panorama

Histórica manifestación en defensa de las renovables en Madrid

“Quienes roban con las leyes son unos ladrones”

2
Al ritmo de una marcha fúnebre, primero, y de música más optimista después, miles de personas procedentes de toda España se han manifestado hoy frente al Ministerio de Industria en defensa de las renovables. La convocatoria de la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier) ha sido respalda por numerosas asociaciones y partidos políticos que han criticado con dureza el ataque del gobierno contra las energías limpias.
“Quienes roban con las leyes son unos ladrones”

Miles de productores fotovoltaicos y defensores de las renovables han marchado hoy en Madrid “en defensa de la seguridad jurídica, las renovables y la honestidad”. Tres cosas que “el Gobierno del Partido Popular pretende aniquilar”. La manifestación, con banda de música y cortejo fúnebre incluidos, ha discurrido por el Paseo de la Castellana, entre las plazas de Lima y Cuzco, hasta llegar al Ministerio de Industria,

Convocada por Anpier, ha contado con el apoyo de numerosos colectivos sociales, asociaciones del sector y partidos políticos como Alternativa Galega de Esquerda, Bloque Nacionalista Galego, Chunta Aragonesista, Ciutadans, Compromís, Esquerra Republicana de Catalunya, Equo, Iniciativa per Catalunya Verds, Izquierda Unida, Partit dels Socialistes de Catalunya y PSOE. Además, también apoyan la manifestación la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA), la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), la organización ecologista Greenpeace, la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético (Px1NME), la Unió de Pagesos y la Unión Española Fotovoltaica (UNEF).

Frente al Ministerio de Industria los miles de concentrados han guardado un minuto de silencio porque “el Gobierno del PP ha destrozado la seguridad jurídica del país arruinando a 60.000 familias que habían invertido sus ahorros en fotovoltaica”. Minuto que se ha roto con el grito unánime de ¡Soria, dimisión! Mientras banderas de todas las comunidades autónomas rodeaban el escenario donde ha tenido lugar la última parte de la manifestación.

El presidente de Anpier, Miguel Ángel Martínez Aroca, ha leído un manifiesto de quince puntos exigiendo “el fin de la dictadura energética”. Y ha dicho que estamos ante “la mayor estafa que España ha cometido contra los españoles, porque les ha pedido que inviertan en una energía, y cuando estas familias están devolviendo poco a poco la deuda a la banca, el Gobierno le corta los pagos y le aplica unos recortes cercanos al 50%, dejándolos tirados en la estacada”.

Martínez Aroca ha exigido al gobierno que “respete el Boletín Oficial del Estado” y ha asegurado que el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, “no ha gastado ni un minuto para negociar y escuchar a los afectados”, por lo que le ha exigido que “reponga la seguridad jurídica” de las víctimas o sino que “dimita”. Porque de lo contrario “volveremos cuantas veces sean necesarias hasta que arreglen el desastre”.

"Gobierno de idiotas o demasiado listos"
Entre los asistentes, el expresidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, “a título personal, para expresar mi solidaridad y mi apoyo. Yo no he invertido en FV pero me siento estafado como ciudadano, por un gobierno que no apuesta por las renovables, a diferencia de otros como Estados Unidos, Alemania o incluso los países productores de petróleo, porque saben que el chollo se acaba”. Revilla también ha dicho que no puede imaginar “que tengamos un gobierno de idiotas; quizá sean demasiado listos. Desde González a Aznar muchos políticos ocupan las poltronas de los que dirigen la política energética”. Y ha pedido que se salga a la calle a manifestarse, “como no hay nada que hacer es quedándose en casa”.

El representante de la Confederación de Cooperativas Agrarias de España (CCAE) ha criticado con dureza a los hermanos Nadal. Alberto Nadal, secretario de Estado de Energía, y Álvaro Nadal, jefe de la Oficina Económica de Moncloa. “Ellos son realmente los que mandan y son intocables”.

Juantxo López de Uralde, portavoz de Equo, ha dicho que su partido está “con la gente que lucha contra la sucia y corrupta política energética de este gobierno”. Y ha recordado que en la manifestación había también gente de Cuenca que está luchando contra el cementerio nuclear en Villar de Cañas, y gente de Canarias que se opone a las prospecciones petrolíferas frente a las islas. “Estamos aquí porque queremos un modelo energético limpio; estamos por el empleo, porque las energías renovables son las que más empleo generan en nuestro país. Y estamos porque creemos en el futuro, que es el sol y el viento”.

Miguel Blanco, secretario general de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos de España (COAG), se mostró muy duro con la política del gobierno. Porque “quienes roban con las leyes son unos ladrones. Hemos invertido confiando en la seguridad jurídica de España y nos han traicionado”.

Blanco incluyó en su discurso algo que no estamos acostumbrados a oír. “El campo apuesta por las renovables. Porque también apostamos por luchar contra el cambio climático, que ya estamos sufriendo. Nunca las sequías habían sido tan prolongadas, y se van a perder muchas cosechas. Estas políticas en contra de la sostenibilidad están poniendo en cuestión, incluso, la producción alimentaria.

La camiseta amarilla, en el Congreso de los Diputados
Joan Baldovi, diputado de Compromís, aseguró que la camiseta amarilla que muchos de los manifestantes lucían “se verá en el Congreso de los Diputados para que la ignominia no continúe”.

Juan Castro Gil, abogado de Anpier y bloguero de Energías Renovables, fue el encargado de poner la guinda al acto. “Esto es solo el principio. Y no es casualidad que la primera gran manifestación de las renovables haya sido organizada por la fotovoltaica. Porque es la energía que hacen personas como tú y como yo. El Sol no se marcha y nosotros no nos vamos a ir”. E invitó a todos los asistentes a seguir luchando por sus derechos.

Entre esos asistentes estaba Mercedes Mieres, una madrileña que tiene una instalación fotovoltaica en Castilla y León. “Invertimos en FV porque el gobierno publicitó que era bueno para el país. Metimos nuestros ahorros y nos han arruinado. Todo lo que firmamos bajo real decreto lo han tirado a la basura, las leyes no significan nada”.

En general, todos los participantes con los que ha hablado Energías Renovables mostraban un enfado mayúsculo contra los políticos del PP, "y no solo estos, también los del PSOE, que iniciaron esta sangría. No tienen ninguna vergüenza". Muchos de ellos se mostraban reacios a dar su nombre por miedo a posibles represalias.

Ramón Rosell, otro de los afectados por las medidas del Gobierno, ha explicado a la agencia Efe que en el año 2008, cuando su familia invirtió en una planta renovable sí podían hacer frente a las condiciones pactadas con el banco a la hora de financiar la explotación, pero ahora “gracias a las condiciones impuestas por el Gobierno” están “a punto de perderlo todo”.

Añadir un comentario
Pablo Ruiz
Mi más sincero apoyo y admiración para todas aquellas personas que se manifestaron el sábado. Sólo si nos unimos, podremos llegar a donde nos propongamos. Un saludo.
Carlos Domínguez
Por la monarquía o por la república...por la consulta soberanista o contra la consulta...¿A que manifestación NO se apunta el PSOE? Después de lo que hicieron ahora también defienden las renovables.