ahorro

La primera casa Passivhaus de Catalunya cumple diez años

0
Fue la primera vivienda cerficada Passivhaus de Cataluña hace ya diez años, tiene una superficie de 190 metros cuadrados y gasta 280 euros en climatización... al año. O sea, 23 euros y 33 céntimos al mes. La prefabricó Farhaus, en madera, en el taller (la montó en dos días y empleó otros 17 en rematar la envolvente); la mayoría de los materiales aislantes que contiene son renovables (como la fibra de madera o la celulosa) y tiene una calificación energética A.
La primera casa Passivhaus de Catalunya cumple diez años

El patrón edificatorio Passivhaus está basado "en cinco principios básicos: aislamiento térmico; eliminación de los puentes térmicos; puertas y ventanas exteriores de altas prestaciones térmicas; hermeticidad al aire de la envolvente; y ventilación con un sistema mecánico con recuperación de calor que permite renovar el aire interior de manera constante y controlada sin perder la temperatura en el interior del edificio". La Plataforma de Edificación Passivhaus, que es la asociación que promueve en España esta manera de construir, asegura que un edificio Passivhaus reduce la demanda de energía en hasta un 90% "frente a la media del parque edificado y en el rango del 70-80% sobre la actual normativa de construcción". Pues bien, hace diez años, el estudio de arquitectura Jordi Fargas y Asociados idearon, conforme a esos criterios, una vivienda unifamiliar aislada en la población barcelonesa de Castellterçol, y lograron una calificación energética A.

Y, ahora, diez años después, diez inviernos y diez veranos después, los resultados -explican desde Griesser, la proveedora de las persianas que visten a esta vivienda- son los susodichos: "solo 280 euros al año por climatización y un confort realmente elevado". El ahorro es resultado de toda una panoplia de soluciones: estructura pesada de madera laminada y prefabricada previamente en el taller, aislantes de fibra de madera o celulosa, o persianas graduables Metalunic de Griesser, "que después del correspondiente funcionamiento diario siguen prestando el mismo servicio de control solar e intimidad a sus propietarios".

La demanda anual por calefacción -apuntan desde Farhaus- es de 13 kilovatios hora por metro cuadrado y año "y el confort en verano -explican desde Griesser- se llega a conseguir sin necesidad de utilizar aire acondicionado". Todos los cerramientos exteriores han sido fabricados a medida en las instalaciones de Farhaus en la misma localidad de Castellterçol. Según la constructora, una vivienda convencional unifamiliar en Castellterçol tiene un consumo estimado de entre 80 y 120 kilovatios hora por metro cuadrado y año.

Características técnicas
Año de construcción: 2010

Ubicación: Moianès

Superficie construida: 190 m2

Arquitecto: Jordi Fargas y Asociados

Cálculo energético: Micheel Wassouf

Soporte técnico construcción en madera: Manuel García

Promotor: Carmen y Albert

Constructor: Farhaus

Certificación energética: Passivhaus – Clase A +

Test estanqueidad: al aire 0,5 h / l

Sobre Griesser
En el año 1882 Anton Griesser sentó las bases del actual grupo Griesser <https://www.griesser.es/es/home> en la localidad suiza de Aadorf. Unida a este lugar hasta el día de hoy, esta empresa sigue fabricando "productos de protección solar innovadores y de alta calidad". Lo hace de la mano de cerca de 1.300 empleados y comercializa a través dos marcas independientes: Griesser y Weinor. Griesser fabrica sus productos de protección solar en Suiza (Aadorf), Austria (Nenzing) y Francia (Niza y Wolschwiller). Griesser está activo con sociedades propias en cinco países y representado por socios en otros 20.

Passivhaus

Añadir un comentario