biomasa

Cabrera de Mar cambia gas natural por biomasa

0
Aunque lo más habitual es que las calderas de biomasa sustituyan a otras obsoletas de gasóleo, carbón o propano, el Ayuntamiento barcelonés de Cabrera de Mar entiende que cuando lo hacen por las de gas también resultan competitivas en seguridad, confort y precio. La empresa de ingeniería Fulton, encargada de la instalación y gestión, asegura que la nueva caldera, que cubrirá las necesidades térmicas de la piscina municipal y el pabellón de deportes con astilla forestal, permitirá ahorros del 20% en la factura energética del consistorio. Este mismo año, una fábrica de aperitivos también en Barcelona hablaba en presente de ese ahorro: de 38 €/MWh a 17 €/MWh. 
Cabrera de Mar cambia gas natural por biomasa
Recinto de madera en el que se ha instalado la caldera

El pasado mes de mayo la revista Bioenergy International publicaba un reportaje sobre la experiencia en la fábrica de aperitivos Liven de Berga tras el cambio de una caldera de gas por otra de biomasa con astilla forestal de 3,48 megavatios. “El coste energético ha descendido de 38 €/MWh con gas natural a unos 17 €/MWh gracias a la sustitución por biomasa”, corroboraban desde la fábrica. Experiencias geográficas cercanas como esta es posible que motivaran al Ayuntamiento de Cabrera de Mar a hacer un cambio similar.  

El diez de noviembre se ponía en marcha la caldera de biomasa de 200 kilovatios de Cabrera de Mar, que abastece de calefacción y agua caliente sanitaria a la piscina y el pabellón polideportivo municipales. Desde Fulton informan que el pasado martes se oficializó la inauguración de la instalación con la presencia del alcalde de la localidad, Jordi Mir i Boix, y representantes de la Diputación de Barcelona y del resto de empresas participantes en el proyecto: Termosun, Dekra y JFamadas SLU.

Calentarse con astillas cuesta la mitad que con gas
La caldera se abastece con astilla forestal que según Fulton procede de “la limpieza de los bosques que están alrededor del mismo municipio, por lo que se considera una buena manera de rentabilizar la gestión de los bosques catalanes”. La misma empresa pronostica que con esta nueva caldera el municipio logrará ahorros en la factura energética en torno al 20%.

Ahora mismo, según el índice de precios de la biomasa elaborado por la Asociación Española para la Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom), el precio del kilovatio hora producido con astilla servida a granel cuesta 2,5 céntimos de euro. Por el contrario, el del gas natural se acerca al doble de este importe (4,82 c€/kWh), según refleja el Índice de precios energéticos regulados publicado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

Biomasa dentro de un conjunto de medidas de eficiencia energética
El Ayuntamiento de Cabrera de Mar recordaba en la nota de prensa que emitió tras la puesta en marcha que la sustitución tenía lugar “en el marco de las acciones para mejorar la eficiencia energética en los equipamientos municipales”. Dichas acciones se basan en un contrato de 1,4 millones de euros (el presupuesto de la caldera es de 250.000 euros) con Fulton que incluye el suministro energético, tanto eléctrico como térmico, y el mantenimiento de las instalaciones deportivas del municipio.

El contrato abarca los próximos quince años y en Fulton afirman que con él “se pretende racionalizar y optimizar el uso de la energía, renovar los equipos e instalaciones y mejorar su mantenimiento para conseguir unos altos niveles de confort térmico y al menor coste. Aparte del ahorro térmico, prevén otro eléctrico del 26,46% y “una reducción de las emisiones de CO2 en torno a las 10,5 toneladas a lo largo de todo el contrato”.

Añadir un comentario