movilidad

España debe controlar las emisiones de los automóviles de forma adecuada

0
Diversas entidades sociales y las administraciones locales de Barcelona y Madrid exigen en una carta conjunta al Gobierno que dé prioridad a la salud de la población y del medio ambiente sobre determinados intereses de la industria del automóvil. Eso supone poner fin al sistema actual de homologación de vehículos a motor, que ha demostrado ser ineficaz en la detección de casos de fraude como el “Dieselgate”.
España debe controlar las emisiones de los automóviles de forma adecuada

Las emisiones de los diésel por encima de los límites legales causan 38.000 muertes prematuras en el mundo –11.400 en Europa– según un estudio publicado en Nature el 15 de mayo de 2017. Las entidades firmantes de la carta quieren poner fin a esta situación y evitar que se repitan escándalos como el del “Dieselgate”, el fraude en la medición de emisiones de dióxido de nitrógeno. 

El Estado español tiene abierto un procedimiento de infracción por incumplimiento de la normativa europea con respecto a este contaminante, además de haber sido expedientado por no sancionar a los responsables del fraude Volkswagen. Y ciudades como Madrid o Barcelona tienen un grave problema con el cumplimiento de los límites legales por este contaminante.



Por todo ello, las ediles responsables de movilidad y medio ambiente de Barcelona y Madrid y numerosas entidades sociales, como Ecologistas en Acción, Ecodes, Eco-unión y la Federación Europea de Transporte y Medioambiente, junto con las 400 organizaciones representadas en Alianza por el Clima y la Plataforma per la Qualitat de l´Aire, han mandado esta carta abierta a la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y copia a la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, así como al Presidente del Consejo de Gobierno de la Red Española de las Ciudades por el Clima.



En ella piden que para evitar que se repita un escándalo como el del Dieselgate, con las ya conocidas repercusiones sanitarias y medioambientales, se exija una mayor independencia en los controles de las emisiones de vehículos, como ya ha apoyado el Parlamento Europeo y como propone la Comisión en la propuesta del nuevo reglamento.



Las entidades firmantes señalan que si bien actualmente el sistema de homologación de vehículos es competencia del Ministerio de Economía, el de Medio Ambiente debe velar por la salud del medio ambiente y la buena calidad del aire y es por ello que se demanda el apoyo de la ministra Tejerina para instar al Ministerio de Economía, Industria y Competitividad a votar a favor de la propuesta del Parlamento Europeo.


“Proteger el clima y el aire que respiramos es competencia del ministerio dirigido por Isabel García Tejerina. La propuesta de la Comisión Europea para el nuevo reglamento de homologación se votará en el Consejo de la Unión Europea en coordinación con los ministros de industria, economía y competitividad. La carta se envía mientras se está definiendo la posición que el Gobierno de España va a adoptar en la votación del nuevo reglamento sobre la homologación y la vigilancia del mercado de los vehículos a motor en el Consejo de la Unión Europea del 29 de mayo”, explican los firmantes en un comunicado.



25.000 muertes prematuras al año

En el mismo, recuerdan que en España, la mala calidad del aire es responsable de casi 25.000 muertes prematuras al año y del aumento de víctimas de enfermedades respiratorias por las emisiones de los vehículos homologados, incluso cuando estos cumplen con los límites legales. Así, recuerdan que existe una asociación estadísticamente significativa entre el aumento de partículas contaminantes del aire de un diámetro de menos de 2,5 micras y las crisis asmáticas y un incremento en la incidencia y la severidad del asma en niños y adolescentes. La mayor parte de las emisiones de las partículas de menor tamaño están compuestas por elementos más tóxicos y provienen de los vehículos diesel.

A ello esto hay que sumar, indican, que más de 700.000 consumidores han sido estafados al comprar un vehículo de motor diésel cuyas características técnicas, en situación de conducción real, no corresponden a las certificados otorgados por los organismos de homologación (según Facua, 700.000 consumidores están afectados en España por la manipulación fraudulenta de los motores diésel sólo de las marcas Volkswagen-Audi y Seat; a esta cifra habría que sumar los casos de otras marcas.

Añadir un comentario