ahorro

Las ventas de baterías para almacenamiento de energías renovables se disparan en todo el mundo

0
El mercado de las soluciones de almacenamiento de electricidad vuelve a reventar todas sus costuras. Según la consultora multinacional IHS Markit, el sector, que el año pasado conectó a la red sistemas de almacenamiento por valor de 1.900 megavatios -mejor marca anual de la historia-, ha vendido más de 10.000 megas en noventa días (el primer trimestre de 2018). [Foto: sistema de almacenamiento de electricidad solar en una estación de tratamiento de aguas residuales de Nueva Jersey].
Las ventas de baterías para almacenamiento de energías renovables se disparan en todo el mundo

Año récord. La consultora IHS Markit valora así el año 2017, doce meses a lo largo de los cuales el mundo ha conectado a sus redes eléctricas más soluciones de almacenamiento de energía que nunca antes: 1.900 megavatios (crecimiento del 53% sobre el registrado en el año 2016). La región de Asia-Pacífico ha sido la más activa del mundo, capitaneada por una península (Corea del Sur), un archipiélago (Japón) y una isla-continente (Australia). En 2017, los tres mayores mercados nacionales de baterías del mundo (entre los tres han sumado más de la mitad de las instalaciones de almacenamiento del planeta) han sido Corea del Sur, Estados Unidos y Japón.

Proyectos en cartera
Más aún: según IHS, este continuo crecimiento del mercado ha estado en 2017 respaldado (y continúa estándolo ahora) por una impresionante cartera de proyectos de conexión a red. Los principales escenarios de esa cartera de futuribles son Australia, el Reino Unido, los Estados Unidos y China, si bien la consultora destaca en su análisis la diversificación geográfica que está experimentando cada vez en mayor medida el mercado de las baterías. El dato registrado por IHS este último trimestre -de 1 de enero a 30 de marzo- es sencillamente formidable: 10.400 megavatios en pedidos. "Está previsto el despliegue de más 3.000 megavatios en 2018". La consultora alerta no obstante: preocupan (1) la incertidumbre sobre el suministro (¿será capaz el sector de atender toda la demanda?) y (2) el potencial incremento de los costes de las baterías de litio ión.

Según el analista de IHS Julian Jansen, las tendencias del mercado 2018 son cuatro
1. Los proyectos de "sistema solar más batería" suponen más del 40% del total de la cartera de proyectos de gran escala, lo que anuncia el potencial futuro de este segmento del mercado;

2. el segmento de "batería tras contador" supondrá más de la mitad de las instalaciones anuales a partir del año 2023. Corea del Sur y Canadá emergieron como mercados clave para los sistemas de almacenammiento comercial e industrial en 2017;

3. el almacenamiento de energía en baterías está compitiendo ya con las centrales térmicas de gas en California como sistema de respaldo, lo que está propiciando una mejora significativa de las perspectivas de almacenamiento de energía a gran escala en ese estado;

4. los nuevos objetivos de despliegue de sistemas de almacenamiento de energía, y la inclusión del almacenamiento en los planes energéticos de los Estados Unidos, están llamados a impulsar el crecimiento del mercado en numerosos estados de la Unión.

Primer trimestre de 2018: un hito sin parangón
El mercado global del almacenamiento de energía -concluye IHS- ha establecido un hito sin parangón en este primer trimestre de 2018. Los modelos de negocio emergentes -apuntan desde la consultora- ya son perfectamente conscientes de que el almacenamiento (1) es capaz de sustituir a las centrales térmicas de gas que operan como respaldo del sistema y (2) funciona como un complemento perfecto para las energías renovables, todo lo cual -apuntan desde la consultora- está acelerando extraordinariamente el crecimiento de este mercado. El fuerte despegue de la industria de este sector, llevado de la mano de ese crecimiento, y las diversas medidas políticas de impulso del almacenamiento que están siendo implementadas en muchos países presagian así un brillante futuro (a bright future for storage, dicen en IHS). La consultora señala varios ejemplos regulatorios de impulso al sector:

• La orden federal número 841 de los Estados Unidos, por ejemplo, pretende superar las barreras regulatorias a las que hasta ahora debía enfrentarse este sector; esta orden da luz verde a la participación del almacenamiento de electricidad en todos los mercados de la Unión, creando un nuevo terreno de juego para el almacenamiento;

• el operador del sistema eléctrico irlandés (EirGrid) está trabajando en el diseño de contratos de seis años que reconocen y recogen aptitudes de los sistemas de almacenamiento de electricidad como la de reserva o su capacidad de regulación de frecuencia. El contrato será lanzado previsiblemente el próximo mes de septiembre;

• el estado de Nueva York ha establecido un Objetivo 2025 de 1.500 megavatios de almacenamiento, que está impulsando con fondos por valor de 200 millones de dólares;

• Austria ha lanzado un programa federal de ayudas para sistemas de almacenamiento de pequeña escala;

• varios landers de Alemania han anunciado la puesta en marcha de programas de apoyo para los sistemas domésticos de almacenamiento de electricidad en baterías.

Añadir un comentario