fotovoltaica

1
El Partido Popular no se ha dejado ver por el I Foro Solar Español, organizado por la Unión Española Fotovoltaica (UNEF). Estaban invitados a la apertura y a la mesa redonda en la que otros partidos sí desgranaron sus propuestas para la energía solar y el resto de renovables. A juzgar por lo visto y oído, a la fotovoltaica le iría muy bien un cambio de gobierno.
El PP pasa de la fotovoltaica

La mesa de los políticos fue la última del día y reunió a Pilar Lucio (PSOE), Salvador Milá (ICV), Juan López de Uralde (Equo), Ismael Rastoll (Ciutadans) y Rodrigo Moretón (Podemos). La necesidad de cambiar el modelo energético y acabar con las puertas giratorias en el sector fueron la nota común.

Pilar Lucio abrió el debate, afirmando que “no hay voluntad de diálogo para poder abordar el modelo energético en España”. Y recordó que Pedro Sánchez se ha comprometido a restaurar los principios regulatorios y la retribución de la fotovoltaica anterior a la reforma del PP. “Es posible socializar el derecho de acceso a la energía y hacer un sistema eléctrico mucho más transparente”.

El PSOE está dispuesto a “hacer una auditoría regulatoria. No podemos continuar con esta opacidad en la que solo algunos saben lo que pasa”. Hay que definir “qué cuesta cada energía, qué mix nos interesa más y qué marco normativo” permitirá el desarrollo de las renovables.

Salvador Milà, de Iniciativa per Catalunya Verds (ICV), insistió en la necesidad de un “cambio regulatorio total dentro de un marco general. Porque el sistema eléctrico sufre hoy una diarrea legislativa” que solo va poniendo parches. “No podemos confundir un monopolio natural con lo que tenemos en España, que es un oligopolio financiero, económico y político”.

Milà dijo sorprenderse cuando “oigo a Rajoy poniendo a España como modelo de renovables”, y abogó por cambiar de modelo energético para “incrementar la soberanía energética”, por fomentar el autoconsumo con balance neto y reducir el término fijo en la factura eléctrica. “Nos da miedo que se sustituyan las macrocentrales nucleares por macrocentrales solares. Sería solo cambiar de monopolios”.

Juan López de Uralde, habló en representación de Equo, “pero también como un pequeño productor fotovoltaico que soy, ahogado por todas las trabas burocráticas que nos imponen”. El mix energético actual “no sirve para España. No podemos seguir quemando carbón como si el cambio climático no existiera. El sol y el viento son nuestros únicos recursos energéticos”.

Para López de Uralde, “el PP solo quiere alargar la vida de las nucleares, quemar más gas y carbón, y poner obstáculos a las renovables. Esto tiene que cambiar”.  También considera “urgente una legislación de autoconsumo con balance neto”. La fotovoltaica tiene un “rol relevante para convertir las ciudades en generadoras de energía, en lugar de consumidoras de energía”. E insistió varias veces en “no dejar de lado el papel destructivo del oligopolio eléctrico, alimentado por las puertas giratorias”.

Ismael Rastoll, de Ciutadans, se refirió a la necesidad de “hacerlo bien”, y ya que hablar de energía es hablar de economía, competitividad, protección social y posicionamiento internacional de España, “hagamos una revisión completa de todo el modelo energético, un pacto a largo plazo”.

También dijo que “no tiene sentido poner dificultades a cosas que funcionan, como el autoconsumo. Por eso queremos facilitar su implantación en edificios públicos”.

Rodrigo Moretón, de Podemos, empezó su intervención diciendo que las propuestas de las que iba a hablar “no forman todavía parte de nuestro programa político, pero da idea de la línea por donde vamos”. Se mostró convencido de la capacidad disruptiva de la fotovoltaica, “como afirman hasta las utilities americanas”.

Para Moretón, “la salida de la crisis pasa por un cambio de modelo productivo y, por tanto, de modelo energético. El nuestro se centra en dos ideas: la eficiencia energética y la fotovoltaica, que además tienen mucha capacidad de generación de empleo”. Y desgranó algunas medidas: “auditar el sistema eléctrico, evitar los windfall profits (los llamados beneficios caídos del cielo de algunas tecnologías ya amortizadas), eliminar los pagos por capacidad y los costes de interrumpibilidad, desvelar lo que ha pasado con los sobrepagos de los Costes de Transición a la Competencia (CTC), apoyar el balance neto a nivel individual y colectivo, con aumentos de potencia del rango de los megavatios”.

También abogó por el desarrollo de un plan de energías renovables que implique a toda la línea de valor, “recuperar la investigación, el desarrollo tecnológico, e incentivar la instalación para fomentar la industria local”.

Uno de los temas en el que los representantes políticos incidieron una y otra vez fue el de la pobreza energética. Según Moretón, de Podemos, afecta a “más de tres millones de familias en España”. Para defenderles proponen “una moratoria en los cortes de electricidad y de gas”.

Déficit de tarifa y oligopolio
“En ICV no damos legitimidad a los 29.000 millones del déficit tarifario. Es una deuda ilegítima y pedimos que se audite. Que cada palo aguante su vela y se distribuyan las responsabilidades”, dijo Salvador Milà.

Según López de Uralde, “no es sencillo ponerle freno al oligopolio. El lobby energético es el más poderoso de España y, además, controlan los medios de comunicación. Habría que actuar en varios frentes: acabar con las puertas giratorias, legislar hacia un modelo 100% renovable y obligar a las empresas a cumplir la legislación”.

En este sentido Salvador Milà cree que “falta un lobby de contrapeso fuerte dentro del sector de las renovables. Porque el oligopolio controla los medios y también al regulador. Y entre todos han culpabilizado a las renovables. Hay que quebrar las piernas de este sistema”.

Preguntada por los casos que afectaban en este sentido a presidentes y ministros socialistas, Pilar Lucio, quiso dejar claro que “somos una dirección nueva en el PSOE y ya hemos dicho que no a las puertas giratorias”.  

Según Ismael Rastoll, de Ciutadans, “el oligopolio se está diluyendo poco a poco; los pequeños actores tienen cada vez menos barreras. Es un poco lo que está pasando en la política, que camina también hacia una especie de generación distribuida”.

Los representantes de Podemos, Equo y Ciutadans quisieron recordar que son miembros de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, pero insistieron en la necesidad de “trasladar estas ideas a los ciudadanos”.

El debate acabó con un “reproche” de Juan López de Uralde a los asistentes. “Me gustaría recordar que a finales de 2011, antes de las pasadas elecciones generales, mucha gente del sector fotovoltaico parecía tener grandes esperanzas en el PP”.

Es evidente que eran otros tiempos.

Añadir un comentario
pep puig
que pena, ninguna organización política de las presentes abogó por la democratización del sistema energÉTICO, mediante la apropiación social de las tecnologías renovables y la re-apropiación social de las redes de distribución.