Solo sabemos que este verano hará calor

0

Escribía recientemente James Watson, Director Ejecutivo de SolarPower Europe (la antigua EPIA), que predecir qué va a ocurrir con la energía solar en Europa tras el Brexit viene a ser como hacer la pregunta a una bola de cristal: la salida del Reino Unido, reacio a fijar cuotas nacionales de obligado cumplimiento, puede propiciar que ahora sea más fácil para la UE establecer esos objetivos. Pero Gran Bretaña es claramente pro reducción de emisiones de CO2, así que lo que se logra por un lado se puede perder por el otro. 



Y en España, ¿es posible hacer vaticinios sobre cómo le irá a la solar fotovoltaica y a las renovables en general tras las elecciones del 26 de junio? En una jornada celebrada un par de días después de los comicios, en el marco del II Congreso Eólico, los representantes del PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos –Pilar Lucio, Juan López de Uralde y Melisa Rodríguez, respectivamente– se mostraron convencidos de que hay mayoría parlamentaria para relanzar las energías renovables. En otras palabras, estos tres partidos están dispuestos a llegar a acuerdos en el Parlamento sobre las soluciones que hay que aplicar. Sobre lo que opina el PP nada sabemos, porque aunque estaba invitado a participar en el debate, no se presentó (como suele hacer cuando de renovables se trata).



Los tres partidos suman 188 escaños –por encima de la mayoría absoluta– así que las matemáticas saldrían. Pero en política hay que tener en cuenta otros factores que pueden echar al traste las mejores intenciones: ¿Quién va a pactar con quién y a cambio de qué? ¿Se va a alcanzar siquiera algún pacto entre partidos? ¿Gobernará en minoría el PP? ¿Estamos en camino de unas terceras elecciones?



Quizá a fecha de hoy ya haya respuesta a estas y otras preguntas, pero a la hora de escribir estas líneas (30 de junio) no la había. Y como no es cuestión –tampoco en este caso– de echar mano de la bola de cristal, mejor tirar de lo que resulta incuestionable. Durante la última legislatura, el sector de las renovables ha perdido 51.100 empleos en España, hasta caer a los 70.750. Entre el uno de enero de 2012 y el 31 de diciembre de 2015 se instalaron solo 850 megavatios de energía limpias (muy lejos de los 6.800 MW de la legislatura anterior). Se ha quebrantado las seguridad jurídica de los inversores en renovables. Y el déficit de tarifa engordó en 9.000 millones de euros (la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia es la fuente).



La cátedra de BP de Energía y Sostenibilidad de la Universidad Pontificia de Comillas aporta otro dato más que preocupante: desde el año 2000 las emisiones de CO2 por el uso de la energía han crecido en España un 38% frente al 12,7% de reducción en la Unión Europea. Y, como advierte nuestro columnista y experto en energía Javier García Breva, “con las políticas actuales las emisiones en nuestro país podrían alcanzar el 80%”. Por tanto, guste más o guste menos, “se impone elaborar una nueva regulación eléctrica y ambiental que anteponga los objetivos climáticos a la política económica”, añade el experto. Una tarea más para el nuevo gobierno.



La buena noticia es que mientras que aquí han quedado paralizadas, en el resto del mundo las renovables han seguido avanzando a buen ritmo. Aunque los precios del gas y del carbón van a seguir bajos, eso no impedirá una transformación fundamental del sistema eléctrico mundial en las próximas décadas en beneficio, sobre todo, de la eólica y la solar. Gracias a su menor coste, estas fuentes limpias de generación serán las más baratas en muchos países en la década de 2020, y en la casi totalidad del mundo a partir de 2030, según destaca Bloomberg New Energy Finance (BNEF) en el informe “New Energy Outlook 2016”, que hace proyecciones para los próximos 25 años.



Otro dato relevante es que la demanda de combustibles fósiles para generar de electricidad finalizará en menos de una década. Y no porque se estén agotando las reservas de carbón y gas, sino por lo que señalábamos anteriormente: se están encontrando alternativas más económicas de generación. Según los datos de Bloomberg, el coste de generación con energía solar caerá un 60% para 2040, y el de la eólica un 41%.



Buen verano, volvemos en septiembre.

Luis Merino
lmerino@energias-renovables.com

Pepa Mosquera
pmosquera@energias-renovables.com

Añadir un comentario