ahorro

Los hogares españoles pagan un 23% más de lo que sería necesario

El mal ejemplo del gobierno cala poco a poco en la sociedad

0
Esa podría ser la conclusión principal del Índice de Eficiencia Energética de Gas Natural Fenosa, estudio anual que esta multinacional publica desde 2004 y cuya última edición fue presentada ayer en Madrid. Y podría ser esa la conclusión porque, tras dos años de Gobierno Rajoy -presididos por el contundente "no" que le dio España en Bruselas a la Directiva Europea de Eficiencia Energética-, nuestros hábitos, en lo que se refiere al consumo de energía, han empeorado, y hoy derrochamos más que ayer: hasta 5.500 millones de euros al año, según el Índice de Gas Natural Fenosa.
El mal ejemplo del gobierno cala poco a poco en la sociedad

La política de ahorro y eficiencia que emprendiera el Partido Popular a su llegada al gobierno tiene dos hitos. Uno: reducción del 91% del presupuesto del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía en 2012 (reducción con respecto al presupuesto que tuvo el IDAE en 2011). Y es que el IDAE pasó de tener un presupuesto de más de 61 millones de euros (en 2011) a tener que conformarse al año siguiente con menos de cinco millones y medio de euros (€). Además, de esa cuantía, 3.430.000 € fueron a subvencionar un solo proyecto: la central hidroeólica de El Hierro. Y dos: a finales de 2012, el gobierno votó en Bruselas en contra de la Directiva de Eficiencia Energética, gesto que dejara bien patente que la eficiencia no es una de las prioridades de este Ejecutivo. Pues bien, el relajo en la promoción de la cultura del ahorro y la eficiencia (que no solo se trata de montar planes renove de coches o ventanas) parece haber conllevado a la par un relajo en las costumbres de una sociedad que nunca ha estado particularmente bien educada en cuanto al uso de la energía.

Los resultados del informe
El noveno Índice de Eficiencia Energética de Gas Natural Fenosa, presentado ayer en Madrid, evalúa "el equipamiento, control, mantenimiento y cultura [energética] de los hogares". Pues bien, en esta edición, el Índice retrocede hasta los 6,45 puntos sobre 10, por debajo de los 6,61 puntos registrados el año pasado y de los 6,65 del año 2011. Es más, habría que remontarse a la edición de 2007 para encontrar un valor inferior a esos 6,45 registrados en 2013, es decir, para hallar un uso menos eficiente de la energía por parte de los consumidores en sus hogares. Según Gas Natural Fenosa, "la menor nota del Índice refleja un descenso en hábitos eficientes que parecían ya consolidados en ediciones anteriores". Eso sí, paradójicamente, pese al retroceso en la nota de esta edición, ha vuelto a aumentar, del 59% al 64%, el porcentaje de encuestados que considera que el ahorro de energía es más importante que antes de la crisis. Es más importante en teoría, según el estudio, pero no parece serlo en la práctica, habida cuenta del guarismo: 6,45.

Pagamos un 23% más de lo que sería necesario
Así las cosas -explica el informe-, los hogares españoles presentan "un gran potencial de ahorro, equivalente al 23,2% de su factura energética". Eso sí: para materializar ese ahorro harían falta "pequeños cambios en los usos y costumbres y la mejora del equipamiento". Las familias españolas -explica Gas Natural Fenosa- podrían ahorrar así en torno a los 5.500 millones de euros al año. Según los cálculos realizados por los autores del estudio, "la energía susceptible de ser ahorrada, 47.500 GWh, es el doble del consumo anual de un país como Irlanda". Además, un mejor uso de la energía podría evitar asimismo la emisión a la atmósfera "de 10,5 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2)". El Índice refleja por otro lado que los hogares españoles tienen un mayor potencial de ahorro energético en equipamiento (32,5%) e iluminación (31,7%). Los porcentajes son inferiores en calefacción (21,6%), aire acondicionado (18,3%) y agua caliente sanitaria (12,7%).

Entre los hábitos que han empeorado durante el último año, el estudio destaca estos:
• Hay un descenso acusado (-11%) en el número de hogares que optimiza su consumo utilizando los electrodomésticos a diferentes horas.
• También se reduce (-7,1%) el número de hogares que fijan el termostato del aire acondicionado a 24º C o más.
• Se ha constatado una reducción del 6,5% en el número de hogares que apagan todos los equipos del hogar antes de salir o irse a dormir.
• Han sufrido un estancamiento hábitos como limpiar la parte trasera del exterior del frigorífico o bajar la temperatura de la calefacción individual con un sistema programable.
Al menos, en el lado de los aspectos que han mejorado, aumenta el número de hogares en los que se utiliza el programa de media carga del lavavajillas de manera eficiente (+5,1%) y los que tienen las salidas interiores de aire cerca del techo y sobre la ventana (+8,6%).

Murcia, Cataluña y Baleares, las comunidades más eficientes
Trece de las 17 comunidades autónomas registran un retroceso del Índice Global de Eficiencia. Por territorios, los hogares de Murcia son los más eficientes, con una puntuación de 6,61, seguidos por los catalanes (6,6) y baleares (6,6). Islas Canarias es la comunidad autónoma con el índice más bajo (5,95). El resto de comunidades presentan los siguientes índices: Aragón, 6,58; Madrid, 6,55; Comunidad Valenciana, 6,52; Castilla-La Mancha, 6,50; Cantabria, 6,49; Andalucía, 6,42; País Vasco, 6,40; Navarra, 6,38; Asturias, 6,35; Extremadura, 6,32; Castilla y León, 6,31; Galicia, 6,30; y La Rioja, 6,26. La muestra arroja importantes diferencias en cuanto al tamaño de hábitat y al nivel económico de los encuestados. Cuanto mayor es la población, mejores son sus hábitos y cuanto mayor son sus ingresos, más eficientes son sus usos y nivel de equipamiento. El estudio, que quiere convertirse en "un observatorio de referencia en temas de eficiencia energética de los hogares españoles", ha sido elaborado "a partir de más de 3.800 encuestas, que fueron realizadas a finales de 2013".

Añadir un comentario