ahorro

El primer jardín vertical activo de Europa está en Sevilla

0
El Vicerrectorado de Investigación de la universidad hispalense lo acaba de anunciar: "la Universidad de Sevilla cuenta ya con el primer jardín vertical activo de Europa", una superficie vegetada de 16 metros cuadrados (biofiltro) que "mejora la calidad del aire combatiendo el llamado Síndrome del Edificio Enfermo y ahorra energía en climatización y ventilación".
El primer jardín vertical activo de Europa está en Sevilla

Investigadores de la Universidad de Sevilla han instalado el primer jardín vertical activo de Europa en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Sevilla. Según el Vicerrectorado de Investigación, esta superficie activa vegetada, de dieciséis metros cuadrados, "actúa como biofiltro depurando el aire, procedente tanto del interior como del exterior del edificio, y como sistema de enfriamiento evaporativo, de manera que consigue un importante ahorro energético en climatización al reducir la necesidad de renovación del aire y al bajar la temperatura de éste de forma natural". Además –añade en su nota el Vicerrectorado–, al "elevado valor ornamental y estético que presentan los jardines verticales tradicionales hay que añadirle este nuevo componente activo de acondicionamiento del aire que ayuda a combatir el llamado  Síndrome del Edificio Enfermo”.

Reduce la temperatura hasta 10ºC
El profesor de la Universidad de Sevilla Antonio Franco Salas, uno de los promotores de esta iniciativa, explica que el aire procedente del exterior del edificio o de las zonas elevadas del interior del mismo se hace pasar, gracias a una serie de ventiladores, por el interior del jardín vertical. Al salir de este, el aire disminuye su temperatura e incrementa su humedad, además de eliminar polvo, polen y gases orgánicos volátiles, gracias a la biofiltración. Según el profesor de la universidad de Sevilla, la reducción de temperatura puede llegar a ser de hasta 10ºC (grados centígrados) si el aire procede del exterior en una época estival como la de Sevilla, ciudad en la que se registran altas temperaturas (por encima de los 40ºC en verano) y baja humedad. Franco Salas forma parte de Terapia Urbana, empresa de base tecnológica formada por tres ingenieros agrónomos y dos arquitectos de la Universidad de Sevilla que está detrás de esta iniciativa.

Sensores para todo
Según este profesor de la universidad sevillana, “este tipo de jardín vertical activo, que se puede integrar con el sistema de climatización existente en el edificio, atempera el aire de manera que al ser enfriado previamente requiere de un menor salto térmico por parte del equipo convencional de climatización. Esto se traduce en un menor consumo eléctrico de la máquina de climatización tradicional”. Además, la superficie vegetada cuenta con un sistema de sensores y actuadores que permite controlar en tiempo real los flujos de aire involucrados en el proceso, así como el estado de la vegetación a partir de la medida de distintos parámetros tales como la humedad y temperatura del aire, el pH y la conductividad eléctrica del agua, y, asimismo, dispone de un sistema de alarma que detecta con antelación cualquier anomalía en su funcionamiento. Según el Vicerrectorado, todo esto ha sido posible gracias a la empresa Idener, otra empresa de base tecnológica (EBT) de la Universidad de Sevilla. Según Franco Salas, “este sistema hace que el mantenimiento de nuestros jardines verticales sea más fácil abaratando sus costes”, asegura .

Lanzamiento internacional
Otros dos de los miembros de Terapia Urbana, y profesores también de la Universidad de Sevilla, Rafael Fernández Cañero y Luis Pérez Urrestarazu, están trabajando en un nuevo "proyecto de naturación" mediante "jardines verticales de reducido tamaño y de alto valor estético para el sector residencial y de oficinas y comercios, sin necesidad de acometer importantes obras de instalación". La transferencia de esta nueva tecnología se pretende que sea a finales de este mes de octubre, en la que empezará a comercializarse internacionalmente a través de Terapia Urbana con el nombre de “lienzo naturado” o “Slim Greenwall”.

El lienzo naturado pretende ser “una ventana a la naturaleza en espacios interiores, tanto en oficinas y comercios como en viviendas”, según palabras de Fernández Cañero. Se trata de una superficie del tamaño de un cuadro, aproximadamente, que contiene un medio de cultivo hidropónico para la vegetación junco con un sistema de almacenamiento y alimentación autónomo, que permite instalar el jardín vertical de manera rápida y sencilla.

Más información
www.terapiaurbana.es

Nueva capa...
Nueva capa...
Añadir un comentario