambio climático y orgullosos de liderar este tipo de iniciativas en el sector".

Otra persona que está especialmente contenta con este proyecto es el alcalde de Londres, Boris Johnson, ya que se ajusta a la iniciativa que presentó el año pasado (Foodwaste to Fuel Alliance) para potenciar el desarrollo de infraestructuras que transformen los residuos orgánicos de Londres en combustibles renovables, con el fin de reducir el número de vertederos y las emisiones de gases de efecto invernadero.

Más información:
www.britishairways.com/travel/bapress/public/en_us
www.solenagroup.com

Añadir un comentario