ahorro

La eficiencia energética es la clave para la reindustrialización de España

0
Contundente, como siempre, y avalando sus afirmaciones con datos de organismos nacionales e internacionales. Javier García Breva presentó ayer a la prensa, en Madrid, su informe “La eficiencia energética es rentable”, en el que pronostica que “de la crisis va a surgir un nuevo consumidor que tendrá en cuenta los costes de la energía”, y condena la reforma eléctrica del gobierno, que califica como “la mayor barrera a la eficiencia energética”.
La eficiencia energética es la clave para la reindustrialización de España

En “La eficiencia energética es rentable”, el experto en energía y presidente de N2E analiza las normas europeas y españolas sobre esta materia y propone una serie de actuaciones para la recuperación económica, asegurando que “la verdadera reindustrialización de España es la eficiencia energética”:

Así, García Breva considera prioritario elaborar  una ley de eficiencia energética y crear un fondo nacional que respalde las inversiones en este sector. Esta ley, explica, “unificaría en una sola norma todas las medidas contempladas en las directivas de eficiencia energética de edificios y de eficiencia energética –solo traspuestas parcialmente a nuestro ordenamiento jurídico­– y definiría conceptos de las normas europeas como el de edificios de energía casi nula, sistemas urbanos eficientes de calefacción y refrigeración, los principios de internalización de costes y de quien contamina paga y los conceptos de innovación medioambiental, de impuesto medioambiental y medición de la eficiencia energética”.

Respecto al fondo nacional, explica que debe ser “un verdadero soporte financiero a las inversiones en eficiencia energética a través de los tres recursos que establece la Directiva de eficiencia energética: el ahorro del 1,5% anual de la facturación de las empresas que venden energía a sus clientes finales, la aplicación de los fondos estructurales de la UE y los acuerdos de colaboración entre la Administración y el sistema financiero para crear productos y servicios específicos para financiación de proyectos.

Otra vía de apoyo a la eficiencia energética es, asegura el experto, la fiscalidad, a la que califica como “la mejor línea de financiación de la eficiencia energética”. No se trata de crear nuevos impuestos, mariza, sino de “aplicar la fiscalidad actual con criterios medioambientales”.

Para avanzar en esta dirección, García Breva considera imprescindible, asimismo, revistar la reforma eléctrica del gobierno ya que “impide el ahorro”, “constituye la mayor barrera a la eficiencia energética” y “solo tiene como objetivo garantizar los ingresos del sistema eléctrico”.

La inversión más rentable
La edificación es el mayor nicho de actuaciones en eficiencia energética, según el experto. “Sólo en la Unión Europea la inversión en eficiencia energética de edificios se va a duplicar hasta los 80.000 M€ en 2020”, destaca.

Para España supone toda una oportunidad. Basta con saber que, de acuerdo con los datos oficiales de las certificaciones energéticas de edificios registradas hasta los primeros meses de 2014, el 99% del parque de viviendas y edificios que cuenta con la certificación necesita ser rehabilitado. De hecho, el porcentaje de edificios que han obtenido la calificación A (la más alta) ni siquiera llega al 0,5%. La mayoría oscila entre la E y la G (la más baja).  “Si se tiene en cuenta que la diferencia de consumo de energía entre la A y la G es del 80%, está claro que la rehabilitación energética de edificios debería ser una de las principales prioridades”, explica García Breva.

De esta manera, España volvería a conectar con Europa y avanzar en el objetivo planteado por la Comisión de conseguir un ahorro de energía de un 30% para 2030. Un objetivo que, aunque “manifiestamente mejorable” según el presidente de N2E, tiene claros beneficios: “supondría un ahorro de 100.000 millones de euros a los hogares europeos en 2020, o lo que es lo mismo, 465 euros por hogar/año, con medidas que faciliten a los consumidores la gestión de su demanda a través de la plena aplicación de la Directiva de Eficiencia Energética”.

El nuevo objetivo para 2030 evitará, además, el 13% de las importaciones de gas y el 2% las de petróleo. De esta forma, continua G. Breva, “el ahorro de energía se convierte en la inversión más rentable ya que por cada euro que se invierta en ella se recuperarán 4,5 euros por la reducción de la dependencia energética”.

De espaldas al futuro
El gobierno español no va, sin embargo, en la dirección planteada por Europa, sino todo lo contrario. Aquí lo que hay son “barreras a la eficiencia energética”, afirma García Breva y “complacencia” con lo supuestamente logrado, expresada tanto en el PNAEE 2014-2020 como en la Estrategia a largo plazo de rehabilitación energética de edificios enviados a Bruselas.

“Se considera que España alcanzó en 2012 los objetivos de eficiencia energética marcados por Europa para 2020 y que cualquier esfuerzo adicional constituye un obstáculo a la recuperación de la economía. En la Estrategia de rehabilitación se prescinde de las renovables, del autoconsumo, de las TIC y del balance de CO2, que deberían ser elementos imprescindibles de una estrategia a largo plazo”. Breva.

García Breva echa mano de otros informes, como los de la Agencia Internacional de la Eergía, para dejar aún más en evidencia la ceguera del gobierno Rajoy. Informes como los de la  AIE, que anticipa la transformación del modelo energético para 2050 debido al proceso de electrificación mundial en las ciudades y el transporte.

Para esa fecha, dice la AIE, el 60% de la generación eléctrica mundial será de origen renovable mientras la generación con combustibles fósiles se reducirá hasta el 20%. En esa transición, la eficiencia energética se va a convertir en el primer combustible, asegura la agencia.

Añadir un comentario