entrevistas

Assumpta Farran i Poca, directora del Instituto Catalán de la Energía

“Nuestro principal objetivo ahora es el fomento de la movilidad eléctrica”

0
Creado por ley allá por el año 91 –o sea, que cumple precisamente ahora 25 años de historia–, el Instituto Catalán de la Energía (Icaen) se define como “la entidad de la Generalitat de Catalunya encargada de elaborar y llevar a cabo la política energética catalana, especialmente en el campo de la mejora del ahorro y eficiencia energética y el desarrollo de las energías renovables”. Desde hace solo unos meses, el Instituto está dirigido por Assumpta Farran i Poca, una física que conoce bien la casa –a la que ha estado vinculada durante casi quince años– y que no parece andarse con rodeos (la frase que sigue la hemos recogido de su discurso de Saludo como directora): “un único y claro objetivo fijará la línea estratégica del Instituto Catalán de Energía para los próximos años: la energía limpia”.
“Nuestro principal objetivo ahora es el fomento de la movilidad eléctrica”

Energías Renovables publicó esta entrevista solo unos días después de celebrada Expoelectric, la feria del vehículo eléctrico que organiza en Barcelona el propio Icaen y que presume de ser "la más importante del sur de Europa". En esta edición de la feria, la sexta, el Instituto quiso estar más presente que nunca en Expoelectric, pero de un modo muy concreto. ¿Cómo? A través de una vivienda energéticamente autosuficiente a la que el Icaen ha llamado la e-Casa. ¿Y que ha querido hacer el Instituto metiendo una casa en una feria del automóvil. Pues fundirlo todo en uno: la energía solar fotovoltaica, el autoconsumo doméstico y el vehículo eléctrico. En fin, un nuevo paradigma. Entrevistamos por eso a Assumpta Farran i Poca y esto fue lo que nos contó (y publicamos) en la edición de noviembre de ER, entrevista que abrimos hoy a todos los públicos.

¿Por qué promueve el Icaen una iniciativa como la e–Casa en una feria –Expoelectric– centrada en la movilidad?
El gran reto de los próximos años será la transición energética, en la que los ciudadanos van a ser los principales protagonistas de un nuevo modelo energético más distribuido y democrático. Expoelectric ha querido escenificar el inicio de ese nuevo modelo. El vehículo eléctrico, a través de su capacidad de almacenamiento de electricidad en las baterías, es el elemento que nos permite integrar cuatro conceptos muy importantes en el campo de la energía: el autoconsumo, la eficiencia energética en el hogar, las redes eléctricas de distribución inteligente y bidireccional, y la movilidad.

Y la e–Casa quiere ser ejemplo de esa integración, ¿es así?
Sí, el Icaen, mediante la e–Casa, ha materializado en efecto esa integración: un hogar equipado con electrodomésticos de bajo consumo y con un uso de la energía totalmente monitorizado, cuyo objetivo es acercarse al máximo a las cero emisiones de CO2; un hogar que cuenta con equipos de energía solar fotovoltaica capaces de producir electricidad para autoconsumo; y un vehículo que permite almacenar la energía sobrante cuando hay excedente y proporcionar al conjunto del sistema la que haga falta cuando sea necesario mediante la red eléctrica bidireccional. Por ello, tanto Expoelectric como la feria Rehabilita –dedicada a la rehabilitación energética de edificios– son el escenario natural para mostrar la e–Casa, y así indicar hacia dónde estamos absolutamente convencidos de que hay que avanzar.

¿Cuál es el balance que hace el Icaen de esta experiencia?
El balance es muy positivo, porque la gente ha mostrado su curiosidad y su interés no por la instalación, sino por todo lo que hay detrás. Expoelectric, como punto de encuentro de la movilidad eléctrica, tiene una capacidad de convocatoria muy potente: más de 16.000 personas lo visitaron. Mediante la e–Casa y las dramatizaciones que acompañaban a la instalación hemos logrado que la gente empiece a ver que el vehículo eléctrico no es únicamente un modo de transporte, sino que tiene otras implicaciones, y que en casa también tenemos mucho margen tanto para usar de forma racional la energía como para producirla de forma más limpia.

¿Cuáles son ahora mismo las prioridades del Icaen?
Catalunya está trabajando en la elaboración del Pacte Nacional per a la transició energética, un gran acuerdo político y social para transformar nuestro modelo energético en otro más limpio, sostenible y competitivo. El Icaen, que es el instrumento de la Generalitat para el impulso de la energía limpia, como primer paso hacia este nuevo modelo energético, tiene ahora como principal objetivo el fomento de la movilidad eléctrica en Catalunya. Por ello, estamos desarrollando el Plan de infraestructuras de recarga del vehículo eléctrico de Catalunya 2016–2019, que prevé actuaciones para establecer una red de recarga que incentive la implantación de este tipo de vehículos. Se trata de facilitar y promover, principalmente, la instalación de puntos de recarga domésticos, es decir, los que están vinculados a la titularidad de un vehículo y muy estrechamente ligados con programas de rehabilitación energética de edificios, y, también, de tejer una red de puntos de acceso público de recarga semirrápida y rápida que sirva de apoyo para las distintas necesidades de movilidad que se nos presentan día a día.

Ese es el principal objetivo del Icaen. ¿Hay más?
Sí, nuestro segundo gran eje de actuación es la eficiencia energética en la edificación: el parque de edificios existentes presenta mucho margen de mejora en lo que se refiere a la aplicación de nuevas tecnologías para reducir el consumo de energía, la introducción de energías renovables para el autoconsumo y también de sistemas de almacenamiento eléctrico.

Farran i Poca lleva menos de un año, desde el 19 de enero –que es cuando se hizo oficial el nombramiento– al frente del Icaen. ¿Algún proyecto emblemático, o singular, a destacar de entre todos los que está impulsando el Instituto?
Este 2016 hemos completado la primera fase de la que tiene que ser la red de recarga rápida de Catalunya. Hemos puesto en marcha, con la colaboración municipal, 11 estaciones de recarga eléctrica en ubicaciones geográfica y demográficamente estratégicas, de modo que los conductores puedan circular por nuestras carreteras con vehículo eléctrico sin problemas de autonomía. Nuestro objetivo inmediato es ampliar esta red, con algunas ubicaciones ya identificadas, para completar la cobertura territorial, de modo que la autonomía de los vehículos eléctricos no constituya ninguna barrera a la hora de que los ciudadanos se decidan por la compra o no de este tipo de vehículos.

Añadir un comentario