¿Sabe Sáenz de Santamaría lo que dice?

0

El pasado viernes 22 de abril, día de la Madre Tierra, un número récord de países –175 – firmaba el Acuerdo de París sobre cambio climático en una ceremonia de máximo nivel celebrada en la sede de Naciones Unidas en Nueva York. Con ello, se daba el pistoletazo de salida al pacto que pone en marcha la carrera contrarreloj para intentar no sobrepasar los 2oC de incremento de la temperatura global. Pacto que ahora debe ser ratificado, en el plazo de un año, por al menos el 55% de los países firmantes, y que a su vez deben suponer al menos un 55% de las emisiones mundiales de carbono.

A la ceremonia asistieron 60 líderes mundiales, entre ellos François Hollande, presidente de Francia y uno de los principales impulsores del histórico acuerdo alcanzado en diciembre pasado. El gobierno español en funciones también debió considerar importante estar bien representado en la firma, y envió a Nueva York a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, quien aseguró que “el Acuerdo de París para este Gobierno es un hito histórico en la lucha contra el cambio climático (..) que abre importantes oportunidades para el desarrollo sostenible, en el que la innovación, las inversiones y las nuevas tecnologías juegan un papel clave”. Y se refirió a algo más: al compromiso español de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en un 40% para el año 2030 respecto a los niveles de 1990, como exige la UE.

¿Sabe la vicepresidenta en funciones lo que implica para España ese recorte? ¿O solo pronunció estas palabras porque eran las “adecuadas” para el momento? Porque si hay algo en lo que ha destacado el gobierno del PP en esta materia ha sido en echar por tierra cualquier posibilidad de descarbonizar nuestra economía. De hecho, las emisiones de CO2 se disparan en 2015 por la caída de las inversiones en energías renovables, consecuencia de la política antirrenovable promovida desde el departamento que dirigía el hoy investigado por “los Papeles de Panamá” José Manuel Soria. En concreto, las emitidas por las instalaciones de generación eléctrica, grandes fábricas y refinerías aumentaron un 10% el año pasado, mientras que las procedentes del transporte por carretera crecieron un 3,4% y las de la aviación, un 4,2%.

Así las cosas, y como reconoce la Oficina Española de Cambio Climático, para cumplir el compromiso europeo España debe mitigar ahora sus emisiones GEI un 28%. Lo que deja meridianamente claro que es urgente reactivar la inversión en nuevas instalaciones de renovables. Afortunadamente, ni el tandem Soria-Nadal, ni la crisis financiera, ni la caída en picado del precio del crudo... Nada parece capaz de frenar el creciente interés ciudadano por estas tecnologías de generación de energía limpia y autóctona.

Un solo apunte, a modo de referencia: una reciente encuesta realizada por SEO/BirdLife y la empresa solar Ecooo ha puesto de relieve que más del 40% de los encuestados estaría dispuesto a instalar algún tipo de dispositivo de autoconsumo renovable en su casa… Si los obstáculos que lo dificultan (económicos y legales, fundamentalmente), desaparecieran.

¿Se encargará de que así sea el próximo Ejecutivo? En unos meses lo sabremos. En éste, como venimos haciendo desde hace varios mayos, nos centramos en otro aspecto clave para el despegue de las renovables: la buena formación, para que podamos contar con los mejores especialistas que las promuevan, instalen, operen y mantengan.

Hasta el mes que viene.

Luis Merino
lmerino@energias-renovables.com

Pepa Mosquera
pmosquera@energias-renovables.com

Añadir un comentario