Algunas señales positivas

0

A finales de febrero asistí a una Conferencia que en cierta medida se puede interpretar como un gran paso hacia la resolución de uno de los grandes problemas de la humanidad. Me refiero al acceso a la energía en los Países en vías de Desarrollo. Lo especial del evento es que estaba organizado por Eurelectric, la asociación de toda la industria de la electricidad en Europa, y el tema de debate era precisamente ese: el acceso a la energía y cómo la industria europea puede contribuir a ello.

El sólo hecho de ver participar a grandes compañías eléctricas en estas reuniones pone de manifiesto el enorme cambio de situación producida en muy pocos años. Y afortunadamente las empresas españolas también quieren tener un papel importante en este nuevo mercado que aparece ligado a la resolución de un problema social que de no resolverse lo antes posible, podría originar severos problemas colaterales.

Así lo puso de manifiesto el inefable Roberto Ridolfi, de la Comisión Europea, que a parte de confirmar que su más que anunciado programa de financiación ElectriFI se lanzará definitivamente el próximo Marzo, insistió en la necesidad de que Europa invierta especialmente en África para dotarle de un bienestar, que de no generarse, haría que en muy pocos años la crisis inmigratoria actual parezca algo nimio.

Lo bueno es que todos los participantes, especialmente las eléctricas, entre las que se encontraba Mónica Oviedo, de Iberdrola, hablaron de sus planes y compromisos, y mucho más importante, de los proyectos que ya estaban ejecutando. También agrada ver a españoles como Antonio López Martínez, al que conocí cuando trabajaba en el ADB, representando ahora al Banco Europeo de Inversiones.

No puedo ignorar que las resistencias a nuevos modelos de producción, distribución y consumo de electricidad son muy palpables, especialmente en nuestro país, pero no es menos cierto que el proceso hacia una energía limpia y sostenible es imparable, como lo demuestra el hecho de que ya se instale más energía renovable que convencional para la producción de electricidad y que la misma Eurelectric tenga entre sus objetivos la descarbonización total en Europa para 2050 (con todas las salvedades).

En el vuelo de vuelta fue un placer encontrarme con Teresa Ribera, que dirige el IDDRI, París y que parece ser que podría ser la nueve Secretaria para el cambio Climático de Naciones Unidos. Ojalá se confirme y multiplique los esfuerzos en esta lucha.

Añadir un comentario