biocarburantes

Aceites de cocina usados: hacia el 1,5% de diésel en el transporte

2
A pesar de los movimientos que lleva a cabo parte de la industria de los biocarburantes avanzados para que los procedentes de aceites de cocina usados no contabilicen como tales en el objetivo de renovables en el transporte para 2020, la industria recuperadora, administraciones y programas europeos piensan lo contrario. Piensan y actúan: la Diputación de Cádiz firma un convenio para la recuperación de aceite usado, las empresas recuperadoras se alían en una asociación europea y el proyecto europeo Recoil marca como una posibilidad que se llegue a 2020 con el 1,5% del diésel procedente de esta materia prima.
Aceites de cocina usados: hacia el 1,5% de diésel en el transporte

La Agencia Provincial de la Energía de la Diputación de Cádiz es uno de los diez socios procedentes de seis países (Portugal, España, Italia, Grecia, Bélgica y Dinamarca) que participan en el proyecto Recoil, financiado en un 75% por la Unión Europea dentro del programa Energía Inteligente para Europa. Desde esta iniciativa recuerdan que “el biodiésel producido a partir de aceites de cocina usados podría alcanzar el 1,5% del consumo de diésel de la UE, ayudando a los Estados miembros a alcanzar el objetivo de incorporar el 10% de energías renovables en el transporte para el año 2020”. Sin embargo, recuerdan que más del 60% de dicho aceite se sigue eliminando de forma indebida.

Recoil, que impulsa el incremento de la recogida de aceites usados tanto en hogares como en el canal Horeca (hoteles, restaurantes y catering) y la creación de mercados locales de producción y distribución de biodiésel. La Diputación de Cádiz y su agencia de la energía firmaron el pasado viernes un acuerdo que va en esa línea. Gracias al mismo, seis nuevos centros dispondrán de un servicio de recogida de los aceites de cocina usados para su posterior transformación en biodiésel; cuatro residencias de mayores en Cádiz, La Línea, El Puerto de Santa María y Jerez de la Frontera, una escuela de hostelería en Cádiz y un centro de educación ambiental en El Bosque.

Una asociación europea para defender el biodiésel de aceites usados
Según comentan desde la Diputación de Cádiz, “además al tratarse de un servicio que se licitará entre empresas autorizadas, se puede obtener un rendimiento económico que permitiría financiar la realización de proyectos de ahorro y eficiencia energética en los centros“. “El nacimiento del propio servicio abre una nueva oportunidad de negocio para las empresas dedicadas al reciclaje”, concluyen.

Estas iniciativas chocan con las presiones que realizan Leaders of Sustainable Biofuels, grupo de empresas vinculadas a la producción de biocarburantes de segunda generación, para que los carburantes a partir de aceites de cocina usados y grasas animales no entren en el 2 % de los considerados avanzados para 2020 en la reforma de las directivas de energías renovables y de calidad de carburantes. Durante la última asamblea de la Asociación Nacional de Gestores de Residuos de Aceites y Grasas Comestibles (Geregras), celebrada en Madrid a mediados de octubre, se habló y criticó esta propuesta y se avanzó en la creación de una asociación europea del sector que defienda, entre otro objetivos, la incorporación del biodiésel de aceites usados en los objetivos.

Trazabilidad segura
Desde Geregras insisten en la potencialidad aún no explotada de esta materia prima y en la trazabilidad que garantizan las 21 empresas asociadas, considerada como “fundamental para evitar estafas, desviaciones a otros usos, competencias desleales e intrusismo profesional”. “De esta manera –prosiguen– se controla el ciclo de vida de un producto hasta su destino final, la planta de biodiésel, a través de los gestores con planta de tratamiento, para que solo ellos pueden asegurar que el acondicionamiento de estos residuos se realiza de una forma segura y ofreciendo una calidad a los fabricantes de biodiésel que lo compran a unos parámetros”.

En cuanto a información de índole interno, la asamblea de Geregras sirvió para que la Federación Española de Hostelería transmitiera la importancia de la actividad de la asociación para el sector Horeca, “de ahí que nuestra alianza con ellos la presentemos próximamente al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente”, subrayan. Por otro lado, la empresa colaboradora Proconsi presentó las soluciones de organización tecnológica para la logística de las empresas gestoras con planta de tratamiento y la certificadora ICIM transmitió los cambios, modificaciones y actualizaciones del International Sustainability and Carbon Certificationy (ISCC), el esquema de sostenibilidad que cumplen las empresas de Geregras.

 

Añadir un comentario
Aitor Muñoz
Es espectacular como se puede usar los que se han usado siempre para cocinar para otros fines
Pepe Perez
Esta muy interesantemuchas gracias