ahorro

Claves para elegir LEDs de buena calidad

0
Hoy en día las lámparas LED están disponibles para casi cualquier aplicación en los hogares. Sin embargo, debido a la falta de estándares de calidad, se vende iluminación de muy variados resultados. El objetivo del proyecto europeo Premium Ligtht es, precisamente, proporcionar a los consumidores la información que les permita elegir adecuadamente el mejor producto.
Claves para elegir LEDs de buena calidad

En el marco de esta iniciativa, el Instituto de Investigación Técnica de Suecia, un laboratorio de pruebas de la Universidad Paul Sabatier de Toulouse (Francia) y otro de Viena (Austria) han realizado ensayos en 80 modelos de LEDs, tanto en los de disñeo de tipo bombilla como de tipo foco, así como en algunos modelos de bombillas de bajo consumo (CFL), pero centrando el examen solo en los dispositivos de alta calidad ya que el objetivo de este estudio es recomendar buenos productos.

Con este fin, se han analizado principalmente dispositivos con un mínimo de 25.000 horas de vida y una buena eficiencia. Respecto a la potencia, se han tenido en cuenta los productos que corresponden a 40 - 75W en bombillas incandescentes, para las bombillas no direccionales, y 30 - 50W en focos halógenos, para las direccionales. Es decir, las de mayor uso tanto en el sector doméstico como en el comercial.

Los primeros resultados del test, que abarca 40 modelos, están ya disponibles en la web de Premium Light. En cuanto a las pruebas de vida útil, los resultados se publicarán en otoño de 2013, de manera que la evaluación completa de estos productos estará disponible para entonces.

La mayoría supera la prueba
Estos primeros resultados, que cubren aspectos como la temperatura de color, IRC (reproducción cromática), flujo luminoso y eficiencia energética (rendimiento) han ofrecido resultados bastante positivos para la mayoría de los productos.

En el caso de las bombillas, direccionales y no direccionales, existen modelos muy buenos, que no son necesariamente los más caros ofrecidos en el mercado. En cuanto a la eficiencia de los LED, supera ya entre un 25% y un 35% a la de las bombillas de bajo consumo (CFL) y también es superior en relación con la reproducción cromática.

En contrapartida, siguen teniendo un elevado precio, lo que no justifica siempre su elección en lugar de una bombilla de bajo consumo. Los  costos totales los LEDs solo se amortizan, si el modelo ofrece el doble de vida útil que la bombilla de bajo consumo. Los autores del estudio añaden que si lo que se tiene en cuenta son criterios de funcionalidad y calidad, los LEDs son preferibles en todas partes, sobretodo en sitios dónde el tiempo de calentamiento, la presencia de mercurio o la regulación del flujo luminoso son criterios importantes.

Asimismo, recomiendan la sustitución de focos halógenos por focos LED, excepto para aplicaciones donde se necesita un alto rendimiento de color. La vida útil de las bombillas LED en comparación con las bombillas halógenas es de dos a tres veces mayor y por lo tanto su coste y ahorro de energía la hacen siempre rentables.

A la hora de comprar
Como resumen final, y siempre a la espera de los resultados que se obtengan en relación a la vida útil de estos productos, PremiumLight  ofrece las siguientes recomendaciones:
• Tener en cuenta la información del producto en el embalaje de la bombilla.
• Elegir productos:
-       con una vida útil mínima de 25.000 horas (productos con menor tiempo de vida sólo son aceptables si se venden a un precio inferior).
-       clase de eficiencia A+.
-       con un rendimiento de color mínimo de 80 (será solicitado como requisito mínimo para los LED en la UE el próximo otoño).
-       bombillas con una temperatura de color de entre 2700 y 3200 K para asegurar una luz cálida.
• Considerar la posibilidad de reemplazar los focos halógenos por LED. Son especialmente adecuados para la iluminación puntual y permiten una vida más larga y mucho más eficiente que los focos halógenos.
• Comprobar si el LED está equipado con un cuerpo de metal visible que permita una buena disipación del calor.
• Sustituir preferiblemente las bombillas con mayor uso, como las del comedor y/o cocina, para asegurarse la amortización de la inversión realizada.

Añadir un comentario