biomasa

Los países bálticos suben al segundo puesto de la producción mundial de pélets

0
A finales de noviembre informábamos de la pujanza de Lituania en el mercado de la biomasa europea. El último informe sobre el mercado de productos madereros de la FAO refrenda el papel impulsor de la bioenergía en este comercio y la consolidación de los países bálticos (Estonia, Letonia y Lituania) como segundos productores/exportadores mundiales de pélets tras Estados Unidos. El sector además recibió la noticia de que el mayor consumidor de pélets industriales, la eléctrica Drax en el Reino Unido, ha obtenido el visto bueno de la Comisión Europea para recibir ayudas estatales para una de sus unidades de 645 megavatios.
Los países bálticos suben al segundo puesto de la producción mundial de pélets

Ya se advertía en el informe referido a 2013, se constataba en el de 2014 y se reafirma en el de 2015: la producción mundial de madera crece gracias a la bioenergía. En 2015, el nuevo informe presentado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) también achaca al  “ininterrumpido crecimiento económico en Asia y la recuperación del mercado inmobiliario en América del Norte” el crecimiento de un volumen de producción de productos madereros que osciló entre el uno y el ocho por ciento con respecto al 2014.

A pesar de todo, “el valor del comercio mundial en productos primarios de madera y papel se redujo ligeramente, pasando de 267 000 millones de dólares en 2014 a 236 000 millones en 2015, debido a los menores precios de los productos madereros”, se afirma en la nota de prensa de la FAO. Acto seguido recuerda que “la demanda cada vez mayor de bioenergía, impulsada por los objetivos y políticas de energías renovables en Europa, ha llevado a un auge en la producción de pélets de madera, que se ha multiplicado por diez en la última década”.

Menor crecimiento de la producción de pélets que en 2014
Sin embargo, en 2015 el crecimiento en la producción mundial de pélets se redujo a la mitad con respecto a 2014: 8 por ciento frente al 16 por ciento. En concreto, en 2015 ascendió a 28 millones de toneladas. Desde la FAO recuerdan que el incremento es del 42 por ciento en relación a los 20 millones de toneladas producidos en 2012. Pero el dato que más llama la atención es la pujanza de los países bálticos (Estonia, Letonia y Lituania) en este mercado.

Estos tres pequeños estados han conseguido hacer sombra a los principales productores mundiales (Estados Unidos y Canadá) y relegar a los europeos (Alemania y Rusia). Según el último informe de la FAO, los tres países bálticos produjeron y exportaron tres millones de toneladas de pélets en 2015, superando a Alemania y Canadá, y se consolidan como el segundo mayor productor y exportador tras Estados Unidos.

El informe detalla que “en 2015 los países bálticos sumaban el 11 por ciento de la producción y el 17 por ciento de las exportaciones a nivel mundial. Canadá es ahora el tercer mayor exportador y el cuarto mayor productor después de Alemania”. Estados Unidos y Canadá siguen concentrando más de un tercio de la producción global, mientras que alrededor del 80 por ciento de las importaciones se las reparten Reino Unido, Dinamarca e Italia.

Drax, vía libre al mayor de consumidor mundial de pélets
Sobre Dinamarca reflejábamos hace poco el importante consumo asociado a la conversión de plantas de carbón a biomasa por parte de Dong Energy, con una última en entrar en funcionamiento: Avedøre (650 megavatios). Una potencia similar tiene cada una de las unidades de la planta del mayor consumidor de pélets mundial (Drax), situado a su vez en el Estado con mayor consumo del mundo: Reino Unido. Compañía y Gobierno han recibido una buena noticia para sus intereses.

A principios de año la Comisión Europea abría una investigación por el apoyo público que recibe Drax, al entender que el volumen de biomasa que maneja (2.4 millones de toneladas de pélets de madera al año) podría distorsionar el mercado. La compañía británica anunciaba la pasada semana que su tercera unidad había recibido la aprobación de la CE para seguir con su proceso de conversión de carbón a biomasa, que cuenta con el apoyo económico del Gobierno del Reino Unido. De esta manera, de las seis unidades con las que cuenta Drax (3.900 megavatios), tres consumen ya pélets.

Añadir un comentario