ahorro

Tecnología LED, iluminación ecológica y llena de posibilidades

0
La iluminación de nuestra vivienda puede ser un buen primer paso para hacer algo en la lucha contra el cambio climático. La tecnología LED es clave para apostar por un consumo responsable y sostenible. Y, además, ofrecen muchas más posibilidades que las bombillas tradicionales.
Tecnología LED, iluminación ecológica y llena de posibilidades

Uno de lo grandes cambios vividos en los últimos años es la introducción en el ámbito doméstico de la tecnología LED. Este método de iluminación utiliza los diodos (LED son las siglas de Light Emitting Diode) para la emisión de luz y cuenta con una serie de ventajas que colocan a estas bombillas en primera posición en el ranking de luces ecológicas. A nivel doméstico son una buena opción porque, según argumentan los expertos en iluminación LED, esta tecnología ha alcanzado (y mejorado) las posibilidades de alumbrado doméstico que ofrecían las bombillas tradicionales.

Las bombillas LED permiten, por un lado, una economía sostenible en el hogar. Frente a las luces tradicionales que cuentan con unas 2.000 horas de vida, la duración de una bombilla LED se encuentra entre las 50.000 y las 100.000 horas de uso. Además, su consumo está muy por debajo de las bombillas tradicionales (entre un 80 y un 85% menos) e, incluso, es inferior al de las luces de bajo consumo (un 25% menos).

Esta tecnología también es resistente a condiciones extremas, garantizando su correcto funcionamiento en temperaturas que oscilan entre los -20 y los 60 grados. Estamos hablando, por tanto, de bombillas ideales para distintos contextos, con una duración de años, que ofrecen un consumo reducido y que suponen una solución sostenible para la iluminación del hogar frente a las luces tradicionales y su corto ciclo de vida.

Por los componentes que se utilizan en su fabricación, la tecnología LED también es ecológica. Antes, cuando se rompía una bombilla tradicional, era aconsejable abrir las ventanas de la habitación ya que esta rotura implicaba el escape de una serie de gases y materiales químicos que eran peligrosos para la salud y el medio ambiente. Las bombillas LED prescinden de estos componentes, como puedan ser el mercurio y el tungsteno, haciéndolas una solución más segura y responsable con el entorno. En esta misma línea, la luz que ofrecen estas bombillas es de alta calidad, homogénea, haciendo una aportación necesaria para reducir la contaminación lumínica que sufren las grandes ciudades.

Y si alguno piensa que es imposible combinar una iluminación sostenible y ecológica con variedad de opciones, está equivocado. Las bombillas LED forman parte de la revolución de los hogares inteligentes. Por ello, existen modelos que ofrecen desde luz en distintos matices (cálida, neutra o fría) hasta otros que permiten la variación de la intensidad de la luz o el cambio de color de la bombilla. Además, ya hay disponibles aplicaciones que permiten controlarlas desde nuestro smartphone y hasta por control de voz.

Añadir un comentario