ahorro

La UE, a punto de decidir si permite o prohibe que sigan vendiéndose calderas de gas durante los próximos años

1
Con los precios del gas en máximos históricos, los Estados miembros de la UE y otros expertos debatirán la semana que viene (27 y 28 septiembre) sobre la eliminación progresiva de las calderas de combustibles fósiles en el mercado comunitario. El 12% de las emisiones totales de la UE proceden de la calefacción de los edificios, y si se pone fin a la venta de nuevas calderas que utilizan estos combustibles a partir de 2025, como dice la Agencia Internacional de la Energía que habría que hacer, esta cifra podría reducirse en dos tercios. 

La UE, a punto de decidir si permite o prohibe que sigan vendiéndose calderas de gas durante los próximos años

Las nuevas normas de diseño ecológico que analiza la UE podrían establecer estándares de eficiencia energética y sostenibilidad que obligarían a fijar una fecha límite para la venta de calderas de gas, petróleo y carbón. Pero, de momento, según denuncia Ecodes, el proyecto de revisión de la citada normativa no va en esa dirección. De hecho, permite seguir vendiendo e instalando nuevas calderas de gas en la UE durante al menos la próxima década. Algo que va en contra de las directrices de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que advierte que no deberían venderse calderas de combustibles fósiles a partir de 2025 si se quiere alcanzar la neutralidad en emisiones para mediados de siglo.



Treinta destacadas ONGs, organizaciones sanitarias, empresas y representantes de ciudades han escrito a la UE pidiendo que fije esa fecha para que se dejen de vender estas calderas.
 "La vida útil de una caldera doméstica europea de gas puede ser de hasta 25 años. Por lo tanto, si seguimos instalando calderas después de 2025, la mayoría seguirán en funcionamiento más allá de 2050, momento en el que se supone que la UE debe ser neutra en emisiones de carbono", señalan desde Ecodes. "Este es un problema que hay que solucionar ahora".



Según un estudio realizado en 2020 por expertos de ECOS como parte de la campaña Coolproducts, si se evitara la venta de nuevas calderas de gas a partir de 2025 se ahorrarían 110 millones de toneladas de emisiones de CO2 al año hasta 2050. Esto supondría casi dos tercios de las reducciones de emisiones necesarias en los hogares y edificios públicos para lograr la neutralidad del carbono en 2050. Aplicadas en su pleno potencial, unas normas suficientemente estrictas podrían suponer un ahorro adicional de 30 Mt de CO2 anuales para 2030, 90 Mt para 2040 y 110 Mt para 2050.


Siete Estados miembros de la UE han anunciado ya la eliminación progresiva de los aparatos que utilizan combustibles fósiles. Sin embargo, las ONG denuncia que, de no alinearse con este objetivo, Bruselas podría socavar los esfuerzos de estos países. "Si un aparato está autorizado en el mercado único de la UE, es difícil para cualquier país prohibirlo en su propio territorio", explican.

La directiva de diseño ecológico

La Directiva para el diseño ecológico (2009/125/CE) y etiquetado energético de los sistemas de calefacción y producción de agua caliente ahora en revisión fue adoptada en 2013 y contribuye actualmente  a reducir 80 millones de toneladas de emisiones equivalentes de CO2 cada año, en comparación con los niveles de 2010.


De todos los grupos de productos regulados mediante el ecodiseño y el etiquetado energético, los sistemas de calefacción y producción de agua caliente son los que tienen un mayor impacto debido a su intenso uso de la energía y otros impactos ambientales, representando el 20% del total. La normativa actual tardó siete años en aprobarse, entrando finalmente en vigor en 2015. La revisión actual se comenzó a discutir en 2018 y el proceso concluye, previsiblemente, la próxima semana.




Ayudas para el cambio

A día de hoy, más del 80% de los equipos de calefacción instalados en Europa utilizan energías de origen fósil. En España, las calderas de gas son la tecnología más común en el parque de edificios, con más de 9,7M instaladas, más del 50% del total (datos de 2017). 

No obstante, el panorama empieza a cambiar.

Según un reciente informe de Greenpeace, España tuvo la cuarta tasa más alta de venta de bombas de calor en Europa el año pasado, una tecnología entre 3 y 5 veces más eficiente que las calderas de combustibles fósiles. 



En la actualidad, tanto el IDAE como las Comunidades Autónomas subvencionan con diferentes cantidades la instalación de sistemas de climatización basados en las bombas de calor y energías limpias (solar térmica, biomasa, etc.). También está operativo el programa de ayudas PREE 5000  para la rehabilitación energética en municipios menores de 20.000 habitantes y poblaciones de menos de 5.000 habitantes, que cubre el 40% del coste subvencionable para la mejora de la eficiencia energética de las instalaciones térmicas y la sustitución de energía convencional por energía solar térmica, geotermia, bombas de calor o biomasa.








Añadir un comentario
Jorigar
¿ Calderas para bio-gas también ?.
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).